Bambi vs. Godzilla

'La vida de Adèle': de temática lésbica y universal

Como lo dije en otra ocasión, estamos frente a la película más controversial del 2013. Incluso de los últimos años.

De temática lésbica, premiada en Cannes mientras Francia se desbordaba en protestas contra el matrimonio entre iguales, denunciada por su equipo técnico (explotado laboralmente durante el rodaje), boicoteada por sus actrices (que cuestionaron los métodos de su realizador al dirigirlas) y, no olvidemos, internacionalmente famosa por su escena de sexo de diez minutos de duración, La vida de Adèle rompió récord al tener nuestra atención durante casi todo el año pasado. Desde mediados de mayo, luego de obtener la Palma de Oro en Cannes, hasta finales de año, con su estreno en Estados Unidos y su desempeño en la temporada de premios.

Como a menudo sucede, los fenómenos mediáticos son oportunidades desaprovechadas, conversaciones en las que no llegamos al fondo del asunto, a desmenuzar la polémica. Una polémica que, por cierto, tampoco es sustanciosa.

Si de algo sirve que esta cinta llegue a la cartelera comercial con meses de retraso, es para apreciarla sin el estorbo de su  hype.

Basada en la novela gráfica Blue is the warmest color, el quinto largometraje del cineasta tunecino Abdellatif Kechiche se centra en una chica de quince años llamada Adèle (Adèle Exarchopoulos) y su relación sentimental con Emma (Léa Seydoux), una pintora mayor que ella. Adèle es estudiante de preparatoria y, mediante experiencias como la lectura de una novela romántica asignada en la clase de literatura, o su vida social con los compañeros de escuela, va reconociendo su necesidad de enamorarse por primera vez. Un día, caminando por la calle, se cruza con Emma y queda infatuada de su físico y cabellera azul. Adéle se propone encontrarla y comienza un noviazgo con ella.

Sin fórmulas o reglas narrativas predeterminadas, ésta es la crónica del despertar sexual de Adéle, su romance con Emma y los factores que van marcando la relación.

Vale la pena ver esta película sin la influencia del morbo y el tabú. Dedicarle pláticas entre amigos a algo mejor que sus históricos diez minutos de sexo lésbico, que son sus otros ciento setenta minutos de relato dramático en los que hallaremos (a nivel de guión y actuaciones) una naturalidad incomparable con los sentimientos e ideas prefabricados del cine actual.

Su comentadísima escena de sexo es, en efecto, más explícita de lo que como público estamos habituados a ver. También es cierto que es una secuencia absolutamente justificada, si tomamos en cuenta la longitud en pantalla que Kechiche dedica a las otras facetas del personaje principal.

Adèle explora su sexualidad con un chico de la escuela, Adèle descubre que una pareja sexual masculina no le satisface, Adéle conoce a Emma, se hace amiga de ella y su transición de amigas a amantes es bastante reflexiva. Adèle conoce a la familia de Emma, Emma conoce a la familia de Adèle.

Por más señalamientos a cómo Kechiche explota los cuerpos de sus actrices con afán voyeurista, o cómo su representación de las lesbianas está sesgada por su condición heterosexual, es innegable que el viaje interior de su protagonista es delicado y honesto.

Las contraseñas para darle a esta historia el beneficio de la interpretación, más allá de su contenido sexual, no son difíciles de adivinar. Están dentro de ella misma, en escenas y aspectos de la trama. Atención a la escena de lectura grupal de la novela La vida de Marianne, de Pierre de Marivaux, en el salón de clases. Atención a la escena en la que los amigos de Emma discuten la forma en que los artistas han mostrado el cuerpo de la mujer a lo largo de la historia del arte, atención al trabajo que encuentra Adèle como educadora en un jardín de niños.

Si buscan una película que los saque de su zona de confort y haga pensar, aquí la tienen.


CUADRO POR CUADRO
ESTA SEMANA ESCRIBÍ BAJO LA INFLUENCIA DE...

Esta playlist con mis nuevos tracks favoritos: http://spoti.fi/1bTOWbi.

Este cover de “Joga”, de Björk, interpretado por Georgi Kay: http://bit.ly/1dTsr6c.

La pena ajena que me produjo el periodista que, durante una entrevista en vivo, confundió a Samuel L. Jackson con Laurence Fishburne: http://cnn.it/1csBriY.

La casa de Alfonso Cuarón en Pietrasanta, Italia: http://bit.ly/M2ok0W.

El “Ask me anything” de Alfonso Cuarón en reddit. Atención a cómo describe su relación con las películas que ha filmado: http://bit.ly/1kG8o3v.

El trailer final de Under the skin, de Jonathan Glazer. Música, visuales y Scarlett Johansson en una combinación perfecta: http://bit.ly/1bMjvQc.

Tratar de no ver la segunda temporada de House of Cards de principio a fin sin parar o, como los norteamericanos le dicen, binge watching.

La miniserie Top of the Lake, dirigida por Jane Campion y protagonizada por Elizabeth Moss. Es el típico thriller que ocurre en un pueblo pequeño, pero con tremenda psicología en cada personaje: http://bit.ly/1dTsr6c.


DULCERÍA
Un vistazo al proceso de restauración de Criterion Collection

La compañía distribuidora Criterion Collection, dedicada a vender clásicos del cine presentados en la mejor calidad tecnológica, abrió sus oficinas al sitio web Gizmodo para mostrar el minucioso proceso con el que restauran las películas antiguas que editan dentro de su colección.

Link: http://vimeo.com/84135659.