Bambi vs. Godzilla

Los cuatro problemas de "Los 4 Fantásticos"

Si me preguntan a mí, lo único que necesitaba un reboot en las cintas de Los 4 Fantásticos hechas en 2005 y 2007, era la improbable cabellera rubia de Jessica Alba como la Mujer Invisible. No obstante, hace ocho años los superhéroes de pantalla grande no tenían los grandes poderes ni las grandes responsabilidades que tienen hoy como líderes en preferencias de la audiencia. Para verse contemporánea y causar una impresión en la interminable pasarela de capas y máscaras que nos espera, la primera familia de superhéroes de Marvel tuvo que deshacerse de sus rasgos más distintivos y portarse densa, dramática y atormentada.

El cuarto intento por trascender a estos personajes en una película que resistiera el paso del tiempo fue comisionado a Josh Trank, el director de Chronicle, aquella cinta sobre tres adolescentes parranderos que adquieren superpoderes que no pueden controlar. A diferencia de otros cineastas independientes que no entendemos por qué fueron reclutados por estudios de cine para tomar las riendas de un blockbuster (como Collin Trevorrow en Mundo Jurásico o James Gunn en Guardianes de la Galaxia) el currículum de Trank parecía perfecto para delegarle Los 4 Fantásticos. Días antes de su fecha de estreno, Trank declaró esto desde su cuenta de Twitter: "Hace un año yo tenía una versión fantástica de esto. Y hubiera recibido grandes reseñas. Probablemente nunca la verán. Pero esta es la realidad".

El tuit, inmediatamente borrado por Trank, resucitó en screenshots que hicieron la mitad del trabajo de los críticos de cine y nos recordaron lo difícil que es para un cineasta jugar en las grandes ligas sin comprometer su integridad artística.

Aunque deslindarte de tu propia película culpando a tus productores es suicidio profesional y una salida fácil, después de ver Los 4 Fantásticos la excusa de las diferencias creativas entre director y productores es creíble. Conciliar la versión de Trank y la del estudio en hora y media de película resultó en un choque fatal. Haciendo la autopsia veo cuatro grandes causas de esta catástrofe.

Trama: el guión invierte demasiado en la prehistoria y origen de sus protagonistas.

Hace de la película un tedioso primer acto.

Reed Richards y Ben Grimm son mejores amigos desde la infancia, Reed es descubierto por el Dr. Franklin Storm en una feria de inventores y becado para asistir al Instituto Baxter, en donde conoce a Sue, hija adoptiva de Storm, y su hermano Johnny. El proyecto que le valió a Reed su pase a esta escuela de ciencia es un teletransportador que continuará probando hasta provocar una accidente en el que él y sus tres colegas adquieren sus superpoderes. A partir de su génesis, la Antorcha Humana, la Mujer Invisible, la Mole y el Hombre Elástico desconocen los valores del héroe Marvel y contraen la amargura del héroe de novela juvenil en mundo distópico (The hunger games, Divergent, The Maze Runner), mientras que los personajes de Chronicle (la cinta anterior de Trank) festejaban sus superpoderes con brincos, brindis de cerveza en lata y maromas, a Los 4 Fantásticos les choca su nueva condición. No los molesten. Estarán encerrados en su cuarto.

Reparto: nadie está bien en este elenco.

Nadie. Tenemos a Billy Eliot (Jamie Bell), al tierno mártir de Whiplash (Miles Teller), a un dealer de The Wire (Michael B. Jordan) y al dolor de cabeza de Frank Underwood en House of Cards (Kate Mara). Ninguno irradia al menos el 1% de lo que logró en esos roles.

Tono: el pecado mayor en esta conversión al cine de los nuevos tiempos es haber abandonado el humor, la estética kitsch y el espíritu pulp que definen al cómic original de Stan Lee. La solemnidad es el tiro de gracia de esta nueva versión. Ni siquiera se permite ser de esas tan malas que hacen pasar un buen rato a los que tenemos placeres culpables.

Acción: las secuencias de combate son contadas, torpes, mal trazadas, con efectos visuales sintéticos.

De este desafortunado reboot la única conclusión que surge es preguntarnos cuál es la clave, el secreto para obtener una cinta relativamente decente de Los 4 Fantásticos.

***

Dulcería


La colección de pósters de Nicolas Winding Refn

Si la Navidad ya se nos anticipa con decoración y pinos en los pasillos de los supermercados, ¿por qué no anticipar también la lista de regalos? Nicolas Winding Refn (director de Drive) lanzará a la venta el 5 de octubre un libro que compila sus trescientos pósters de película favoritos.

La mayoría de estos carteles pertenecen a los llamados exploitation films.

Link: http://www.amazon.com/Nicolas-Winding-Refn-The-Seeing/dp/1903254795.


***

Cuadro por cuadro

 

ESTA SEMANA ESCRIBÍ BAJO LA INFLUENCIA DE...


La Bienal Nacional de Collage Digital "Vicente Fernández". Hizo mi semana: http://bienalvicente.tumblr.com/.

El Cyanómetro de Macarena Ruiz Tagle. Un tarjetón que permite apreciar las variaciones del azul del cielo:

http://www.macarenaruiztagle.com/index.php?/cyanometer-postcard/.

Los chistes en la versión red band del trailer de Deadpool. Los chistes, sobre todo: https://www.youtube.com/watch?v=FyKWUTwSYAs.

El interesante pasado de Philip Glass, lo cual me hace querer leer su autobiografía lo antes posible:

http://danwang.co/the-life-of-philip-glass/.

Rebecca Ferguson, la coestelar de Tom Cruise en Misión Imposible: Nación Secreta, que merece su propia franquicia: https://www.youtube.com/watch?v=35_d_ULT-Jc.

Los estampados de Taxi Fabric; la empresa que tapiza el interior de los taxis en Mumbai: https://instagram.com/taxifabric/.

El escepticismo de Disney sobre la taquilla que pueda generar el episodio VII de Star Wars

http://www.ibtimes.com/star-wars-force-awakens-has-disney-executives-worried-film-wont-live-its-own-hype-2040509


twitter.com/macsimiliano