Bambi vs. Godzilla

Cuando las malas películas funcionan

El ciudadano de clase baja que recurre al trabajo ilícito como solución a su crisis de vida es una premisa que no parece cansarnos. Un vendedor de droga se ve obligado a contrabandear un cargamento de mariguana de México a Estados Unidos y así saldar una deuda con su jefe. Para eliminar sospechas en el cruce fronterizo, contrata a una mujer y dos adolescentes que se hagan pasar por su familia.

Bien contada y con ambición, esta cinta sería un crudo drama independiente de festival de cine. En realidad se trata de la nueva cinta de Jennifer Aniston, lo cual no tiene nada de malo. Sólo prevengo. Así que el vendedor de droga es un perdedor carismático e irónico, Aniston es una stripper malhumorada, y la ida y vuelta por frontera EU-México es un rally de chistes.

Cuando vi el trailer de ¿Quién *$&! son los Miller? lo único que saltaba a la vista era su visión fóbica del México fronterizo, aunada al tema del tráfico de drogas, que en nuestro país todavía no nos animamos a abordar en un tono ligero y cómico, en tanto que los americanos lo hacen sin empacho.

Ahora que se estrena en cartelera, su aspecto no mejora mucho, aunque hay que reconocer que uno también mira a los norteamericanos con miopía de estereotipos y ciertas cosas de esta comedia valen la pena.

Su guión es malo. Muy malo. No malo en su punto de partida, que es la anécdota del dealer que arma una familia ficticia para contrabandear droga, sino malo en cómo va resolviendo las situaciones que vienen con el grupo de disfuncionales rentados para su plan.

Cada vez que la fachada de la familia Miller se tambalea ante un percance logístico, sus improvisados jefes de familia tienen escapes absurdos que le restan impacto al esfuerzo y buena química que el reparto aporta.

En el noventa y nueve por ciento de los casos, mala historia es igual a mala película. Lo que rescata a ¿Quién *$&! son los Miller? de esta ecuación es la estupenda ejecución de su humor clasificación C.

Generalmente relegada a películas y actores sin fama ni nada que perder, la comedia “sólo para adultos” o Rated R no goza de buenas referencias. Pero encomendada a actores mainstream que la saben manejar, es arte popular.

Como humorista formado en las filas de Saturday Night Live, Jason Sudeikis es garantía. No es novedad que fluya y marque el ritmo en su rol de dealer desalmado que usa a la gente a su conveniencia. Quien está para aplaudirle es Jennifer Aniston.

Para ella, hacer películas clasificación C tiene un alto precio sexista: ser la única en enseñar cuerpo en calidad de objeto de deseo; lo mismo le pasó en Horrible Bosses (2001). Cabe decir que aquélla y esta vez, Aniston no paga el precio en vano. En la escena en la que su personaje, una stripper en quiebra, acepta hacerse pasar por madre de familia, disfrazada en kakis y blusa celeste, Sudeikis se aventura a cerrar el trato con un abrazo y un beso de esposos. Ella lo aparta y reacciona diciéndole en seco: “Eat a dick”. El momento es genial y dice mucho de Aniston como actriz cómica. Es una potencial reina del Rated R que está a la altura de sus colegas masculinos a la hora de hacer reír sin censura o inhibiciones.

La revelación del reparto es el inglés Will Poulter (Son of Rambow/2007, The Chronicles of Narnia/2010) en el papel del vecino adolescente e ingenuo que sirve de patiño y chivo expiatorio para las salidas desesperadas de su clan.

¿Quién *$&! son los Miller? es una mala película que recibe primeros auxilios de sus tremendos actores, con buenos chistes y mejores bloopers.

***

CUADRO POR CUADRO

Esta semana escribí bajo la influencia de...

El enigmático primer avance de Under the skin, la nueva cinta de Jonathan Glazer. Sus imágenes tienen el poder de los inolvidables videos musicales que hizo en los noventa, como “Karma Police” de Radiohead o “Rabbit in your headlights”, de Unkle: http://bit.ly/14Yup5y

Conocer y entrevistar a la mujer que interpretó Lola la trailera: http://instagram.com/p/d0FtGFsAao/.

La anécdota de los aficionados de Tigres que embrujaron el futuro estadio de Rayados #AquíHayUnaPelícula: http://bit.ly/17NvuLY.

La noticia del embrión más longevo #AquíHayOtraPelícula: http://bit.ly/1fC21rf.

Los casi treinta años de la creación del PG-13, la clasificación que cambió para siempre el cine que se hace en Estados Unidos: http://onforb.es/15g2s8z.

El trailer del remake de RoboCop y la honestidad con que su director, José Padilha, explica por qué y en qué será diferente a la original: http://bit.ly/1dMEmYs.

***

DULCERÍA

Un documental sobre Saul Bass

Saul Bass es uno de los diseñadores gráficos más importantes en haber colaborado con la industria del cine. Su trabajo como diseñador de pósters y secuencias de créditos es inconfundible en cintas de realizadores como Alfred Hitchcock, Otto Preminger o Stanley Kubrick. Esta semana me topé con un documental sobre su vida y obra.

Link: http://vimeo.com/69152572.

twitter.com/macsimiliano