Bambi vs. Godzilla

El maestro del adiós

Estamos frente a la película con la que Hayao Miyazaki, el realizador de cine animado más influyente de las tres últimas décadas, se despide de su audiencia. Es un adiós perfecto en temática y técnica que resume su condición como artista.

Desde niño, Jiro Horikoshi soñaba con diseñar y pilotear aviones. Su vista débil lo descalifica como aviador. Su opción será unirse a la división de diseño aeronáutico de la empresa Mitsubishi en 1927. Rápidamente, el talento de Jiro es reconocido y aprovechado, volviéndose uno de los ingenieros aeronáuticos más reconocidos de Japón. Su vida profesional (el diseño del avión perfecto para que el gobierno de su país lo utilice en la guerra) y personal (un romance lleno de obstáculos con una chica llamada Nahoko) se ven marcadas por episodios históricos como el terremoto en Kanto en 1932, la gran depresión económica, la epidemia de tuberculosis y la incursión de Japón en la guerra.

La belleza visual en la obra de Miyazaki siempre nos mantiene ocupados, reconociendo los matices de su animación, célebre por estar hecha a mano y con acuarela, cuadro por cuadro. Mientras la técnica del maestro japonés nos deja boquiabiertos, el subtexto en la historia de Jiro nos inquieta de modo menos placentero; haciéndonos preguntas complicadas, universales.

Jiro ama volar y diseñar aviones; este sueño es propio, inocente. No obstante, derivará en la construcción del Mitsubishi Zero, el avión bélico que dio numerosas victorias a Japón durante la Segunda Guerra Mundial, permitiendo invasiones, destrucción y muerte. ¿Es posible cumplir nuestros sueños sin comprometernos éticamente? ¿Es válido perseguirlos sin pensar en sus consecuencias? ¿Comprendemos el efecto que tienen nuestros actos en el mundo?

En contraste a los soñadores románticos mortales, en su película final, Miyazaki perfila al soñador genio, al soñador artista enfermo de inocencia y culpa, que no alcanza a comprender el efecto de sus prodigiosos actos en el mundo. Se levanta el viento es tan bella como desoladora.


“Mi gran oportunidad” (“One Chance”. EU-Reino Unido, 2013)

Dirección: David Frankel                            

Elenco: James Corden, Alexandra Roach, Julie Walters.

Alguna maldición me va a caer por conectar un filme de Hayao Miyazaki con el cine perecedero de la cartelera comercial. Aquí voy: De soñadores sublimes a soñadores de concursos de talento, pasemos a Mi gran oportunidad; comedia británica que adapta la historia verídica de Paul Potts, el hombre que antes de deslumbrar con su insospechada voz de tenor a un panel de jueces encabezado por Simon Colwell en la primera temporada de Britains Got Talent, vivió una vida ajena al mundo de la ópera; trabajando como empleado de supermercado y gerente de una tienda de teléfonos celulares. El ascenso de Potts desde la clase trabajadora inglesa a los reflectores y la fama internacional, es narrado por el director David Frankel en este modesto aunque bastante competente relato.

Tiene todos los elementos del video motivacional que abunda en el time line de Facebook y, en contraparte, tiene un reparto de actores demasiado buenos para el material tan común que tenemos aquí. Pareciera que los atrajeron con engaños, prometiéndoles un rol en una cinta de Harry Potter.

En un descuido (como me pasó a mí) podrían pensar que James Corden es el Paul Potts de la vida real interpretándose a sí mismo. Corden es un as canalizando la baja autoestima, inseguridad y nobleza de Potts, en tanto que su interés sentimental, interpretado por Alexandra Roach, es una mezcla de carisma y naturalidad que van quitándole el aura cursi al resultado final.

El guión es desvergonzadamente práctico. Nos irá empujando a momentos predecibles de ternura, compadecimiento, redención, triunfo; siendo el trabajo actoral lo que haga que nos interese ver cómo se reconstruye en cine lo que ya nos ha contado YouTube. Mi gran oportunidad es nada excepcional pero sí bastante más decente de lo que esperaba.


***


Dulcería

 

El Superman de Nicolas Cage que nunca fue

Quienes estén nada satisfechos con el estatus actual de la producción de Batman vs Superman (la elección del reparto, la selección de personajes a incluir, etc.) pueden poner su descontento en perspectiva con este video y recapacitar cómo Superman pudo ser mucho peor. Éste es el trailer de un documental que revela la realización de una cinta sobre el Hombre de Acero que sería dirigida por Tim Burton, escrita por Kevin Smith y protagonizada por Nicolas Cage.

Honestamente, Burton y Smith siempre tendrán el beneficio de la duda. Es Nicolas Cage como el Hombre de Acero lo que me hace agradecer que esta cinta nunca existió.

Link: http://youtu.be/Nt9fxWq5qg0


***


Cuadro por cuadro

 

Esta semana escribí bajo la influencia de...


El primer podcast de Woody Allen: https://t.co/C3YbrGOgtL


Este tumblr con emojis rechazados por el Unicode Consortium, el organismo internacional que aprueba los íconos a usarse en la comunicación informática: rejectedemojis.tumblr.com.


El excelente trailer de Whiplash, drama sobre un percusionista de jazz al que su maestro lo saca de sus casillas: http://youtu.be/SvOksqh1Td0


La nitidez en el trailer de la versión restaurada de Playtime, de Jacques Tati: http://bit.ly/Uuq3Ri


La cinta venezolana Pelo malo. Imperdible. No tiene fecha de estreno en cartelera comercial pero está dando la vuelta en ciclos y muestras de cine: http://youtu.be/Ex1LpwEcpvM


La última fase de la campaña viral de The Hunger Games, una revista de moda impecablemente ejecutada: capitolcouture.pn/.


La historia de cómo se creó la función autocorrect en los smartphones: http://wrd.cm/1r3oynJ


twitter.com/macsimiliano