Bambi vs. Godzilla

'La jaula de oro'


Parte de la pobreza extrema, aborda la inmigración ilegal, palpa la corrupción, se adentra en la violencia, relata la injusticia pero, por encima de todos estos padecimientos latinoamericanos, La jaula de oro es una película sobre la amistad y el espíritu indestructible de los jóvenes.

Tres adolescentes guatemaltecos están por comenzar lo que algunos llaman el viaje más peligroso que una persona puede hacer: El viaje de La Bestia, nombre novelesco que el periodismo narrativo ha dado al trayecto que los indocumentados centroamericanos hacen por México, de sur a norte, en el lomo de ferrocarriles de carga. La meta es cruzar a Estados Unidos. Antes de partir, Juan cose un bolsillo oculto en su pantalón de mezclilla. En él guarda un fajo de dólares, se pone botas vaqueras y se lleva una mochila. Por ser mujer, Sara debe ser triplemente precavida: se venda los senos, se corta el cabello para parecer varón y toma una pastilla anticonceptiva. El tercer polizón es Chauk, un joven tzotzil al que Juan se rehúsa a aceptar como compañero de viaje.

Los riesgos y dificultades de la ruta del migrante dan estructura a la ópera prima del español (naturalizado mexicano) Diego Quemada-Díez. Hasta aquí, vamos emparentados con precedentes como Norteado, de Rigoberto Pérez Cano; Sin nombre, de Cary Fukunaga o La vida precoz y breve de Sabina Rivas, de Luis Mandoki. Lo que deslinda a La jaula de oro de los ejemplos anteriores es la sensibilidad con que retrata a un grupo fatídicamente estereotipado, transmitiendo su experiencia como la de personas complejas: no héroes valientes, no víctimas impotentes. Sin el sentido de tragedia, ni el aura de peligro, ni el aliento de tristeza que normalmente posee la vida del indocumentado en el cine, el guión de La jaula de oro (coescrito por Quemada-Díez y Lucía Carreras) nos hace comprender que, sin importar la falta de oportunidades o las condiciones adversas de su situación, estos personajes no son perpetuamente miserables. Conocen la amistad, el amor, la libertad.

No es novedad que La jaula de oro recurra a actores no profesionales para conformar su elenco. Lo novedoso es que no incurra en lo que (para mí) es el problema de la mayoría de las películas independientes que se valen de no actores. Buscando la esencia humana, los directores neo-neorrealistas convierten a sus no actores en personajes indescifrables, que no externan emociones, palabras o ideas. Su única tarea es ser contemplados por la cámara. Quemada-Díez celebra la pureza de sus tres protagonistas, permitiéndoles interpretar un personaje que se comporta de acuerdo a su edad.

Seleccionados de entre seis mil niños de Guatemala y Chiapas, los guatemaltecos Brandon López y Karen Martínez, y el chiapaneco Rodolfo Domínguez logran una química tan entrañable que pareciera que nadie quiso alterarla poniéndolos en contacto con más elementos. Los adultos parecen ausentes: violentan los lazos entre Juan, Sara y Chauk, pero no entran en su círculo. Nunca sabemos quiénes son sus padres y su interacción con adultos durante el viaje es casi nula y poco significativa.

Entre mostrar la devastadora realidad del migrante y mostrar la dignidad de su supervivencia, Diego Quemada no ve un dilema. Parte cinta de aventuras, parte drama social, La jaula de oro conmueve más de lo que estruja al espectador, reorientando la narrativa del fenómeno de la migración en la que, al igual que todos los horrores que nos reporta la prensa, hay humanidad. Atención: no la humanidad que les transfiere el cineasta que se subió al lomo de la bestia a filmarlos, o la del sacerdote que les da refugio y comida, o la de las personas que les lanzan fruta mientras el tren va en marcha Es la humanidad del migrante, al que comúnmente vemos reducido a miseria y muerte.

***

CUADRO POR CUADRO

ESTA SEMANA ESCRIBÍ BAJO LA INFLUENCIA DE...

Los pantones de la era medieval: http://bit.ly/1o5lbhA.

Esta parodia de La sirenita según Sofía Coppola: http://bit.ly/Ro0DmV.

El tacto de Google para recordarme mi soledad: http://bit.ly/1le8OMY.

James Bonding: un original podcast dedicado al Agente 007: http://bit.ly/1mb8oYX.

Los Turtle Henry de Triwa: http://bit.ly/1kW7AnR.

Esta cuenta de Twitter que cita comentarios que los ejecutivos de cadenas televisoras hacen a los escritores de series: https://twitter.com/TvNetworkNotes.

Esta bizarra noticia: un asesino liberado con la condición de que viva con el director de cine que filmó una cinta basada en su historia: http://bit.ly/Qs2PJ8.

El trailer de la nueva película de La India María: http://bit.ly/1iCimkM.

Este video que muestra el funcionamiento interno de un Photobooth: http://bit.ly/1ow0AAE.

The Snap, serie de cápsulas de cultura pop conducidas por Louis Virtel para el sitio web Hit Fix. Cuidado, Joel McHale después de la cancelación de Community, este chico podría conducir The Soup sin problema: http://bit.ly/1oC018f.

***

DULCERÍA

Siguiendo a Godzilla en Google Maps

Falta una semana para que la que (todo indica) será una buena y decente versión occidental de Godzilla se estrene en México.

Por ahora, esta pieza de marketing viral nos propone seguir el rastro de destrucción del kaiju, valiéndonos de Google Maps.

Link: http://www.trackgodzilla.com/.  

 twitter.com/macsimiliano