Bambi vs. Godzilla

‘Al diablo con las noticias’: la salvan elenco y cameos

Quienes admiramos a Will Ferrell recordamos aquel largo periodo en el que el ex alumno de Saturday Night Live demostró su genialidad en la creación y matización de personajes cómicos. En películas dedicadas a hombres excéntricos, políticamente incorrectos e irremediables, Ferrell creó a inolvidables como Mugatu (el villano de Zoolander), Ricky Bobby (El piloto Fórmula 1) o Chazz Michael Michaels (el varonil campeón de patinaje sobre hielo). Cada personaje era un punto de partida para devorar a gags la cultura de la que provenía.

En pantalla grande, este repertorio inició con Ron Burgundy, el protagonista de Anchorman (2004), una sátira de la cultura de los años setenta, enfocada al formato de sus noticieros. Producida por Judd Apatow (quien a la fecha, sigue promoviendo talento que define épocas, como Lena Dunham y su serie Girls) Anchorman es una joya del humor simplón, obsceno e irónico. Pocos (por no decir nadie) la vieron, hablaron o escribieron de ella luego de estrenarse en cines. En el cine, la justicia divina se llama “ventas en DVD”. Y ahí es donde el bebé de Ferrell obtuvo el estatus de culto.

No se sabe si Ron Burgundy es el personaje favorito de Ferrell, pero el hecho de que sea la única secuela que ha aceptado hacer en su vida, y que haya pasado diez años en conseguir el OK de Paramount Pictures para filmarla, nos dice que la respuesta es: SÍ.

Es importante saber esto y que, finalmente, Paramount decidió correr el riesgo de autorizar la secuela. Ese afán por no defraudar al estudio explica por qué Anchorman es apoteósica en todos los frentes: su campaña de publicidad (que incluye hasta un sabor de Ben & Jerry’s o una sesión de fotos con Daft Punk), su guión sin reglas que cede a todos los chistes y situaciones posibles, sus lujosos cameos que reúnen a la crème de la crème hollywoodense.

Titulada en español Al diablo con las noticias, Anchorman 2 es, básicamente, un intento de volver a hacer la primera parte y que esta vez funcione masivamente. En la transición de los setentas a los ochentas, Ron Burgundy es un presentador de noticias exitoso que comparte cuadro con su esposa, Verónica Corningstone (Christina Applegate) en el noticiero de una prestigiada cadena de televisión con base en Nueva York. Cuando el titular del noticiero nocturno anuncia su retiro, Verónica es promovida para ser la primera mujer en presentar noticias en el prime time. Este cambio hará que vuelva a aflorar el lado misógino, egocéntrico e ignorante de Ron, poniendo en riesgo su matrimonio y carrera.

Quedando fuera de los planes del canal neoyorquino, Ron buscará a su equipo de antiguos colaboradores de San Diego: el reportero mujeriego Brian Fantana (Paul Rudd), el desorientado hombre del clima Brick Tamland (Steve Carell) y el chovinista presentador de deportes Champion Kind. Juntos serán la apuesta de un nuevo canal que propone algo nunca antes de visto en televisión: noticias durante veinticuatro horas.

Si bien la premisa y trama sugieren una merecida crítica a la industria del periodismo noticioso, la intensión de esta parodia es más diversión sin consignas que una sátira consciente. La competitividad en el medio televisivo, los valores de sus líderes de opinión, los vicios detrás de cámaras, racismo, sexismo, la estética de los setentas y más tópicos son abordados al clásico estilo de Ferrell: sin reservas y a alto volumen.

Su mancuerna con el director Adam McKay (llevan años trabajando juntos) tiene altibajos sin llegar a perder nuestra complicidad ante todas las locuras que van insertando durante dos horas. Ciertos momentos tienen el punto exacto de la primera Anchorman, ciertos de momentos son muy graciosos pero no tienen sentido y se descarrilan por completo del propósito de contar una historia. Excesivo y editable, el material cómico escrito para esta secuela funciona porque está en manos de comediantes de primer orden, siendo Steve Carell el único que se mantiene consistentemente gracioso en toda la película.

Hacia el final, hay una serie de espectaculares cameos lista A por los que vale la pena sobrellevar los altibajos de esta entretenida comedia que queda por debajo de su predecesora de culto.

CUADRO POR CUADRO

ESTA SEMANA ESCRIBÍ BAJO LA INFLUENCIA DE...

Esta confesión de una actriz porno que trabajó como doble de cuerpo en Nypmhomaniac de Lars von Trier: http://on.wsj.com/1eyChuM.

La original jaula transportadora del velociraptor de Jurassic Park, a la venta en eBay: http://ebay.eu/1n3o9kK.

Estas colchonetas en forma de hot cakes: http://bit.ly/KsUVgl.

Helen Mirren practicando el twerking en un evento en la Universidad de Harvard http://t.co/jeTgsmHwSM.

El trailer de Enemy, la nueva película de Denis Villeneuve, director de Prisoners. Actúan Jake Gyllenhaal y Melanie Laurent: http://j.mp/1kmeTFW.

El guión de The Hateful Egith de Quentin Tarantino, filtrado y re-escrito por Seth McFarlane para los personajes de Family Guy: http://bit.ly/1i4QBz1.

El trailer de A million ways to die on the west, de Seth McFarlane. No me encantaron sus chistes, pero el reparto es fenomenal. Charlize Theron en humor clasificación C, lo máximo: http://t.co/DOVupdo3kS.

La noticia de la semana: Jesse Eisenberg será Lex Luthor en Superman vs Batman: http://bit.ly/1fkQpJU.

DULCERÍA

‘Pulp Fiction’: el juego de mesa

El diseñador Joe Stone tuvo una gran idea para hacerle un regalo de cumpleaños a un amigo: rediseñar el juego de mesa Adivina Quién (creado por Milton Bradley) incorporando personajes de Pulp Fiction. Stone dedicó especial cuidado a dibujar las caras de cada personaje siendo fiel a los trazos del juego original. El toque maestro lo de la caja que contiene los tableros: un maletín como el de Marcellus Wallace.

Link: http://joe-stone.co.uk/portfolio/PFGW.html.