Bambi vs. Godzilla

"El dador de recuerdos"

Mundo distópico, sociedad oprimida, reglas inflexibles, líder rebelde, revolución garantizada.

En El dador de recuerdos, dirigida por Phillip Noyce, los componentes de la novela juvenil trasladada a la pantalla grande se suceden sin capas de novedad o una intención renovadora.

Basada en la novela The Giver, de Lois Lowry, esta cinta se centra en una comunidad del futuro en la que la individualidad se ha suprimido por una igualdad que, más que un bien social deseado, consiste en un método de control. La memoria de todos sus habitantes ha sido borrada, su conducta es alterada con inyecciones diarias, expresiones que puedan conducir a sentimientos complejos (como la música y el color) están prohibidas. Conceptos como la fe y el amor han sido eliminados del vocabulario en uso. Cada persona es asignada a un trabajo que corresponde a su mayor cualidad en una ceremonia en la que los adolescentes reciben su rol definitivo en la comunidad. En esta especie de “graduación de la infancia”, Jonas recibe el rol más especial de todos: él será el receptor de todas las memorias de su comunidad. Tendrá que ir a un entrenamiento en el que el pasado de la humanidad le será transmitido. Conforme Jonas comienza a adquirir recuerdos, descubrirá que también es capaz de contagiarlos a sus seres cercanos. Esto lo convertirá en una amenaza y las autoridades de su grupo intentarán detenerlo.

Es irónico y un poco injusto decir que El dador de recuerdos no ofrece nada nuevo en comparación a las historias juveniles que prevalecen en el mercado. El libro se escribió en 1993, mucho antes que The Hunger Games (publicada a partir del 2008) o Divergent (publicada desde 2011). Es posible que la novela de Lowry haya preparado el camino para autoras como Veronica Roth y Suzanne Collins. No obstante, en cuestión de estrenos cinematográficos, el tiempo lo es todo y, al haber tardado tanto en ser adaptada al cine, El dador de recuerdos queda en desventaja total frente a las franquicias consentidas de la audiencia. Incluso su idea de un mundo en blanco y negro que va cobrando color conforme pierde la inocencia ya fue ejecutada —brillantemente— en Pleasantville (1998), de Gary Ross quien, por cierto, después fue invitado a dirigir la primera entrega de Los juegos del hambre. Pese a estar situada en el siglo pasado y en un pueblo norteamericano de lo más ordinario, Pleasantville funciona como estupenda predecesora del actual boom de relatos sobre sociedades indeseables.

La gama de grises con la que El dador de recuerdos describe el futuro juega en su contra. Su elenco es gris sin necesidad de filtros, en su historia no hay complejidad, lo cual es reiterado por una estética en blancos y negros.

En los roles de los sabios de la comunidad, Meryl Streep y Jeff Bridges aportan cierta elocuencia y emoción al tono plano. En cambio, los protagonistas Brenton Thwaites y Odeya Rush no caminan juntos hacia el clímax de la historia y la poca química que trabajaron se pierde.

Sin nada nuevo ni emocionante que ofrecer, El dador de recuerdos va directo a la lista de cintas prescindibles del 2014.

***

Dulcería

 

Las referencias de Tarantino en un canal de YouTube

Quentin Tarantino nunca ha tenido empacho en declarar que los grandes artistas roban. Incluido él. KillBillReference es un canal de YouTube que nos ayuda a saber de dónde exactamente este director robó tomas, encuadres, uso de temas musicales y frases que pueden verse en Kill Bill y Pulp Fiction. Actualmente el canal parece inactivo, pero sus videos sirven como una pequeña lección de referencias de cine. Viendo este canal aprendí que el baile de Vincent Vega en Pulp Fiction es tomado del clásico episodio en el que Adam West, como Batman, inventa el paso de baile a-gogó conocido como Batusi. También descubrí que la famosa seña de Mia Wallace (también de Pulp Fiction) al dibujar un rectángulo en el aire con sus dedos índices, es tomada de un episodio de Los Picapiedra.

 

Link: https://www.youtube.com/channel/UCCs9oqnnxEZ7vd4IuafqX9A

 

***

Cuadro por cuadro

 

Esta semana escribí bajo la influencia de...

 

Truth, de Alexander Ebert: http://bit.ly/1vgJfk9.

Las muy favorables reseñas para Gone Girl, de David Fincher. Se estrena en México el 1 de octubre: http://bit.ly/1rlttV1.

La exhibición Pictoplasma, en el Museo de Arte Contemporáneo de Monterrey: http://www.marco.org.mx/index.pl?i=940.

Este póster de Lolita, de Stanley Kubrick, diseñado por Bartosz Kosowski: http://bit.ly/1u4lBHi.

Este podcast que reconoce a Madonna como una auténtica cinéfila: http://bit.ly/1xqMJTm.

Este montaje que nos recuerda todas las veces que los padres de Batman han muerto en cine y televisión: http://vult.re/1qsdRsj.

Este tumblr sobre cosas encontradas en libros viejos: http://stuffinoldbooks.tumblr.com/.

Este texto que explica por qué Netflix es cada vez menos una opción para los cinéfilos: http://bit.ly/1rZLwkn.

El trailer de Blackhat, de Michael Mann, en donde Chris Hemsworth interpreta al primer hacker metrosexual en la historia del cine: http://bit.ly/1wOspbt.

 

twitter.com/macsimiliano