Bambi vs. Godzilla

"El código enigma"

Cada año, en el grupo de filmes nominados al premio Oscar por Mejor Película, encontramos similitudes temáticas al menos entre dos de ellas. En 2015, el parentesco se da entre La teoría del todo, de James Marsh y El código enigma, de Morten Tyldum.

Cintas biográficas sobre hombres extraordinarios, que muestran su batalla personal y vocacional. Nominar a dos de lo mismo parece innecesario. De hecho, si me preguntan a mí, yo no nominaría a ninguna de las dos. En efecto tienen calidad, entretienen y hacen pensar. Es sólo que son bastante convencionales en comparación a contendientes más arriesgadas, ambiciosas o propositivas como Boyhood, Birdman o incluso Gran Hotel Budapest. En todo caso, el tener dos cintas con la misma esencia en la terna a Mejor Película permite que comparemos dos formas de trascender un mismo tema. Sobre La teoría del todo y Stephen Hawking escribí hace un par de semanas. Este fin de semana es turno de El código enigma y Alan Turing.

El código enigma tiene como protagonista a un héroe de guerra que no salió al campo de batalla. Dio pelea desde un escritorio, a puerta cerrada como parte de una misión secreta del gobierno británico. Interpretado por Benedict Cumberbatch, Alan Turing es el matemático y científico inglés que logró descifrar los códigos que utilizaban los nazis para comunicar en secreto sus ataques y estrategias bélicas. La máquina inventada por Turing —llamada Christopher en honor a su amigo de la infancia y amor platónico— ayudó directamente a la victoria de los aliados en la Segunda Guerra Mundial. A la par de esta hazaña que evitó muerte y sufrimiento a millones de personas, están la muerte y el sufrimiento que Turing no pudo evitar en su propia vida. La misma institución que lo valoró como eminencia, fue la que después lo enjuició y condenó por ser homosexual.

Lo interesante de esta cinta es que, en principio, parece tratarse de la Segunda Guerra Mundial. Tiene soldados, tanques, ecos de bombas, la sombra de Hitler. Conforme avanza, nos daremos cuenta que abarca más que un acontecimiento histórico. Abarca el presente y nuestras vidas. Alan Turing fue un prócer injustamente olvidado. Padre de las ciencias computacionales, inventor de la computadora. Sin Turing no existiría un Bill Gates o no hubiera existido un Steve Jobs. Incluso algunas leyendas atribuyen a Turing el logo de Apple. Explicar por qué sería cometer un spoiler. Tendrán que googlear después de verla.

Benedict Cumberbatch beneficia doblemente a El código enigma. Con su interpretación profunda y compleja, que conmueve sin que necesitemos el contexto histórico. Y con su popularidad como actor de cine, al asociarla con Turing y promover su legado.

Retomando la comparación entre La teoría del todo y El código enigma, hay algo fascinante que sí tienen en común: sus coprotagonistas femeninas. No es posible equiparar la relación de Stephen Hawking y su esposa con la de Alan Turing y Joan Clarke. Turing no sostuvo una relación sentimental con Clarke. No obstante, tanto la esposa de Hawking y la colega de Turing fueron mujeres igual de adelantadas a su tiempo y sociedad, que demostraron una inteligencia igual de admirable al empatizar con la condición de cada uno de estos genios.

Entretenida y digerible sin sacrificar su crítica y mensaje, El código enigma es otro ejemplo de un gran personaje que no se somete a la narrativa cumplidora y convencional que lo contiene.

***

Dulcería


¿Jean Claude Van Damme en tu película... y gratis?

El año pasado, el sitio web de comedia Funny or Die organizó un concurso en el que invitó a su audiencia a hacer escenas de acción cómicas en las que el actor Jean Claude Van Damme fuera el protagonista. Para hacer posible el concurso, el actor belga y héroe de acción grabó y publicó en YouTube secuencias en croma listas para editarse. Los resultados del Jean Claude Van Damme Make My Movie Challenge pueden verse aún en la página de Funny or Die y son cuatro minutos de diversión garantizada. Lo curioso es que, un año después de que Funny or Die tuvo esta idea, los blogs de cine más importantes de Estados Unidos se toparon con el footage de Van Damme frente a la pantalla verde y, aparentemente, ninguno supo o recordó que se trataba de una broma. Pensaron que el actor había hecho esto como un gesto serio para ayudar a los cineastas que quisieran tenerlo en su película de acción, gratis. Y así lo publicaron.


Link: http://bit.ly/16DJPQr


***


Cuadro por cuadro

Esta semana escribí bajo la influencia de...

La inevitable víspera del estreno de 50 sombras de Grey. Este video nos da una idea de la poca química entre los protagonistas: https://www.youtube.com/watch?v=M5lem_fUC88.

Esta tarjeta de San Valentín inspirada por los tiburones bailarines de Katy Perry en su espectáculo del medio tiempo del Super Bowl: https://twitter.com/missambear/status/563078064012550144.

La portada de libro que nos juzga a nosotros. En Holanda han diseñado este prototipo de portada de libro que escanea tu rostro y sólo se abre cuando no detecta ningún gesto juicioso en tu expresión facial: http://thecoverthatjudgesyou.com/.

El experimento que Chilango.com hizo al llevar una imitadora de Yayoi Kusama a Zona MACO. ¿Realmente exhibieron algo condenable en los asistentes del evento o se trató de una broma superficial, de cámara escondida, de la que Óscar Cadena estaría orgulloso?: https://www.youtube.com/watch?v=F1xOM7348KQ.

La fuerte vibra brangelinezca entre Will Smith y Margot Robbie en el trailer de Focus: http://youtu.be/6vY9UPiI4eQ.

Silver Screen Fiend: Learning about life from an addiction to film. El último libro de Patton Oswalt: http://amzn.to/1EOvLSs.

Este mashup de “The perfect drug” de Nine Inch Nails y “Shake it off”, de Taylor Swift: https://www.youtube.com/watch?v=DhvXST1Rc3g#t=51.


twitter.com/amaxnopoder