Bambi vs. Godzilla

‘12 años de esclavitud’: McQueen sin cadenas

Tenemos nuestros halagos repartidos para los directores sobresalientes del panorama cinematográfico actual. El visionario, el maestro, el genio, el mago, la promesa. A Steve McQueen deberíamos llamarlo, simplemente, artista. No para denominarlo superior a sus contemporáneos, sino para dejar claro que, entre los talentosos, su trabajo tiene las cualidades que comprueban al cine como verdadero arte.

Considerando que fue realizada por británicos (financiamiento y dirección), 12 años de esclavitud, tercera película de McQueen, ha sido considerada en una sola y certera frase como la cinta con temática de esclavitud que Estados Unidos le debe a su audiencia.

En 1841, Solomon Northup (Chiwetel Ejiofor) es un carpintero y músico que vive con su esposa y dos hijos en Saratoga Springs, Nueva York. Un día es invitado por un par de empresarios a tocar su violín en una gira de dos semanas. Después de una noche de celebración con los dos hombres que le ofrecieron trabajo, Northup despierta para encontrarse encadenado al piso, dándose cuenta de que ha sido drogado y será vendido como esclavo. Lo que sigue es su recuento como víctima y testigo de uno de los episodios más oscuros en la historia de los Estados Unidos.

Es difícil no ir prefigurando nuestra idea de esta obra luego de saber que es la principal contendiente al Oscar por Mejor Película, además de un drama de época que toca fibras sensibles. Con estas etiquetas, los psíquicos de la cartelera pueden presentir melodrama, sentimentalismo, catarsis, un final feliz.

En ningún sentido, 12 años de esclavitud es una rendición de escuela hollywoodense sobre los horrores de la esclavitud. No está contada desde el punto de vista del hombre blanco, no tiene a un héroe que llega a solucionar la existencia de sus personajes de último momento, no absuelve de su culpa colectiva a los estadunidenses con ningún recurso narrativo fácil. No es una experiencia cinematográfica diseñada para entretener y conmover.

Desde su título hasta su desenlace, el viaje de Solomon Northup es simplemente una reiteración de la maldad y la banalidad en la idiosincrasia americana. Sin una trama elaborada, ni giros, ni revelaciones, el mensaje de McQueen está contenido en su excelso uso de la imagen, el sonido y el montaje.

La característica que vuelve inconfundible a este enorme cineasta es, sin duda, su forma de imprimir belleza en todo lo que filma. Que no es lo mismo que representar algo de forma estética o estilizada.

Ya sea filmando la historia de un hombre en huelga de hambre (Hunger, 2008), la de un adicto al sexo (Shame, 2011) o la de este esclavo física y espiritualmente abatido, la puesta en cámara de McQueen captura una belleza que no trivializa o falta al respeto al tema que aborda.

Otro contraste entre el cine convencional y su obra es el trabajo corporal de sus actores como forma de expresión. Hollywood explota los cuerpos en pantalla con propósitos banales, o bien, se vanagloria de aquellos que basan su interpretación en la transformación radical de su cuerpo. En el cine de McQueen, el cuerpo del actor es sagrado, tiene el rigor expresivo de la danza contemporánea, asume diálogos, discursos enteros.

Ésta también es una cinta de actuaciones memorables. Chiwetel Ejiofor, Lupita Nyong’o y Michael Fassbender impactan en personajes que podrían ser caricaturescos o planos dada la simpleza (intencional) de la historia, situaciones y diálogos.

12 años de esclavitud es una lección de arte, por donde la quiera ver. 

 

CUADRO POR CUADRO
ESTA SEMANA ESCRIBÍ BAJO LA INFLUENCIA DE...

El trailer del documental Teenage, sobre la invención del término adolescencia: http://www.teenagefilm.com/.  

Este vistazo a un día en la vida de un robot en la bodega de Amazon: http://www.youtube.com/watch?v=6KRjuuEVEZs.  

Este ensayo escrito por Andrew Ohagan, el ghost writer de la autobiografía de Juliane Assange: http://www.lrb.co.uk/2014/02/21/andrew-ohagan/ghosting.  

Este post sobre por qué todos los periodistas en House of Cards son tan malos periodistas. Contiene spoilers: http://t.co/xnxCzl1qIh.  

El humor de El Mundo Today: www.elmundotoday.com.  

Este avance del álbum debut de Todd Terje: https://soundcloud.com/toddterje/delorean-dynamite.  

Perfectos cuartos de hotel: http://instagram.com/p/koLQS9sAUT/.  

Mercerías sci-fi en el sur de México: http://instagram.com/p/kj_FbcsAf9/.  

El trailer de Guardians of the Galaxy y la ascendente carrera de Chris Pratt: http://www.youtube.com/watch?v=GQRqShJGIJc.  

Esta nota de The Guardian que pregunta si acaso el sexo en el cine se está volviendo demasiado explícito: http://www.theguardian.com/film/2014/feb/21/nymphomaniac-stranger-by-thelake-sex-cinema.   

 

DULCERÍA
‘Inception’ en 8 bits

La popular tendencia de representar películas en videojuegos de ocho bits ha alcanzado a Inception de Christopher Nolan. El canal de YouTube CineFix ha dedicado su entrega número dieciocho de la sección 8 bit cinema al nuevo clásico sci-fi de Nolan.

Link: http://www.youtube.com/watch?v=mxLYxf1nsCQ.

twitter.com/macsimiliano