Bambi vs. Godzilla

Woody Allen en una cinta de Cate Blanchett

Jasmine acaba de ser expulsada de la clase alta neoyorquina. Su millonario marido fue encarcelado por un fraude financiero que la despojó de todo lo material. Le queda su familia. Sin otra opción, la ex socialité busca asilo en casa de su hermana de clase media; una cajera de supermercado que ha visto por ella en las buenas y en las malas. Es una oportunidad para rehacer su vida, pero el contacto con la realidad de la clase trabajadora la afectará psicológicamente.

Sí veo por qué, desde varios ángulos, Jazmín Azules la película más relevante de Woody Allen en años. Por primera vez, el cineasta observa Nueva York sin romantizar Nueva York, combina comedia y drama (por lo general, alterna géneros sin mezclarlos) y su temática expone un conflicto más universal que personal.

Lo que no comprendo es el exceso de alabanza hacia la película en conjunto. A nivel de guión, narrativa y estilo, éste es el Woody Allen al que le hemos rendido culto toda la vida (y del que algunos ya se estaban cansando). La única y verdadera sorpresa corre por cuenta de Cate Blanchett. No es novedad que la australiana sea sinónimo de excelencia. La novedad es verla adueñarse de una cinta de autor. No de cualquier autor. De Woody Allen. Cuando escuchen que “ella es la película”, este halago significa más. Blanchett se impone a la voz e intención del genio neoyorquino, haciendo de esta su película en un sentido autoral.

LA INCREÍBLE VIDA DE WALTER MITTY

 (‘The incredible life of Walter Mitty’. EU. 2013). Dirección: Ben Stiller. Elenco: Ben Stiller, Kristen Wiig, Sean Penn, Shirley McLane.

Decir que una película parece un comercial es una descripción muy cómoda. En el caso de La increíble vida de Walter Mitty, es una descripción tan cómoda como acertada. A grandes rasgos y en esencia, la quinta película de Ben Stiller como realizador es el trabajo menos entrañable en una trayectoria que nos ha dejado joyas de la cultura pop como Reality Bites, Zoolander o Tropic Thunder.

Walter Mitty (Stiller) lleva una vida rutinaria y sin matices como responsable del archivo fotográfico de la revista LIFE. A menudo, Walter practica el day dreaming, imaginándose dentro de impresionantes escenas de acción en las que es el héroe. Una aventura real se le presenta cuando la revista anuncia que dejará de circular en versión impresa y, para la última portada, se requiere de una fotografía cuyo negativo se ha extraviado. Dispuesto a encontrarlo, Walter comenzará una travesía que lo llevará hasta los destinos más lejanos del planeta.

Stiller es certero para olfatear en dónde hay una película que vale la pena contar. Por tradición, sus personajes fascinan, sus gags matan y sus diálogos se quedan para ser citados en nuestra vida de referencias pop. Walter Mitty tiene ese repertorio cumplidor, salvo dos nuevas variables que impiden disfrutarlo por completo.

La primera es el tono melancólico, frío y sutil que no es distintivo de él ni como director ni como actor. Al contrario: su estilo es expresivo, desbordado y, a veces, grotesco. Su interés por un mundo de emociones reprimidas y comedia mesurada no se siente auténtico.

La segunda es su fuerte apetito estético. Stiller quiere comerse al mundo en grandes planos de paisajes urbanos y naturales. Esta atención especial a la imagen, justificada por tratarse de la vida de un empleado de una revista que definió la cultura fotográfica del siglo XX, es demasiado intensa. Más intensa que la historia misma. Lo que roba el aliento es la nitidez fotográfica de sus andanzas por Islandia, no su romance con el personaje de Kristen Wiig.

Las secuencias en las que Walter escapa de su monotonía son una demostración de técnica que sólo sirve para preguntarnos qué género es exactamente esta película. ¿Comedia fantástica romántica de aventuras para toda la familia?

En el fondo, con su lenguaje publicitario de frases motivadoras mostradas como slogans y música de culto acompañando movimientos en cámara lenta, La increíble vida de Walter Mitty está más cerca de esos comerciales de compañías de telefonía celular y seguros de vida que del cine que nos recuerda que vivir es increíble. Es más distracción que mensaje.  

*** ***


CUADRO POR CUADRO

ESTA SEMANA ESCRIBÍ BAJO LA INFLUENCIA DE...

La primera imagen de Gone Girl, de David Fincher: http://www.pinterest.com/pin/153685406007940925/ .

La discografía de R.E.M. Porque sí.

Enjoy the experience: Homme made records 1958-1992: http://spoti.fi/1cZlDE0.

El divertidísimo trailer de Kung Fury, una película que todavía no existe, pero puedes ayudar a financiar en Kickstarter: http://www.youtube.com/watch?v=72RqpItxd8M.

Esta playlist navideña con canciones que no son estrictamente navideñas: http://bit.ly/1in2tPN.

El detrás de cámaras de Gravity, de Alfonso Cuarón. Para quienes no se subieron al tren en su momento, este clip nos recuerda el gran logro tecnológico que representa: https://www.youtube.com/watch?v=QxHc8Ns5g1c.

Las mejores portadas de revistas del año: http://www.creativebloq.com/graphic-design/10-inspiring-magazine-covers-2013-8134142.

Y las mejores portadas de libros del año: http://www.nytimes.com/slideshow/2013/12/13/books/review/15covers-slides-1.html?_r=0.

El billete de cinco dólares con la cara de Bill Murray: http://www.pinterest.com/pin/153685406007932454/.

*** ***


DULCERÍA

Cine en casa

Si estás corto de links sobre bebés haciendo cosas adorables para compartir en redes sociales, aquí tu salvación. Cardboard Box Office es un sitio web iniciado por los padres de un bebé que, luego de mudarse de país, encontraron un modo creativo de usar todas las cajas de cartón que requirió la mudanza. Ellos, su bebé y decenas de cajas de cartón, recrean imágenes de películas clásicas.

Link: http://cardboardboxoffice.com/.

twitter.com/macsimiliano