Bambi vs. Godzilla

"El Sorprendente Hombre Araña 2": se extraña a Raimi

La nueva regla dicta que, para mantenerse en el juego, todo estudio de cine que sea dueño de los derechos de algún cómic debe convertir ese cómic en megafranquicia.

Megafranquicia: dícese de aquella franquicia de cine con un universo tan vasto que no necesita reiniciarse después de una tercera secuela y puede derivar en series de películas dedicadas a segundos y terceros personajes. Harry Potter o The Avenger son ejemplos claros de megafranquicias.

 En apariencia, las nuevas películas de superhéroes se enfocan en las andanzas de un solo justiciero. Lo cierto es que esa narrativa individual ya no existe.  La película de un superhéroe se trata de algo más y de varios más. Y dura más de dos horas porque necesita tiempo y espacio para sembrar futuras premisas y encaminar la atención del espectador hacia una historia más compleja que se despejará no en una, sino en varias películas que llegarán en los próximos años.

 Por esta razón, El Sorprendente Hombre Araña 2 tiene esos problemas. 

 Su director, guionista y productores tienen la tarea de explicarnos que la vida de Peter Parker no es tan transparente y simple como la recordamos en las tres cintas de Spidey a cargo de Sam Raimi.  Para que Spiderman pueda ser megafranquicia, el director Marc Webb ha tenido que inflar el universo arácnido con aires de conspiración científica, intereses perversos de la iniciativa privada, secretos familiares y melodrama adolescente.

 El conflicto entre las obligaciones de Peter Parker y las responsabilidades de Spiderman llega a un punto crítico. Peter quiere continuar su noviazgo con  Gwen (Emma Stone), pero no olvida que le prometió a su padre mantenerla lejos de su vida de riesgo y peligro. Esta promesa lo atormenta más con la aparición de Electro (Jamie Foxx), un enemigo que puede controlar la electricidad y ha surgido en el lugar que encierra todos sus problemas: Oscorp.

 Empecemos por lo que funciona y está bien: Andrew Garfield reafirma su versatilidad en este papel, que lo mismo le exige hacerse el chistoso o llorar inconsolable.  Tiene incluso más carisma que Tobey Maguire. Su mancuerna con Emma Stone, como Gwen, es peculiar: Stone es actriz formada en la comedia, por lo que el recuerdo de sus papeles en Zombieland, Crazy, Stupid, Love o Easy A le da un aura mucho más interesante que la de “damisela en peligro” y forma con Garfield una pareja menos cliché.

 La diversión y el ritmo no se cuestionan en El Sorprendente Hombre Araña 2. A diferencia de todos los héroes de Marvel, que ya fueron dotados del cinismo y la arrogancia de la era actual, el universo de Peter Parker tiene todavía ese espíritu inocente del Marvel de antaño en el que Spiderman se permite combatir el crimen mientras cuenta chistes o hace comedia física. En la escena de pelea que ocurre en Times Square hay cabida hasta para un grupo de mirones sin quehacer que le aplauden y toman fotos mientras lo ven pelear a muerte con Electro.

 La misión inmediata (entretener durante dos horas y media efectivas de humor, romance y acción) se cumple. La misión a largo plazo (ramificar el universo de El Hombre Araña en una megafranquicia) tiene pinta de ser un caos.

 Su guión está saturado de subtramas. Tres villanos, un romance imposible, el verdadero pasado del padre de Peter Parker y una conspiración corporativa. Todo esto prepara el terreno para la tercera parte, aunque hace poco por darle valor al relato de la secuela que estamos viendo. Fundamentalmente, tiene los mismos conflictos de la película anterior. No cuenta nada nuevo. Nadie saldrá aburrido de una función de El Sorprendente Araña 2; eso no quiere decir que alguien saldrá apostando por ella. Se extraña el toque de Sam Raimi.  

• • •

Cuadro por cuadro

Esta semana escribí bajo la influencia de...

Donuts, de Jay Dilla: un disco del 2006 http://spoti.fi/1f9cuuD

 El póster de la edición 2014 del Festival de Cannes, con Marcelo Mastroianni http://bit.ly/1mn2FhK

 Wikipedia para flojos y sarcásticos: tldrwikipedia.tumblr.com

Este ensayo sobre cómo el cine comercial en la década de los noventa fue marcado por la figura paterna. http://bit.ly/1nhBIPh

 El tráiler completo de Gone Girl, de David Fincher http://bit.ly/1hGhBXU

 El tráiler de este documental que retrata la afición de ciertos hombres por la serie animada My Little Ponyhttp://bit.ly/1r7Oz4a Este tumblr que sigue una tendencia bastante bizarra: los boyfriend twins. http://bit.ly/1qhKB8B

 Esta selección de diez películas que no hay que perder de vista en la selección de Cannes 2014 http://bit.ly/1hZ2FFf

 El sorpresivo y creciente escándalo generado por un hombre que salió de la nada para acusar a Brian Singer (director de X Men: Days of Future Past) de abuso sexual. Se  sabe que esto es parte de un documental que aborda el abuso sexual en Hollywood y se espera que el acusador revele tres nombres más:  http://t.co/1aJFDiq1hj

• • •

Dulcería

Cuando el tatuaje roba cámara

Publicado por el canal de YouTube Tastefully Ofensive, este supercut titulado The Mark of an Actor, compendia escenas de películas en las que figuran tatuajes memorables. Destacan los de Viggo Mortensen en Eastern Promises de David Cronenberg y una de las primeras escenas de película en mostrar un tatuaje, que data de 1955.

 Link: http://bit.ly/1kN8a9G

• • •

http://twitter.com/macsimiliano