Bambi vs. Godzilla

"Maze Runner": su protagonista la salva

Sin señales de fatiga, la industria de las llamadas young adult novels adaptadas al cine mantiene a su audiencia satisfecha, recombinando la fórmula del redentor joven, el mundo distópico y su universo de héroes, víctimas y villanos. En esta línea de relatos llega Maze Runner, adaptación fílmica de la serie de novelas escritas por James Dashner.

Programada para estrenarse al término de la despiadada competencia del verano, en la que los superhéroes dominaron la taquilla, esta saga podría tener problemas para diferenciarse de historias que la antecedieron en pantalla con gran popularidad. Aunque no todo en ella es evocación y fórmula. Como características propias, su historia pesa más que el mundo en el que se desarrolla y su actor protagónico es tremendo.

Thomas (Dylan O’Brien) despierta sin memoria al centro de un gigante laberinto habitado por chicos de su edad que también han llegado ahí sin razón alguna. Abandonados a su suerte y sin información sobre el mundo exterior, esta comunidad de adolescentes se organiza para escapar del laberinto. Designan a corredores que durante el día buscan el camino de salida, esquivando el acecho de criaturas conocidas como penitentes. Como el recién llegado, Thomas es tratado como novato, pero pronto irá ganándose el respeto de su hermandad e irá perfilándose como corredor.

Puede ser que las referencias de fondo y forma en Maze Runner estén demasiado a flote. En sus dinámicas de grupo y la búsqueda de autoridad resuena El señor de las moscas, de William Golding. En su atmósfera misteriosa e inexplicable (incluso en las cuerdas de su banda sonora) se asoma LOST, de JJ Abrams. Entre capas y capas de déjà vus, su principal rasgo distintivo interesará a quienes sientan pereza por el ocupado mercado de best sellers juveniles hechos película.

En contraste con rivales de género como Divergent o The Hunger Games, el arranque de esta saga dirigida por Wes Ball se enfoca más en el lado humano de su premisa, la interacción de sus personajes y el liderazgo orgánico de su protagonista. Muy atenuados quedan la descripción física del futuro, el uso de tecnología dentro de la historia o el uso de efectos visuales en la producción de la cinta.

A diferencia de Katniss (de The Hunger Games) o Tris (de Divergent), quienes son llamadas a ser heroínas por circunstancias de la vida o designios genéticos, el liderazgo de Thomas se va justificando a lo largo de la trama como un mérito.

Sabiendo que, para filmar este guión, sólo dispondría de adolescentes y ningún actor octogenario de prestigio que entrara a calibrar el reparto, Wes Ball recurrió a “jóvenes veteranos” que dieran soporte. Así, en el inteligente casting, encontramos a actores como Thomas Brodie-Sangster o Will Poulter, cuyas caras nos son familiares desde los tiempos de Love Actually y The Chronicles of Narnia, respectivamente.

El indiscutible motor de esta franquicia es su actor protagónico, Dylan O’Brien. En una película sin grandes secuencias visuales, villanos intimidantes, ni un desenlace que simule el fin del mundo y de los tiempos, este actor de veintitrés años sostiene con rostro, actitud y presencia escénica dos horas de duración.

Los juegos del hambre ya no es la única que nos vendrá a la mente al hablar de blockbusters con carácter.

 

***

Dulcería

 

Cajitas felices para cinéfilos

Newt Clements es un artista de Los Ángeles que ha publicado en su Pinterest un board con diseños de cajitas felices de McDonalds con branding de películas clásicas y de culto. El toque final lo da el juguete alusivo a cada película: una navaja en la cajita de Showgirls, un Hannibal Lecter en camisa de fuerza en la de El silencio de los inocentes, una ziploc con polvo azul en la de Breaking Bad.

Link: http://www.pinterest.com/newtclements/happy-meals/

 

***

 

Cuadro por cuadro

 

Esta semana escribí bajo la influencia de...

 

Brill Bruisers, el nuevo álbum de The New Pornographers: http://spoti.fi/YTsj6Y.

 

Fleetwood Mac Rhiannon (Luxxury Edit): http://vimeo.com/81865132.

 

Este sketch que explica por qué en Starbucks nunca escriben tu nombre correctamente: http://youtu.be/hPbrlNsMTg4.

 

Esta fotogalería de padres que llevan a sus hijas al concierto de One Direction: http://bit.ly/1nbAvor.

 

La pésima pinta del nuevo Batimóvil, con cierto aire de camioneta de mamá que deja hijos en el colegio: http://imgur.com/nBZU3Ch.

 

El board de Pinterest de Amy Dunne , la protagonista de Gone Girl, de David Fincher. Sí, el Pinterest de una mujer muerta: http://www.pinterest.com/gonegirlmovie/.

 

Este recuento de las diez películas favoritas de la temporada de festivales de otoño: http://bit.ly/1rXzRg2.

 

Esa playera: http://bit.ly/1m4nwKg.

 

Esta lista de canciones de karaoke para estudiantes de Filosofía: http://bit.ly/1lLRoLH.