Bambi vs. Godzilla

"A la Mala"

María Laura (Aislinn Derbez) es una actriz desempleada que encuentra, o quizás inventa, un nicho de mercado bastante prometedor con el cual ganarse la vida mientras su gran oportunidad como actriz no llegue.

Mala -como la llaman sus amigos- es contratada por mujeres que quieren comprobar si sus parejas llevan la infidelidad en la sangre. Su método consiste en preparar una situación en la que los novios puestos a prueba le coqueteen o intenten seducirla para luego reportar el diagnóstico a sus novias. La efectividad de Mala irá aumentando su clientela a la vez que alejándola de su meta de ser actriz. Cuando parece que por fi n obtendrá el rol protagónico en una serie de televisión, Mala descubre que la productora de la serie pensó en ella por su fama de cazadora de infieles. La condición para quedarse con el papel es aceptar un último trabajo con el ex novio de la productora.

Después de haber hecho El cielo en tu mirada y Amor a primera visa, el director Pedro Pablo Ibarra parece proponerle matrimonio al género de la comedia romántica con una tercera película en su filmografía dedicada a la fórmula "chico conoce chica".

Teniendo en cuenta que su ópera prima fue un remake de Heaven can wait y Amor a primera visa se sentía demasiado emparentada con el éxito/temática de No se aceptan devoluciones, A la Mala es su película más original y poseedora de esa esencia descabellada y absolutamente improbable de las comedias románticas que su audiencia siempre compra.

En este caso esa esencia es la chica bellísima y talentosa que se las ve tan duras y tiene que caer tan bajo que se renta para tentar hombres, PERO su vida es tan romántica que en realidad nunca se acuesta con ellos. Quien acepte la convención disfrutará la película y probablemente no le molesten sus defectos.

Aunque no alcanza ritmo y humor constantes, el guión de esta comedia tiene bien estudiadas las romcoms gringas y de ellas aprende a no descuidar elementos que la mantienen a flote: las escenas clave entre los enamorados (cómo se conocen, cómo se enamoran, dónde surge el obstáculo), el grupo de amigos de la protagonista, el asistente ejecutivo del galán obligatoriamente millonario.

La dupla Aislinn Derbez y Mauricio Ochmann funciona.

Pudo haber funcionado al grado de irradiar química, de no ser porque uno de los dos está dando menos y se nota.

Ella, sin duda, nació para estar frente a la cámara y tener la atención de todas las miradas. Es esa primera gran impresión visual -tan madura y firme- que causa Aislinn Derbez la que no está a la par de su desenvolvimiento inseguro como intérprete. Ochmann, sorpresivamente, es un combo más balanceado de look, carisma y actuación.

El resto del reparto de A la Mala rescata lo afortunado de cintas desafortunadas. Está la sensacional Daniela Schmidt, que fue la más sobresaliente en Casi divas (2008) y aquí repite. Está Luis Arrieta, quien opacó al nieto de Tin Tan en Paradas continuas (2009), está Juan Diego Covarrubias, al que sólo habíamos visto en telenovelas y en su debut en cine no queda en desventaja entre los secundarios. Sobre este elenco, Pitipol Ibarra espolvorea cameos de Iván Sánchez, José Ron, Patricio Borghetti, Eugenio Derbez.

Con el guión a medio buen camino y un elenco que atrae y resuelve, la parte menos solvente resulta la realización de Ibarra.

Desde objetos como sillas o monitores de computadora que se atraviesan y arruinan tomas importantes, hasta descuidadas escenas de cama en las que una actriz se muestra topless sin propósito ni tratamiento visual alguno.

Con ciertos ajustes, aquí había una comedia superior.


***

Dulcería

 

Wes Anderson, la boutique


Se están tardando en hacer mercancía de las películas de Wes Anderson. Ropa, muebles, accesorios, papel de envoltura para regalos y, por qué no, también loncheras, peluches, disfraces como los de Frozen. Mientras esa idea millonaria no germine en la mente de los productores de sus películas, sus admiradores ya están tomando acción creativa.

Alberto Favaretto abrió en 2013 su tienda virtual en el sitio Etsy para vender libretas, carcasas de iPhone y hasta una línea de equipaje inspirado en el que aparece en The Darjeeling Limited.

Link: http://etsy.me/1FHyMkN


***

Cuadro por cuadro

 

ESTA SEMANA ESCRIBÍ BAJO LA INFLUENCIA DE...

Este artículo que expone la teoría más probable en torno a la desaparición del vuelo de Malaysia Airlines: http://nym.ag/1JX2loJ.

Este perfi l en video sobre el hombre que posiblemente fue inspiración para Don Draper, de Mad Men: https://www.youtube.com/watch?v=fnqBe2sWbHc.

La primera imagen del nuevo personaje de Eddie Redmayne, reciente ganador del Oscar a Mejor Actor: http://i.imgur.com/LLjTaGD.jpg.

Las declaraciones de Neil Blomkamp (el director designado para hacer la nueva Alien) sobre cómo se equivocó al filmar Elysium antes de tiempo: http://bit.ly/1wtEnGi.

El comentario de Sean Penn en los Oscar. Sí era tema porque nos recuerda que entre latinos somos políticamente incorrectos de nacimiento.

La discusión en Mx se trató de quién sí y quién no entendió el sarcasmo de Penn. En EU entendieron el sarcasmo pero aun así no lo toleraron. No es que los latinos toleremos llamarle a un cineasta El Negro o a un programa El Gordo y La Flaca. Ni siquiera nos detenemos a pensarlo. Haberle entendido al chiste de Sean Penn era la mitad del chiste

 twitter.com/amaxnopoder