Bambi vs. Godzilla

El diablo está en los detalles de 'La bruja'

Antes de cubrirnos los ojos y encorvar el cuerpo como defensa típica ante una película de terror, hay que saber que en La bruja, el director Robert Eggers tiene otras intenciones con nuestra mente y cuerpo. Combinando sensibilidades del cine de arte y de horror y pese a ser tres cuartas partes un drama familiar, este extraordinario debut cinematográfico hará que autoexploremos nuestra cinefilia para rectificar qué es adrenalina y qué es terror.

En Nueva Inglaterra del siglo XVII una familia es expulsada de su congregación puritana por no comulgar con el credo de la comunidad. Exiliado en el bosque, este matrimonio y sus cinco hijos construyen una granja para vivir. Un día, mientras Thomasin, la hija mayor, cuida a su hermano bebé, éste desaparece sin dejar rastro. La histeria religiosa de la época pronto hace su efecto.

Mientras que el padre se mantiene escéptico y la madre devastada, guardando luto al recién nacido, la inquisición comienza con Mercy y Jonas, los gemelos pequeños quienes, entre broma y broma, insinúan que su hermana entregó el bebé a una bruja venida del bosque. Conforme su familia empieza a considerar esta versión, Thomasin deberá defenderse y demostrar que no tiene un pacto con el diablo.

Como si fuera un gran inconformista ante el estado actual del cine de horror, Robert Eggers usa su primera película para proponer reformas. Lo primero que salta a la vista en La bruja es que se comporta como filme independiente: hecha por razones estéticas y no comerciales, naturalista en su tono, con personajes propiamente desarrollados.

El estilo depurado y la abstinencia de cualquier recurso obvio son tremendos aciertos pero no la gracia divina de su puesta en cámara. Eggers hace cambios de orden y proporción al formato tradicional de este tipo de relatos. Cambios que el director al servicio de una película mainstream no haría ni por equivocación.

Fijémonos en cómo la leyenda que señala en qué anécdotas está basada la historia aparece al final y no al principio. Este cambio de orden parece insignificante. ¿Lo es?

Luego está la bruja en cuestión; aparece muy al principio, en una escena tan gráfica y siniestra que nos hace pensar ¿si ésta es la introducción del personaje, qué nos deparan los siguientes dos actos? La bruja es el título de la cinta y un personaje que ronda a los granjeros sin ser la idea central que procurará nuestro miedo.

Eggers nos pide ponernos en el psique del creyente del siglo 17. En esa época, Satán y las brujas no fueron cuentos que se contaban para entretener, fueron una problemática real. La influencia de la bruja en la integración familiar es la película. Cuando sabemos que los personajes de una cinta de horror están en peligro de muerte, esto nos afecta por el placer de sentir adrenalina. Cuando Thomasin y sus hermanos peligran, la consternación se da porque son personajes que no fueron escritos con el único propósito de verlos morir. Esto nos lleva al logro más insólito de Eggerts: su excepcional reparto infantil. Gran parte del impacto de sus escenas de horror recae en estos chicos cuya actuación consiste en mucho más que cantar una canción tenebrosa o posar con ojeras. Su arco de personaje es adulto y complejo.

Temo que mis elogios jugarán en contra de La bruja, desanimando a una mayoría que simplemente busca llevarse un buen susto. A los que sólo esperan retorcerse de miedo en su asiento: también véanla. Sus contadas secuencias de miedo compensan absolutamente los minutos de drama y diálogo en dialecto antiguo. Casi olvido el más tremendo de sus aciertos: a diferencia de todas las películas de este corte, su final es claro y contundente.

En el fondo, La bruja es una auténtica cinta de terror porque no nos invita a tener miedo del diablo, sino a simpatizar con él.

Cuadro por cuadro
Esta semana escribí bajo la influencia de...
Oaxaca:
https://www.instagram.com/p/BFosi91sAUj/?taken-by=macsimiliano
https://www.instagram.com/p/BFqFvw7sAY_/?taken-by=macsimiliano

Esta entrevista incómoda a George Lucas: https://www.youtube.com/watch?v=beDN-q3UcbY

El disfraz de .gif de Travolta confundido: https://media.giphy.com/media/3o7qDOr1e4fObdQDvi/giphy-downsized-large.gif

Las canciones de Sentidos Apuestos: https://soundcloud.com/emptymty/sets/sentidos-apuestos-en-tus-cinco-sentidos

La reacción de este gato, viendo Psicosis, de Alfred Hitchcock: https://www.youtube.com/watch?v=cq_3w3f24Hk

Esta visita en video a la fábrica de Pantone: https://www.youtube.com/watch?v=zDGjb43ui4s

Perfumes con aroma a libro: http://marginalrevolution.com/marginalrevolution/2016/05/used-book-perfume-markets-in-everything.html

El póster de The Birth of a Nation: https://twitter.com/amaxnopoder/status/732647558799974402

Dulcería
'La master class' de Werner Herzog
masterclass.com es un sitio que lleva ya rato ofreciendo clases en diferentes disciplinas ofrecidas por figuras mundialmente reconocidas. Cuando recién lo descubrí, me pareció dudoso: una página en la que pagas considerablemente poco dinero por que Dustin Hoffman, Serena Williams, James Patterson, Usher, Annie Leibovitz y Kevin Spacey sean tus maestros y asesores. Uno de los últimos nombres en añadirse a su impresionante lista de maestros fue Werner Herzog quien, además de impartir veinte sesiones online, dará retroalimentación a los alumnos.
Link: https://www.masterclass.com/classes/werner-herzog-teaches-filmmaking

twitter.com/amaxnopoder