Bambi vs. Godzilla

"Jobs": funciona como la historia de una marca

En algún punto después de la muerte de Steve Jobs, fundador de Apple, se anunciaron dos proyectos cinematográficos en torno a su vida y legado.

Ambos tendrían un factor diferenciador. Uno tendría el aval de ser escrito por el guionista más prestigiado en cine y televisión, Aaron Sorkin. Y seguramente será una historia estimulante, con diálogos abundantes y complejos que será mejor ver en cámara lenta. El otro sería protagonizado por Ashton Kutcher, planteando el primer reto actoral para el actor de 35 años y el atractivo de explotar su parecido físico con Jobs.

Hasta el primer trimestre del 2013, la cinta encomendada a Sorkin, que se basará en la biografía oficial de Steve Jobs, se encontraba en el proceso de adaptación de libro a guión. La de Ashton llegó a las carteleras del país este viernes y se titula simplemente Jobs.

Su argumento abarca el origen y acenso de este gurú de la tecnología. Comienza en 1974, mostrándolo como un universitario descalzo y de mala reputación académica. Jobs intuye que su amigo Steve Wozniak acaba de descubrir algo grande cuando éste le muestra que ha logrado conectar un monitor de televisión a un teclado. A partir de ahí, vemos un proceso de décadas en el que irá inventando la cultura computacional: su determinación al vender a comerciantes las partes de una computadora que todavía no existía, su imparable búsqueda de inversionistas, su transición al corporativismo sin dejar de ser fiel a sus ideas y el rigor de su proceso creativo al liderar un equipo de trabajo.

Básicamente, todo lo que queremos refrendar sobre este prócer se encuentra aquí expuesto: Jobs fue un visionario perfeccionista que se propuso tocar la mente y el corazón de los usuarios de tecnología a través de productos que fusionaban forma y funcionalidad. Y esta misión de vida acabó marcando su personalidad como dictador, fanático y patán.

Sin síntomas de presión, ni entusiasmo ante la gran responsabilidad de tener que contar la vida de una figura fundamental y recién desaparecida, el director Joshua Michael Stern procede con tácticas bastante seguras y ordinarias: grandes anécdotas y momentos cruciales en la trayectoria de Jobs, musicalizados con temas que refuerzan el espíritu de las épocas que vivió, editados como parte de un gran montaje que transmite el paso del tiempo, el progreso, el crecimiento y la evolución. Para propósitos de entretener, la fórmula está bien. En lo general, Jobs no aburre, va al grano. En lo particular, resuena como la historia de cualquier emprendedor norteamericano.

Quizá la presencia de Ashton Kutcher sea la que define los alcances de esta película. Quizá sus realizadores optaron por un guión acorde al corto rango interpretativo de su protagonista, que se avocara más a la semblanza de hechos y acciones que al retrato complejo.

Presencialmente, el Steve Jobs de Kutcher convence. Al ponerlo a prueba en diálogos y encrucijadas dramáticas, por más voluntariosa, su apropiación del personaje es sólo superficial. Sirve para verla en un flashback. No para sostener la película entera.

Con un elenco gris y una línea argumental que no trasciende, Jobs dejará insatisfechos a los interesados en conocer a fondo al hombre detrás de Apple. La buena noticia es que esta cinta funciona mejor como la historia de la marca.

Como dato curioso, las similitudes de su historia con la de Mark Zuckerberg son interesantes.

***

CUADRO POR CUADRO

Esta semana escribí bajo la influencia de...

Este montaje de infomerciales con música de The Smiths: un estado de ánimo capturado en imagen y sonido: http://bit.ly/1f9uLao.

La pregunta: ¿Por qué comemos palomitas cuando vamos al cine? Smithsonian Magazine responde : http://bit.ly/17wJVWQ.

El couch gag (o cortinilla de entrada) de The Simpsons que dirigió Guillermo del Toro. No me encantó por estar saturado de referencias y autorreferencias, aunque no deja de dar orgullo: http://bit.ly/1dYk1gl.

El tráiler de este libro dedicado a la obra de Wes Anderson: http://bit.ly/1ge1VJi.

La lista de los libros favoritos de David Bowie: http://bit.ly/19eNtPV.

Parte de los archivos del programa Saturday Night Live, finalmente disponibles en YouTube: http://bit.ly/1937pVV.

La revancha de Mia Farrow, al confesar que el único hijo biológico que tuvo con Woody Allen, en realidad podría ser de Frank Sinatra: http://bit.ly/1bqSlmX.

Este artículo de The Hollywood Reporter que explica por qué la comedia romántica es un género que agoniza: http://bit.ly/16sQz2G.

Las primeras imágenes del rodaje de Interstellar, de Christopher Nolan: http://bit.ly/178Jtux.

***

DULCERÍA

Una antología sobre el diseño de pósters alternativos

El actual mercado del cine se rige por material promocional que acentúa la imagen de los actores, además de tener un criterio de diseño muy limitado. Matthew Chojnaki ha recopilado el trabajo de una red de diseñadores que reinventa el cartel de cine y traer el arte de regreso. El libro se titula Alternative Movie Posters: Film Art from the Underground y es digno de colección.

Link: http://amzn.to/1cJZjBl.

twitter.com/macsimiliano