Bambi vs. Godzilla

"Gravedad": en el año de la TV, Cuarón reinventa el cine

Precisamente en el año en el que la televisión se consolida como el arte narrativo de los tiempos que corren, Alfonso Cuarón abre una prórroga para el cine. Restaura nuestra fe y asombro en el séptimo arte con una cinta de acción minimalista, un poético drama espacial que vulnera hasta el cansancio físico.

Gravedad simplemente pone al espectador en la piel de dos astronautas en una misión fallida. La doctora Ryan Stone (Sandra Bullock), primeriza en misiones espaciales, y el veterano Matt Kowalsky (George Clooney) están a punto de terminar la reparación de un telescopio en la estratósfera terrestre cuando reciben la instrucción de regresar a su transportador inmediatamente. Un misil ruso acaba de destruir un satélite antiguo y la basura espacial creada por la explosión causará una reacción en cadena de destrucción que deben evitar. La doctora Stone desobedece la orden de interrumpir su trabajo inmediatamente. Los pocos segundos que tarda en reaccionar al llamado de su superior Kowalski es el tiempo en que la tormenta de escombros los alcanza y destruye su nave, dejándolos solos en el espacio. Kowalsky y Stone deberán ingeniárselas para regresar a la Tierra. Y uno de ellos está corto de oxígeno.

Haciendo uso inédito e histórico de la tecnología al servicio del cine, Cuarón propone al espectador un ejercicio de inmersión en el que fotografía (excepcional trabajo de Emanuel Lubezki), iluminación y sonido lo insertan durante hora y media en el espacio y su gravedad cero. Para reconocer el nivel de virtuosismo técnico frente al que estamos, hay que recordar que lo único que es real en pantalla son las cabezas de los actores dentro de su traje de astronauta. El resto fue colocado por computadora.

Gravedad es una enorme paradoja. Su génesis fue 99 por ciento tecnología (CGI fotorrealista, pantallas verdes) y uno por ciento humanidad (Clooney y Bullock como únicos actores); mientras que su lectura e impacto como historia son uno por ciento tecnología y 99 por ciento humanidad.

A diferencia de James Cameron, Ridley Scott y otros visionarios que desarrollaron tecnología que no existía para poder materializar sus películas, Alfonso Cuarón no invirtió cuatro años de su vida en crear un planeta con nuevas formas de vida o un mundo futurista que muestre a la civilización dentro de cien años. No. Cuarón pasó todo ese tiempo buscando nuevas formas de narrar algo básico. Transmitirnos conceptos primarios como el miedo, la fe, la confrontación a la muerte, el renacimiento como actitud.

Escrito por el mismo Cuarón y su hijo Jonás, el guión es súper sencillo. Eso sí, deliberadamente súper sencillo. Una vez que la premisa entra en marcha, no hay flashbacks a momentos dramáticos del pasado, no hay subtramas que ocurran en la Tierra, no hay antagonista, no hay nada más allá de lo que el trailer sugiere: dos astronautas flotando en el espacio y sus intentos por sobrevivir.

Sin oxígeno ni actores de reparto, Sandra Bullock y George Clooney sostienen admirablemente el peso de la narración, siendo Bullock quien se gana el respeto de los no pocos detractores que veían en ella el único lunar del proyecto.

Con su perfección audiovisual de pared a pared, Gravedad, de Alfonso Cuarón es la nueva vara con la que serán medidos los futuros clásicos.

Gravedad (Gravity. EU. 2013). Dirección: Alfonso Cuarón. Elenco: Sandra Bullock y George Clooney.

***

CUADRO POR CUADRO

Esta semana escribí bajo la influencia de...

La verdad sobre el misterioso incidente que el director Michael Bay sufrió en Hong Kong. Se habló de un hombre en drogas, de una banda de delincuentes, de un lunático y hasta de un zombie que entró al set a atacarlo. El director de Las Tortugas Ninja, explica lo que realmente sucedió: http://bit.ly/19MLXkF.

El trailer de The Grand Budapest Hotel, de Wes Anderson: http://bit.ly/16i5c39.

El desacuerdo entre director y estudio por el final de Noah, de Darren Aronofsky. Su tercer acto ha dejado inconformes tanto a judíos como a cristianos que ya la han visto en funciones de prueba. La cinta es una dramatización del episodio bíblico de el arca de Noé: http://bit.ly/1aKI53V.

La verdad sobre el caso Harry Quebert, de Joel Dicker. Creo que es el primer best seller del momento que leo: http://bit.ly/16DjRLn.

La urgencia de leer la autobiografía de Morrissey: http://amzn.to/15b6DCY.

Silence Yourself de Savages, que al final no resultó tan estridente como la primera vez: http://spoti.fi/18rOeQq.

La primera imagen de la nueva cinta de Woody Allen, Magic in the Moonlight: http://bit.ly/1d5SlIM.

HEll No, la primera cinta de terror inteligente: http://bit.ly/168eiox.

***

DULCERÍA

Un cortometraje complementario a Gravedad

Para seguir flotando con Gravedad, esta semana se dio a conocer un secreto bien guardado de la ópera espacial de Alfonso Cuarón. Existe un cortometraje complementario llamado Aningaaq, el cual nos cuenta la historia detrás de la voz con la que el personaje de Sandra Bullock logra comunicarse vía radio y brevemente al llegar a la cápsula rusa.

Aningaaq es un pescador inuit acampando sobre el hielo de Groenlandia. A través de su radio logra comunicarse con una astronauta que se encuentra a quinientos kilómetros de la Tierra. Ella no entiende su idioma, pero conforme escucha los ladridos de su perro y el llanto de un bebé, Aningaaq y su amiga efímera comienzan a entenderse.

El corto no está disponible en internet. Se espera que sea incluido en el material extra del DVD o Blu Ray.

twitter.com/macsimiliano