Bambi vs. Godzilla

"Gloria"

Fue tan incisiva la cobertura mediática del caso Trevi-Andrade que, diez años después de su carpetazo oficial, la idea de una película que revise la trayectoria de la cantautora regiomontana causó fatiga, escepticismo y aversión. Ésa es mi impresión. Como si se tratara de una cinta dirigida por Paty Chapoy con diálogos de Adela Micha, no fueron pocos los predispuestos ante Gloria, cinta que arranca el año cinematográfico mexicano provocando una conversación que hace diez años tuvo una sola voz.

La trama comienza a finales de los ochenta, con Gloria de los Ángeles Treviño Ruiz audicionando para Sergio Andrade y siendo reclutada por él como discípula artística. Y culmina en el año 2004, cuando Gloria Trevi sale de prisión. En medio se nos cuentan su preparación como compositora y cantante, su relación sentimental con Andrade, la intimidad del productor y manager con las adolescentes a su custodia, la invención de Gloria Trevi en los escenarios, el de las televisoras a su poder de convocatoria, los delitos por los que fue encarcelada, su trágica maternidad.

Una reacción común ante la ópera prima de Christian Keller es decir que no cuenta nada que no supiéramos. Pensar: “Este chisme ya me lo sabía”, como si ésta fuera una extensión del periodismo de espectáculos. Su función no es actualizar un chisme. Es dramatizar una leyenda del pop. Y en ese sentido, el hecho de reconstruir en pantalla todo lo que sabíamos del caso, lejos de ser inútil, es un riesgo bien manejado por sus realizadores. El guión de Sabina Berman identifica y organiza los momentos decisivos de Trevi. Los que marcaron su vida, los que influyeron en la historia de la música pop en México, los que cambiaron el rumbo del periodismo de espectáculos.

Reforzando el sólido arco narrativo de Berman están las actuaciones principales. Sofía Espinosa la tenía muy fácil y a la vez muy difícil: los buenos personificadores de Gloria Trevi abundan. Hombres y mujeres. Lo difícil era rebasar la imitación y apropiarse interiormente del personaje, lo cual consigue. Su estudio y rendición de Trevi son totales pero se nota —sobre todo cuando interpreta sus temas— que no busca ser indistinguible de la Gloria original. Se mantiene a una distancia mínima de ser su viva estampa, quizá demostrando que su interpretación no es un tributo de Aquanet y medias rotas. La escena en la que canta “El recuento de los daños” es quizá el momento en el que su parecido con la mujer que escribió y canta esa canción es asombroso. Siendo Gloria Trevi, Sofía es por mérito y designio, la estrella de este elenco. La buena noticia para sus compañeros actores es que en una película del clan Trevi-Andrade hay criaturas complejas y fascinantes para repartir. Todos alcanzan un personaje con potencial. Marcos Ruiz como Sergio Andrade es buen contrapeso dramático y da a la historia su dimensión escabrosa. Aunque la Mary Boquitas que le tocó a Tatiana del Real se queda corta en diálogos, su presencia es igual de importante para hacer verosímil al clan. También incluiría entre los aciertos del casting a Ximena Romo como Aline. Ella está situada en otra película (su tono actoral está perfecto para alguna comedia de Fernando Sariñana) pero no se la comen los otros.

Gloria es ejemplo parcial de una buena biopic, pues el rigor de su guión y actuaciones no está en su realización. Como director, hay que reconocerle a Christian Keller el temple de pelear por los derechos de esta historia y conseguir que el mismo hombre que le dio dinero a Peter Jackson para filmar El señor de los anillos le financiara a él su película sobre una cantante que nunca ha hecho crossover. La hazaña de Keller se detiene al no imaginarse con precisión su película. Por tramos es romántica, ligera, con números musicales; después realista, densa y con desnudos frontales.

Algo crucial tienen en común Gloria, la cantante, y Gloria, la película: dividirán opiniones sin dejar a nadie indiferente.


***

Dulcería


Cómo Christopher Nolan evitó el croma en "Interstellar"

Es bien sabido que Christopher Nolan es un purista y obsesivo de la técnica. Prefiere el celuloide para filmar, ingenia métodos y aparatos que le permitan imprimir el mayor realismo a sus imágenes y evita el uso de croma (o pantalla verde) en secuencias que deberían ser completadas en postproducción. El realizador británico le contó recientemente al The New York Times cómo logró filmar las escenas que ocurren en el espacio, así como en otros planetas.


Link: http://yhoo.it/1AqSLny



***

Cuadro por cuadro

 

Esta semana escribí bajo la influencia de...


La historia de la mujer que inspiró Disco 2000, de Pulp. Murió esta semana: http://bit.ly/1AiOJML.

X Ray Audio, el proyecto de edición del libro que recopila el contrabando de música censurada en los países de la Unión Soviética a través de radiografías de hospitales: https://x-rayaudio.squarespace.com/.

La carta de fin de año de Bono: http://www.u2.com/news/title/little-book-of-a-big-year/.

“Motherless child”, de Eric Clapton: https://www.youtube.com/watch?v=A7zoudZMxVE.

Las peores películas del 2014 reseñándose a sí mismas: http://www.slashfilm.com/worst-movies-of-2014/.

El libro sobre la investigación que realizó Sabina Berman para escribir el guión de Gloria: http://bit.ly/1xlN9Kk.

Daft Punk en versión Lego: http://www.pinterest.com/pin/153685406010009626/

 No es oficial, pero puede serlo si se lo proponemos a Lego en este sitio: https://ideas.lego.com/projects/40291.

El anuncio de un episodio de The Simpsons escrito por Judd Apatow hace veinte años: http://t.co/sBIa2x09Iz.

La exhibición sobre Stanley Kubrick en México. El 6 de marzo se inaugura en el Museo de Arte Contemporáneo de Monterrey.


twitter.com/amaxnopoder