Bambi vs. Godzilla

"Éxodo: Dioses y reyes"

En una entrevista para la BBC, el académico David Shepard, autor de The Bible on Silent Film, señala que el cine sólo ha recurrido a la Biblia cuando ha estado bajo amenaza como medio de expresión. A comienzos del siglo XX se hicieron películas de tema religioso para reiterar que el Séptimo Arte era un invento de buena naturaleza y no una fuerza maligna. En los cincuenta y sesenta se produjeron Sansón y Dalila, Los 10 mandamientos y Rey de reyes para hacer frente a la llegada de la televisión como nuevo arte narrativo. En 2014, es otra vez la televisión y su sucesor, el streaming, los que debilitan el impacto cultural de la pantalla grande. Y entonces se anunció un remake de Ben-Hur y vino Noé, de Darren Aronofsky. Pero sobre todo Ridley Scott, quien producirá una cinta sobre David y Goliat, una serie sobre Jesús de Nazaret titulada Killing Jesus y Éxodo: Dioses y reyes, que este fin de semana se estrena en México.

Scott nos sitúa en el año 1300 AC para narrarnos la liberación de 400 mil hebreos esclavos, liderados por Moisés (Christian Bale siempre comprometido en su papel) en contra de su hermano adoptivo, el faraón Ramsés (Joel Edgerton).

¿Era necesario este regreso a la épica religiosa? ¿Pueden las sagradas escrituras ser material para la clase de películas que Hollywood pondera? La respuesta es algo parecido a un sí.

Teniendo en cuenta que hace más de cincuenta años no veíamos esta clase de cine (La Pasión de Cristo de Mel Gibson es excepción; fue producida a espaldas del sistema del cine americano) Dioses y reyes hace presentable para las audiencias de hoy —en términos de ritmo, concepto de héroe y lenguaje visual— el segundo libro de la Biblia. Además de un intento por reafirmar la relevancia del cine a través de superproducciones con temas que le hablen al oído al gran público, ésta también es una forma de decir: si se trata de llevar al cine los libros más vendidos, adaptemos entonces el más vendido de los más vendidos. Otro modo de ver el asunto es reconocer que no ha hecho falta filmar la Biblia, ya que las franquicias más importantes en la historia del cine (desde Star Wars hasta Harry Potter) tienen premisas fácilmente vinculables con el cristianismo.

Como intérprete de la Biblia ante una audiencia que se ha interesado en nuevos best sellers, Ridley Scott aprovecha esta oportunidad para reavivar el olvidado diálogo entre religión y cine con su versión inconforme, polémica y oscura del Libro del Éxodo. Encontramos a Moisés en edad adulta, barbárico como líder de las fuerzas armadas y esquizofrénico al comunicarse con un Dios personificado por un niño de diez años con el que tiene pláticas desenfadadas más que místicas.

El debate en torno a las ideas provocadoras de Éxodo sucedería de no ser porque otros factores distraen demasiado. Por un lado está el look genérico de todas las ficciones históricas de Ridley Scott. Misma banda sonora con coros estilo Dead Can Dance, mismo despliegue de vestuarios y sets, misma fotografía. Como experiencia visual, Éxodo es inseparable de Gladiador, Kingdom of Heaven y Robin Hood. Todo lo contrario podemos decir de las obras sci fi de Scott, en las que el diseño de producción es memorable y único.

La controversia a la que debería incitar su guión termina siendo generada por el elitismo de su reparto; actores caucásicos interpretando personajes de origen africano. Independientemente de lo injusto y racista que haya sido no contratar minorías étnicas en esta producción, la idea de representar Egipto con británicos y gringos con bronceado nivel Kardashian y arrogante acento inglés es ridícula.

De todas las películas que he visto este año, Éxodo se siente la más misógina. Ciertamente a la Biblia y la industria del cine los une la participación sumisa de la mujer. No debería ser sorpresa que aquí los personajes femeninos sean opacos. Éxodo no es la típica cinta dominada por hombres, es una película en la que la cámara muestra a la actriz con el propósito de que la veamos impotente, haciendo absolutamente nada. Lo que le hacen a Sigourney Weaver como Tuya, la madre de Ramsés, es imperdonable.

Polémica a nivel superficial y con una postura que se pierde entre su fastuosa y genérica producción, Éxodo: Dioses y reyes confirma que la épica histórico-religiosa no es el fuerte de Ridley Scott.


***

Dulcería

 

Hollywood visto a través de Kodachrome

A finales de 1930 y la década de 1940, el mundo pasó de ver a Hollywood en blanco y negro y comenzó a experimentarlo en color. Kodachrome fue la marca de película que llevó estrellas de cine imposiblemente coloridas y perfectas hasta las salas de cine, revistas y casas. En el libro Hollywood en Kodachrome, David Testamentos recoge algunas de las imágenes más brillantes del Hollywood de 1940, incluyendo fotografías fijas de Fred Astaire, Lucille Ball, Marlene Dietrich y Frank Sinatra.

Link:

http://www.vanityfair.com/hollywood/2013/11/rare-photographs-sinatra-lucille-ball-dietrich-kodachrome


***

Cuadro por cuadro


Esta semana escribí bajo la influencia de...


Esta teoría sobre cómo Kevin McAllister, el protagonista de Mi pobre angelito, se convirtió en Jigsaw, el asesino de Saw: http://grantland.com/hollywood-prospectus/did-kevin-from-home-alone-grow-up-to-be-jigsaw-a-deadly-serious-investigation/.

La biografía de Twitter de Arnold Schwarzenegger: https://twitter.com/Schwarzenegger.

El trailer de Terminator Genisyshttps://www.youtube.com/watch?v=62E4FJTwSuc.

La programación del festival de Sundance 2015 y, en particular, la premisa del documental The Wolfpack: http://www.indiewire.com/article/6-hidden-gems-in-the-2015-sundance-film-festival-lineup-20141203.

Saber que la próxima película de Alex de la Iglesia será con Raphael: http://cadenaser.com/programa/2014/09/05/hoy_por_hoy/1409872628_850215.html.

El menú subconsciente de Pizza Hut: https://www.youtube.com/watch?v=HRFn32N7KFY.

El interiorismo del restaurante Hueso, en Guadalajara: http://huesorestaurant.com/.

Los 10 mejores comerciales del año, según AdWeel: http://www.adweek.com/news-gallery/advertising-branding/10-best-ads-2014-161692.


twitter.com/amaxnopoder