Bambi vs. Godzilla

"Escándalo americano": un director en busca de estilo

Desde hace cuatro años, David O. Russell ha venido repitiendo el elenco de sus películas. Se aferra a estos actores, alineándolos como una banda de rock a la que no quiere desintegrar. La actuación es el único sello que distingue su trabajo, en tanto que sus guiones y lenguaje visual no dejan una impresión perdurable.

Este año, por tercera vez consecutiva, una de sus películas está nominada a todo aquello que nos haría aguantarnos las ganas de ir al baño mientras vemos la entrega del Oscar: película, dirección, actuaciones principales y de reparto, y guión. Tiene fuertes probabilidades de ganar. Pero ni todo ese oro lo instalaría dentro de los grandes cineastas norteamericanos.

Escándalo americano, su nueva cinta con esta banda de rock (Christian Bale, Amy Adams, Bradley Cooper, Jennifer Lawrence) recrea la época de los setenta y se inspira, ligeramente, en un sonado caso policiaco de aquellos tiempos.

Irvin Rosenfeld (Bale) es un estafador que, para evitar una sentencia en prisión, cooperará con el agente del FBI Richie DiMaso (Cooper), ayudándolo a capturar a funcionarios y mafiosos corruptos de Nueva Jersey mediante elaboradas trampas de persuasión.

Pese a que como espectadores seremos reconfortados con un punto de partida, tres actos, conflicto, giros dramáticos y desenlace, es difícil no sentir que la historia pasa a un segundo plano en el cine de O. Russell. Nada está en juego, no hay consecuencias, nadie peligra, poco importa qué rumbo toma la historia. Todo mundo se está divirtiendo, incluidos nosotros. En parte, esto se debe a que Escándalo americano es comedia, no drama. El reproche es válido de todas formas: para tratarse de lo que la gente hace para sobrevivir, es demasiado inofensiva.

Suficiente con el guión; va a parecer que no recomiendo esta película. Digamos que mi pasada observación fue para medir su fuerza frente a las otras nominadas al Oscar en la terna de Mejor Película.

Si la historia ocupa el asiento trasero, el reparto se turna el volante. Interpretando diferentes versiones de humanos que crean su fachada para ser tomados en serio por la sociedad, la banda de rock de O. Russell da tremendo concierto. Si me preguntan a mí, Amy Adams es quien más brilla en un papel diferente y liberador para su carrera. Ella es la amante del personaje de Christian Bale, y la mujer que lo impulsa a arriesgar más como estafador. Bale, por su parte, como el estafador que coopera con el FBI, es otro que cambia de piel en un rol contenido, a veces patético, incluso tierno. Quizá demasiado joven en aspecto pero definitivamente capaz en talento, Jennifer Lawrence da vida a la inmadura y problemática esposa de Irvin, demostrando que la comedia (y las sagas post apocalípticas, y el drama, y el cine independiente) también es lo suyo. Bradley Cooper es el desaventajado entre estos grandes. Cumple como el ingenuo que muerde la carnada. Nada más.

La conversación en redes sociales y blogs en torno a la última de David O. Russell está inclinada a compararla con Goodfellas, de Martin Scorsese. Los detractores han fundamentado bien su caso al considerarla una versión pasteurizada del clásico de gángsters de 1990. Yo intervendría en este debate para mencionar algo que están pasando por alto: a diferencia de cualquier cinta de Scorsese, el corazón de Escándalo americano son mujeres con poder. A diferencia de Scorsese, O. Russell puede, sabe y quiere dirigir mujeres frente a la cámara.

Lo que no salva a Escándalo americano del escrutinio crítico es compartir tema con El lobo de Wall Street. Ambas desenmascaran la moral del estadunidense, siendo la de Scorsese la más valiente, la que hace pensar y discutir.

Para dos horas de amenidad, sensualidad, actores gozando su papel y nostalgia, quédese con ésta, la de David O. Russell. Por proteger al espectador, ser ágil, sexy y poco demandante tiene fuertes probabilidades de llevarse el Oscar. Que lo merezca, es otra historia.

Escándalo americano (American Hustle. EU. 2013). Dirección: David O. Russell. Elenco: Amy Adams, Christian Bale, Jennifer Lawrence, Bradley Cooper.

***

CUADRO POR CUADRO

Esta semana escribí bajo la influencia de...

Las nominaciones a la entrega 86 del Oscar. Sin sorpresas: http://oscar.go.com/nominees.

Toda esa conversación en redes sociales (politizada y un poco exagerada) sobre si el triunfo de Alfonso Cuarón no debe ser considerado un triunfo para México.

Esta entrevista con Phillip Castle, quien diseñó los pósters de A Clockwork Orange y Full Metal Jacket para Stanley Kubrick: http://bit.ly/1dvUJt3.

Esta conmovedora noticia sobre el hombre que inventó el nombre de Pixar: http://bit.ly/1acZ4Rl.

Este recuento que hace una modelo que aparece en la escena de la orgía en el avión en The Wolf of Wall Street: http://bit.ly/19a0lCy.

El póster de Cooties, la comedia de terror sobre un misterioso virus que ataca sólo a niños de primaria. Protagoniza Elijah Wood y se estrena en el festival de Sundance: http://bit.ly/LpYOmO.

Esta foto de la reacción del público que vio Psicosis, de Alfred Hitchock. el día original de su estreno: http://bit.ly/1mgBu94.

***

DULCERÍA

Sobre nuestra mala memoria para citar películas

Esta galería tomada de Imgur muestra algunos ejemplos de cómo los cinéfilos recordamos mal algunas de las líneas más populares en la historia del cine.

Link: http://imgur.com/gallery/E3F65.


twitter.com/macsimiliano