Bambi vs. Godzilla

"Día de las Madres"

Si se trata de pagar con sufrimiento, y de una vez por todas, la angustia que hemos causado a nuestras madres a lo largo de la vida, entonces merecemos ver Día de las Madres, la más reciente película de Garry Marshall.

Pese a que su nombre no es inmediatamente reconocible, este director es responsable no digamos de las mejores pero sí de algunas de las comedias más permanentes en la cultura popular (Beaches, Pretty Woman, Frankie and Johnny) al igual que autor de las peores, como ésta que llega a salas de cine este fin de semana. En algún momento de su carrera, Marshall se propuso hacer películas que suceden durante días festivos. Anteriormente estrenó Día de San Valentín y Año Nuevo, en las que actores considerablemente atractivos y vigentes aceptaron perder visibilidad y compartir el reflector tal vez bajo la promesa de que aparecerían en la nueva Love Actually.

Procurando ser multicultural, diverso e inclusivo en su tributo fílmico a la maternidad, Marshall piensa en una gama de mujeres en la que Julia Roberts es una celebridad de televisión que vende joyería, Jennifer Aniston es una madre divorciada con la paranoia de que la nueva mujer de su ex esposo le robará el cariño de sus hijos; Kate Hudson y su hermana llevan una vida que mantienen en secreto a sus padres racistas y ultraconservadores: una está casada con un indio y la otra es lesbiana, casada con otra mujer y con un hijo de donador de esperma. La madre más joven es Britt Robertson, quien a su vez es hija adoptiva y está armándose de valor para ir a conocer a su madre biológica.

Es fácil ceder a la invitación que nos hace Día de las Madres: el punto de partida de sus premisas es aceptable y a Julia, Jen y Kate las hemos visto en suficientes comedias románticas respetables como para confiar en ellas con ojos cerrados. El problema de estas cintas que giran en torno a fechas especiales es el poco esfuerzo que hay en su guión al decidir qué contarnos y qué omitir, cómo interconectar y cómo resolver. Si Día de San Valentín y Año Nuevo fueron desafortunadas aunque llevaderas, Día de las Madres es una desgracia en la que nos faltará fuerza de voluntad para acabar de verla.

Comienza muy abajo, con chistes tibios, con ese ritmo de la escena en la que alguien no escuchó el despertador y se le hace tarde para empezar el día (ritmo que permanece de principio a fin.) Ni siquiera hay vistas panorámicas de alguna gran capital que por lo menos alimenten nuestro instinto turístico; todo transcurre en la noble, pero poco cinematográfica Atlanta.

La presunta ventaja de este cine acerca de festividades es su universalidad. Todos hemos pasado por ese día internacional en el que lo que se celebra termina sacando a flote insatisfacciones y traumas. La Navidad deprimente, el San Valentín solitario, el Año Nuevo accidentado. Al saber que el título de la película es justo el nombre de esas festividades, pareciera que la historia y sus chistes se contaran solos. Para mala suerte de Garry Marshall, su comedia del 10 de mayo no se cuenta espontáneamente, tiene incongruencias, diálogos que sobran y un patrón rarísimo en el que actores desconocidos y malos para la comedia física reciben momentos completos para lucirse con algún monólogo breve.

La incongruencia mayor es Julia Roberts. No nos debería de afectar o incumbir que cobró tres millones de dólares por hacer esto, salvo que sí nos incumbe porque es muy notorio que su personaje nos queda a deber escenas y diálogos básicos. En los primeros dos actos aparecen una asistente personal y un manager con los que jamás comparte una escena. Y en el momento más importante de su personaje, cuando se reencuentra con su hija (esto lo sabemos desde el trailer), Garry Marshall se va a negros y pasa a la siguiente escena. Como éste, hay ejemplos cada cinco minutos.

Si la intención fue capturar ese sentimiento de insatisfacción que a veces nos invade durante las festividades familiares, misión cumplida.

Cuadro por cuadro
'Esta semana escribí bajo la influencia de...'

The colour in anything, el nuevo álbum de James Blake: https://open.spotify.com/album/1WyrGCkFDlH1xPadZ5qTkL

El festival de cine más peligros del mundo: http://www.theverge.com/2015/6/17/8792169/nitrate-picture-show-film-conservation-festival

La música de la serie de Nickleodeon The Adventures of Pete & Pete: https://open.spotify.com/album/1cqCEa8ldM7nwcEINzz8MA

La gente que hace trampa en las filas: https://twitter.com/amaxnopoder/status/728274217741869056

La entrevista de Woody Allen para The Hollywood Reporter: http://www.hollywoodreporter.com/features/woody-allen-interview-he-wont-889678

Jurassic Parkour: https://www.youtube.com/watch?v=v71to9IHALc

Este perrito, cantando "Do the hustle": https://www.youtube.com/watch?v=CjytAc-quyI

El estudio de Tadao Ando, en Osaka: http://thespaces.com/2016/05/04/inside-concrete-atelier-japanese-architect-tadao-ando/?utm_source=social&utm_medium=twitter&utm_content=v1buttons

Dulcería
Las verdaderas más taquilleras
Cuando se habla de las películas más taquilleras de la historia el parámetro que no se considera es el que más hace la diferencia: la inflación monetaria. Mientras que la industria de la música contabiliza las unidades vendidas y no el dinero total recaudado, la industria del cine cae en un cálculo inexacto al hablar en términos de dinero y no de cantidad de boletos, ya que el valor del dólar ha fluctuado con el paso de las décadas. El sitio web Box Office Mojo presenta una lista de cuáles serían las películas taquilleras en la historia si se ajustara a los cambios de inflación. El resultado es un orden de películas muy distinto al que conocemos.

Link: http://www.boxofficemojo.com/alltime/adjusted.htm

twitter: @amaxnopoder