Bambi vs. Godzilla

"Cercana obsesión": tan mala, que es buena


A menudo me siento tentado a recomendar películas malas que, de tan malas, son buenas. Luego, tomo conciencia del costo del boleto del cine y no me siento a gusto haciendo recomendaciones irónicas.

Por esta vez lo voy a hacer.

Creo que la película de la que voy a hablar lo amerita. Advierto que, de tan mala, es buena. Y no hago reembolsos.

En Cercana obsesión (The boy next door) Jennifer Lopez interpreta a Claire Peterson, una mujer recién separada de su esposo, luego de haberlo sorprendido engañándola con su secretaria.

Claire comienza a sentirse atraída por Noah (Ryan Guzman), el amigo de su hijo adolescente que acaba de mudarse a la casa de a lado y vive con su tío. Consciente de la diferencia de edades y el hecho de que Noah va a la misma escuela en la que ella es maestra de literatura, Claire decide no involucrarse con el nuevo amigo de su hijo. Lo que no podrá controlar es la voluntad de Noah. Resentido y obsesionado con ella, el chico de a lado comenzará a acosarla a extremos peligrosos.

Desde su arranque, esta cinta nos entrega en bandeja de plata las señales que la delatan como una mala muy buena: abre con Jennifer Lopez haciendo ejercicio mientras tiene un ataque de fl ashbacks que nos ponen al corriente de todo su bagaje personal: el pleito con su marido y cómo esto ha afectado la conducta de su hijo. El conflicto podría haberse expuesto sutilmente, con un par de diálogos o situaciones posteriores.

Es el hecho de aventarnos todo en la cara cuando apenas comienza la película lo que augura más desastres narrativos.

Mi placer culpable favorito en Cercana obsesión es el personaje de Jennifer Lopez. Maestra de literatura. Ella enseña los clásicos. De La Ilíada, de Homero, para arriba. Es injusto insinuar que JLo sólo puede aspirar a personajes tan complejos como la personalidad que transmite en sus videos musicales. Es injusto, hasta que vemos esa maravillosa escena en la que su mejor amiga (Kristin Chenoweth) la invita a una cita doble y el prospecto al que le presenta se burla de ella por enseñar literatura. Él le dice que estudiar algo así no redituará a un estudiante económicamente.

Jenny from the block lo deja callado al decirle que JK Rowling estudió los clásicos de la literatura... y es BILLONARIA. Toma eso.

El villano que desplaza esta historia hasta el género thriller psicosexual es Ryan Guzmán como Noah. Él comienza a seducir a Claire citando a Homero y dejando en claro que cuando no está quemando neumático en su camioneta con playeras entalladas y sin mangas, lee a los griegos, como cualquier chico que representa más años de los que tiene. También es mentor social del hijo asmático e impopular de Claire, con el que se supone que comparte edad y más bien parecen tío y sobrino.

Ligar y aumentar la tensión sexual hablando de autores de la edad de bronce es el comienzo de una serie de absurdos que irá escalando en diversión.

Si bien es comprensible que alguien no pueda vivir sin Jennifer Lopez, la transición de Noah del vecino hottie a psicópata que te hace temer por tu vida se da en un parpadeo. ¿Me perdí la escena en la que se gradúa con honores de la escuela de stalkers de Glenn Close en Atracción fatal?

¿En verdad esperan que nos creamos que se acostaron una sola vez y la educación superior de Jennifer Lopez triunfó sobre la tensión sexual entre ella y el vecino? Probablemente no. Ahí reside el placer que algunos podrían encontrar en Cercana obsesión: en el modo fantasioso, desvergonzado y excesivo en que pinta un romance prohibido, en que nadie espera que JLo ofrezca una interpretación convincente.

En nuestro mundo, esta relación enfermiza se hubiera resuelto con monotonía y el paso del tiempo.

En nuestro mundo. En el de su guionista, Barbara Curry, sólo se puede solucionar con amenazas de bully de prepa, mucho tóner (porque el stalker imprime muchas copias de sus fotos íntimas con Claire) y queroseno.

Bienaventurados los irónicos que la disfrutarán ampliamente.


***

Dulcería

 

Las recámaras de la pubertad


Luke Goodswell tiene un proyecto encantador: compilar escenas de películas que muestran recámaras de adolescentes. Es un modo diferente e interesante de estudiar cómo el cine retrata la pubertad.

Su sitio en tumblr tiene una buena colección de fotos fi jas de cintas inconfundibles.

Link: http://teenagebedroomsonscreen.com/



***

Cuadro por cuadro

 

ESTA SEMANA ESCRIBÍ BAJO LA INFLUENCIA DE...


Tres días en el festival South by Southwest en Austin, Texas. Mi irrelevante cobertura en Vine: https://vine.co/u/913681698670125056.

La música de Ibeyi: https://www.youtube.com/watch?v=lHRAPIwsS5I.

Y la de Tobías Jesso Jr: https://www.youtube.com/watch?v=TEeueAZUVeM.

Procrastinar feliz en lingscars.com, el sitio web que la empresaria china Ling Valentine ha creado para promover su empresa de renta de autos. Atención a la sección de videos en la que una de sus empleadas canta karaoke.

Las peores cosas de internet, el torneo: http://www.sbnation.com/2015/3/15/8218435/worst-internet-things-bracket.

First and final frames: un video ensayo que examina lo que podemos aprender si contraponemos el primer y último cuadro de una película: https://vimeo.com/122378469.

La escandalosa moda de cargar bebés en bolsas modelo Birkin de la marca Hermès: http://kottke.org/15/03/wealthy-women-are-putting-their-babies-in-birkin-bags.

La tarjeta de presentación de Patrick Bateman (American Psycho) en forma de iPhone case: https://www.pinterest.com/pin/153685406010476275/.


twitter.com/amaxnopoder