Bambi vs. Godzilla

"Cantinflas": falta el detalle

Este será recordado como el año en el que nuestro cine exploró el género biográfico. Cintas como Obediencia perfecta, de Luis Urquiza; Huérfanos, de Guita Schyfter y Gloria, de Christian Keller son ejemplos de esta fructífera exaltación de la biopic; a veces exitosa en crítica, a veces exitosa en taquilla y en lo general relevante como conversación entre audiencia, medios de comunicación y realizadores.

El caso más resonante de este eje en el año cinematográfico es Cantinflas, de Sebastián del Amo, que rinde tributo al mimo de México.

Narrativamente situada entre el surgimiento artístico de Mario Moreno en el underground de las carpas y su consagración como nominado al Globo de Oro por su actuación en La vuelta al mundo en ochenta días, esta producción se centra en la anécdota histórica y el carisma del mito, pensando estratégicamente en lo que su audiencia nostálgica desea ver: el estrato humilde del comediante, su debut en el teatro de carpa, su amistad con su descubridor, Estanislao Shilinsky; su complicado matrimonio y su coexistencia con otras luminarias de la época de oro del cine mexicano.

A mitad del segundo largometraje que Del Amo ha dedicado a leyendas del cine mexicano (el anterior fue El fantástico mundo de Juan Orol) nos damos cuenta de que su ambición es la de un homenaje y no la de una biografía.

Transmite admiración, engrandece a su protagonista, romantiza la época que describe, señala méritos, simplifica aspectos delicados de su personalidad y trayectoria. Fuera de este retrato quedan momentos que expongan la complejidad, el carácter y la psicología de Mario Moreno. Y no es del todo claro si este manejo complaciente del personaje es debilidad o decisión de su guión.

La gracia redentora de Cantinflas se llama Óscar Jaenada, un catalán que estudió milimétricamente a Mario Moreno y lo interpreta endemoniadamente bien en una actuación que tutea a la de Robert Downey Jr en Chaplin.

Es cierto: su actuación impresiona a nivel físico. Esta superficialidad, sin embargo, no es impedimento de Jaenada. Es ambigüedad de su guión al construir escenas que no se asoman más allá del gesto y la trivia cinéfila.

Irónicamente, Mario Moreno y Óscar Jaenada tienen algo en común. Ambos fueron criticados por conseguir un papel de nacionalidad ajena a la suya (Cantinflas como Passepartout en La vuelta al mundo en ochenta días, Jaenada como Cantinflas en esta película.) Mario Moreno calló bocas al ganar el Globo de Oro por dicha interpretación. Óscar Jaenada merece un reconocimiento similar y va en la misma dirección. Con el estreno de Cantinflas en Estados Unidos y la noticia de que representará a México como producción elegible para la terna del Oscar a Mejor Cinta Extranjera, el escenario en el que Jaenada es nominado a un Oscar de actuación suena excesivo (teniendo en cuenta lo agresiva y politizada que es la competencia en una terna como la de Mejor Actor). Premiado o no, su actuación es extraordinaria.

Alrededor de Jaenada, el desnivel en el resto del elenco es pronunciado. Luis Gerardo Méndez se aferra con su vida al acento extranjero de Shilinksy como única herramienta de personificación. ¿El resto? Hace caricaturas de María Félix, Elizabeth Taylor, Emilio El Indio Fernández, entre otros.

¿Puede una actuación volver una película inmune a las críticas negativas e impulsar definitivamente su éxito? Por supuesto que sí. Cantinflas es el vehículo de Óscar Jaenada a la vez que Óscar Jaenada es el vehículo de Cantinflas.

 

***

Dulcería

 

La racha viral de Auralnauts

“Creemos que cada película estaba pensada para ser una comedia, pero a veces sus creadores olvidaron poner las bromas en ellas o las removieron intencionalmente. Nuestra misión es reintegrar el humor en películas donde sentimos que hacía falta y ocasionalmente, sin avisar, intentaremos hacerte bailar”.

Este es el manifiesto del colectivo web Auralnauts, que lleva dos semanas en el timeline de todos, gracias a videos como aquel que nos hace reconocer lo tediosa que es Star Wars sin la música de John Williams, y el más reciente en el que continúan parodiando la franquicia creada por George Lucas, esta vez con una versión del Episodio II titulada The Friend Zone.

 

Link: https://www.youtube.com/watch?v=gI8aSJBC9u0

 

 

***

 

Cuadro por cuadro

 

Esta semana escribí bajo la influencia de...

 

Un fin de semana en San Miguel de Allende.

 

Los siete libros de Harry Potter en un cómic: http://bit.ly/WxpMxt.

 

“In the house of yes” de Mr Twin Sister: http://bit.ly/1uNlCPT.

 

Whoisu2.com, el sitio web que reúne las reacciones ante el nuevo disco gratuito de U2 que Apple nos regaló y colocó automáticamente en nuestro iTunes.

 

El trailer de Big Eyes, la primera cinta en la que Tim Burton rompe su rígido molde de temas y estilos. No veíamos algo así desde Big Fish: http://bit.ly/1o91x0s.

 

Esta foto de Groucho Marx bailando con Diana Ross: http://bit.ly/XS7o3x.

 

El documental Rebel Architecture, de la cadena Al Jazeera. Seis episodios que muestran cómo el diseño de espacios puede ser una forma de activismo frente a la crisis social, ambiental y urbanística en el mundo: http://aje.me/VnNL27.

 

La nada tonta campaña promocional de Dumb and Dumber To. Su nueva página web se llama http://www.dumblr.com/.

 

Wu Tang Clan, cantado por las películas: http://bit.ly/1xes6L5.

 

 twitter.com/macsimiliano