La economía del túnel

¿Ustedes qué harían? El 'gasolinazo'

El aumento de las gasolinas es un duro golpe a la economía de muchas familias mexicanas, iniciamos el año con uno de los golpes más fuertes para los mexicanos, lo cual no teníamos quizá desde la crisis de los años setentas.

Queríamos que terminara el año 2016, fue un año difícil, sin embargo, entramo al año 2017 el cual será muy difícil de sortear. La gasolina hoy, ya no tiene subsidio, pagamos lo que realmente vale. La mitad de la gasolina es importada, dado el cambio en el tipo de cambio y si a ello le sumamos la posición del gobierno al eliminar el subsidio, nos lleva a tener un incremento de la gasolina en promedio del 17%. El precio hoy pagado por un litro de gasolina tiene incorporado su costo de producción, el costo del traslado y el IEPS. Estoy cierto, la gente tiene razón en estar molesta, muy molesta, el golpe fue un verdadero nocaut al bolsillo de los más pobres, los cuales somos la mayoría en este país.

El incremento del precio tendrá un impacto sobre el resto de la canasta básica, considero que la inflación para el 2017 será aproximadamente del 20%, el Banco de México argumenta y proyecta el 4.5 % de inflación, lo cual es una tomada de pelo para quienes sabemos de economía.

El gobierno estaba subsidiando 258.000 millones de pesos, subsidio que hoy ya no existe, si bien es cierto, durante el año 2016 el gobierno federal disminuyó su gasto, lo anterior no lo fue para estados y municipios, quienes en contraste, aumentaron su gasto público durante el 2016. Está la propuesta de disminuir a diputados, senadores y al INE su presupuesto, de hecho, si desapareciéramos al Congreso y a los partidos políticos, México ahorraría cerca de 30.000 millones de pesos al año, lo cual es casi nada frente a los 258.000 millones de pesos requeridos por el gobierno federal.

Peña Nieto pregunta a los mexicanos ¿ustedes qué harían?, la respuesta está en combatir la corrupción y en bajar el presupuesto destinado a estados y municipios. El Sistema Nacional Anticorrupción es un elemento que se deben fortalecer y considerarlo con total seriedad.

Es necesaria una campaña de austeridad, los mexicanos estamos cansados de la ineficacia y del burocratismo del gobierno, requerimos una agenda similar el famoso Pacto por México, el cual se fue desvaneciendo poco a poco y hoy ya no es nada. Se le pide a los mexicanos austeridad, pero el gobierno es el que menos la considera.

La reforma fiscal fue todo, menos una verdadera reforma estructural, y es que hoy pocos mexicanos pagamos muchos impuestos y muchos no pagan nada, eso no es reforma fiscal, somos cerca del 38% de la población económicamente activa los que sostenemos fiscalmente a este país. No logro entender la poca inteligencia del gobierno federal; anunció el aumento de los combustibles a raja tabla, sin embargo, no fue capaz de preparar y anunciar ese primero de enero un apoyo a los más desprotegidos. Qué esperaba Peña Nieto, que los mexicanos no se movilizarían frente a un aumento en el precio del combustible. Esperaba que los mexicanos fuéramos pasivos frente a esa decisión, cómo es posible que después de nueve días venga a anunciar un programa de apoyo a la economía familiar, el anunció fue muy tarde, y es más, fue hecho al vapor, la Coparmex recibió la propuesta dos horas antes del anuncio presidencial y, por esa razón no lo firmó.

Los 258,000 millones de pesos equivalen al 14% del presupuesto de los estados y municipios, luego entonces, la pregunta es por qué no apretarles a ellos el cinturón, ahí está una de las respuestas al ¿ustedes qué harían?

El Senado, la Cámara de Diputados, el INE y la Suprema Corte de Justicia deben apretarse el cinturón, quizá no por el impacto financiero que ello traería al presupuesto federal, pero sÍ por un simple hecho de solidaridad con el resto de mexicanos.

Me pregunto si los partidos como Morena, PT, Convergencia, Movimiento Ciudadano han anunciado que sus diputados y senadores disminuirán su dieta, dejarán de recibir vales de gasolina, devolverán su aguinaldo, etc. no nada de eso, ni los de izquierda, ni los de derecha, ni los del centro están dispuestos a sacrificarse al igual que lo hacen los mexicanos. El mejor mensaje es el que se hace con el ejemplo.

La pregunta de Peña Nieto ¿ustedes qué harían? es la muestra de la incapacidad, es la muestra de no saber qué hacer, es la muestra de la desesperación, es la muestra de decirnos hasta aquí llegué, ya no puedo hacer más; acaso lo que está diciendo Peña es quiero mi renuncia, acaso lo que está diciendo Peña es: necesito otro comandante a bordo del barco que se me hunde, realmente en esa pregunta ¿ustedes qué harían? Nos da la batuta a los mexicanos y, claro que nosotros sí sabemos qué hacer.

graciamaximiliano@hotmail.com