La economía del túnel

Los temas de la semana: Petróleo y recesión económica

Uno de los graves problemas de la actual recesión económica es la caída en los precios del petróleo, se nos ha señalado en muchas ocasiones las virtudes de la reforma energética, hoy esa reforma es una realidad, ya se han adjudicado dos contratos en aguas someras, además hoy se están licitando campos petroleros ya descubiertos, los cuales no se habían explotado por falta de recursos económicos en México.

Hay catorce solicitantes y cinco consorcios precalificados, dada su propuesta de oferta en la licitación anterior. Estos pozos licitados de los que hablo, son de crudo ligero y empezarán a producir en el año 2018, sin embargo se prevén 25 o 30 años en los cuales estarán produciendo petróleo.

La segunda licitación prevé que el proyecto sea atractivo porque no tiene riesgos, dado que son pozos descubiertos; las restricciones son más flexibles que en la primera licitación.

En fechas cercanas se tendrán licitaciones en tierra firme, está aprobado un plan quinquenal de licitaciones, la Secretaría de Energía le hace ajustes y se prevén por ende 19 licitaciones previstas y aprobadas, vamos en la segunda licitación, la primera le dejó al gobierno experiencias y aprendizajes, los cuales podrá poner en práctica en las siguientes licitaciones.

Con los bajos precios del petróleo podemos señalar que la nueva industria petrolera nace en tiempos difíciles. La reforma debe verse con visión de largo plazo, y es que verla a corto plazo en un entorno de 38 dólares por barril en la mezcla mexicana es un escenario complejo y complicado.

Con las licitaciones energéticas los mexicanos vemos con gusto que hay transparencia, cosa que no se había visto anteriormente, lo cual ya es un avance en la búsqueda de una nueva administración pública más acorde con los tiempos actuales.

Con la reforma energética el gobierno buscó empresarios mexicanos, los cuales participarán principalmente en tierra, ya que requieren menos tecnología, las empresa mexicanas podrán participar, para ello requieren buen capital humano, formación académica en ingenierías petroleras. El gobierno pretende que en las siguientes licitaciones puedan las empresas mexicanas participar en aguas someras y posteriormente más profundas. Veremos cómo funciona en la praxis la reforma energética, hasta el momento creo va bien.

Hay otro tema que preocupa y ocupa al gobierno mexicano, es el tema de la macroeconomía, el Banco de México mantuvo sus tasas de interés interbancarias de un día al 3 por ciento, señaló el Banco central que la decisión de la FED de mantener el tipo de cambio puede tener repercusiones en la política monetaria de México.

Hay datos macroeconómicos buenos, desde octubre del año pasado las decisiones de política monetaria del Banco Central han logrado mantener estable al resto de las variables. En años pasados el tipo de cambio era una variable que tenía impacto en el resto de la macroeconomía, hoy ya no es así, sin embargo el tipo de cambio sí tiene efecto sobre los exportadores e importadores.

La macro hoy no presenta desequilibrios en muchas variables, aún y si consideramos el 25 por ciento de la depreciación que ha sufrido el peso mexicano, lo cual no ha generado un incremento de la inflación, de hecho se espera una inflación este año cercano al 3 por ciento.

La decisión de la FED de no subir sus tasas de interés ha generado mayor volatilidad de los tipos de cambio en el mundo entero. Este año rompemos record con la elevada depreciación del peso mexicano, pero además con inflación muy baja.

Hoy la depreciación del tipo de cambio ya no es muestra de una crisis, ese escenario cambió si consideramos los fenómenos macroeconómicos de hace 30 años. El tipo de cambio muestra lo que pasa en el escenario internacional, pero ya no representa un escenario de debilidad de la macroeconomía mexicana.

Las remesas, o sea los 26 mil millones de dólares al año que entran a la economía mexicana representan hoy para los mexicanos un 25 por ciento más de su valor, lo cual significa la posibilidad de un incremento en el consumo. Recordemos, los más pobres son los mexicanos que regularmente reciben remesas de sus familiares que trabajan en México. Esta depreciación del peso les está permitiendo comprar 25 por ciento más de bienes y servicios, en hora buena para ellos, porque un escenario internacional les hace justicia, cosa que no ha logrado el gobierno de México.

graciamaximiliano@hotmail.com