La economía del túnel

Los supuestos ciudadanos nos fallaron a todos

Muchos pensamos que con la participación de los independientes se daría un paso importante para acabar con la partidocracia, sin embargo gran sorpresa, de los tres posibles precandidatos independientes, supuestamente con muchas posibilidades de llegar a la boleta electoral y, estar presente el primero de julio en la fiesta democrática del pueblo, solamente una de tres logró su registro, los dos restantes, el famoso Bronco y Ríos Piter supuestamente cometieron graves errores con las firmas, con las credenciales de elector, con los datos de los electores etcétera. Según el INE, en cientos de casos los datos de apoyo presentados por los precandidatos no se lograron validar, finalmente la última palabra la tendrá el Tribunal Elector, y la única en la boleta será Margarita Zavala.

Que mal que quienes se suponía tenían y debían poner el ejemplo como ciudadanos honestos, hayan caída en trampas, queriéndolo o no. Finalmente el Bronco y Armando Ríos Piter son los únicos responsables de lo realizado. Trampas o inconsistencias, al final no los dejarán pasar y quienes no creen en los partidos políticos sólo tendrán una opción: Margarita Zavala como candidata independiente.

Ahora bien, si los resultados del INE declaran que más que inconsistencias son trampas, se deberá castigar a los culpables, porque finalmente no es lo mismo un error que una trampa, y en ese sentido hay un delito o una violación a la ley y, por tanto tienen una responsabilidad legal cada uno de los precandidatos, los cuales podrían pagar su sanción hasta con cuatro años de prisión. Considero no pasará nada, porque son figuras públicas y por ende su posible castigo será negociado y finalmente perdonado. Ciudadanos de primera y de segunda frente a la ley.

Cuando hablamos de inconsistencias o errores de entre 300 y 500 mil firmas para cada uno de los precandidatos, entonces percibimos un olor a violación a la ley, y no digo que los precandidatos hayan sido los causantes o los culpables directos, sin embargo reitero, sí son responsables de lo realizado por su equipo de campaña.

El primero de julio habrá una fiesta electoral, y por ello debemos estar atentos, si bien es cierto que Obrador, ceteris paribus, dirían los economistas, ganará la elección, también es cierto que no lo hará en el marguen que ahora tiene frente a sus contrincantes. Seguramente el aparato del PRI hará su presencia y el discurso de Anaya tendrá efecto en los electores, no obstantes, pesará más el hartazgo, la pobreza, la necesidad, la violencia, la delincuencia y la corrupción en la cual vivimos los mexicanos, por ello creo en el triunfo de Obrador, porque han sido temas de critica en su discurso a lo largo de muchos años y hoy, dicho discurso cala en la conciencia de millones de mexicanos, al menos en los 54 millones que viven en pobreza, y en muchos millones que han sido víctimas de la delincuencia.

Me preocupa el discurso de Obrador cuando afirma que dará amnistía a los delincuentes, eso no resolverá el problema, igualmente me preocupa que todo tenga que ser consultado con el pueblo, no siempre el pueblo tiene la razón, hay momentos en los cuales el líder del gobierno debe tomar decisiones sin consultarlo, pero parece que en el gobierno de Obrador no será así, y ya lo mencionó en la entrevista que le hicieron varios periodistas de Milenio diario.

Estoy cierto, Obrador no es la panacea, pero al menos es un rayo de esperanza para millones de mexicanos, esperemos Obrador no los defraude, como ya lo hicieron los precandidatos ciudadanos a la presidencia de la república.

graciamaximiliano@hotmail.com