La economía del túnel

El salario mínimo compra una torta de milanesa más un agua fresca

El incremento del salario es un argumento de justicia social, pero está igualmente el argumento económico,  está por ende la discusión es entre lo justo y lo posible.

7 Millones de mexicanos ganan en México un salario mínimo, por ello aumentarlo es una necesidad de justicia social, pero por otro lado los empresarios y algunos líderes gubernamentales señalan que un incremento excesivo del salario mínimo puede generar un incremento en la inflación, por ende hoy vemos en la discusión nacional un debate a favor y en contra de aumentar por decreto el salario mínimo en México o mantenerlo como está.

El incremento del salario es un argumento de justicia social, pero está igualmente el argumento económico,  está por ende la discusión es entre lo justo y lo posible.

En el marco de la discusión, cabe reflexionar el discurso de Barak Obama dicho la semana pasada, en el discurso Obama afirmó la necesidad de incrementar los salarios en los Estados Unidos. Reflexionó acerca de la justicia que existe cuando algunas personas ganan más que otra, eso no lo puso a discusión. Señaló que empresas exitosas como Costco ya incrementó el salario de sus empleados con el objeto de incrementar su productividad. Anunció que en próximas semanas emitirá un decreto en el cual las empresas privadas que trabajen para el gobierno deberán pagar salarios justos a sus empleados de al menos 10 dólares la hora, esto es, 130 pesos la hora si lo convertimos a pesos mexicanos, y si esa cantidad la multiplicamos al menos por 6 horas al día de trabajo nos da 780 pesos de salario al día.

En este marco me pregunto si ¿el salario mínimo de 65 peso diarios es justo para los 7 millones de trabajadores que lo ganan en México? Los salarios mínimos se han venido incrementado 2 pesos cada año.

El salario mínimo requiere ser potenciado con el objetivo de que éste sea el detonante del incremento en el consumo, pero se requiere que ello no conlleve un incremento en los precios, y es que el salario mínimo se ha depreciado en un 75 por ciento durante los últimos 30 años, ello significa que con el salario real actual, sólo podemos comprar el 25 por ciento de lo que comprábamos los mexicanos en el año de 1970.

Es posible que el salario mínimo se incremente por decreto, claro que sí, la Comisión Nacional de Salarios Mínimos integrada por trabajadores, empresarios y gobierno tiene la capacidad de estudiar el tema y en su caso aprobarlo para que con ello el salario aumente. Lo que quiero decir es que la decisión será si se aprueba consensada.

Preguntarnos si actualmente ¿el salario se determina por el juego de oferta y demanda o es un salario determinado por el gobierno? Para el caso de México, las micro empresas generan en México el 70 por ciento del empleo, son empresas que en muchos casos no pueden sobrevivir en el corto plazo, por ende, si el salario mínimo crece, es posible que muchas micro empresas no logren mantener sus utilidades  y aun más, quiebren, ese es un riesgo para las micro empresas en el caso de que el salario aumente. Aclarar que esos micro empresas son generadoras del 70 por ciento de los empleos en México, las cuales podrían verse en riesgo frente a este aumento, pero si el aumento de los salarios para este tipo de empresas lo combinamos con un apoyo fiscal que provenga del gobierno, entonces podríamos proteger a estas micro empresas para que el aumento de los salarios no les impacte y por ende no quiebren.

Matizar que la productividad en México ha venido creciendo en forma muy moderada, por ende, si ajustamos el aumento de los salarios al incremento de la productividad podríamos afirmar que hoy el salario mínimo no debería de ser como promedio de 65 pesos al día. Ya el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL) señaló que para  comer una familia requiere 260 pesos diarios. Aclarar que el CONEVAL es una organización gubernamental.

Cuál sería la propuesta para evitar que el aumento de los salarios no lleve al aumento de la inflación, la respuesta sería desvincular los salarios de la inflación a través de uso de algún mecanismo como el de las UDIS. Me explico, desde los ochentas el salario mínimo ha sido el mecanismo del  gobierno para controlar la inflación, por ello el salario debe retomar otros mecanismos como el señalado anteriormente.

maximiliano@elcolegiodehidalgo.edu.mx