La economía del túnel

Más que reformas estructurales, México necesita crear mercado interno de cara a la crisis del 2016

No dudo en lo más mínimo, si México quiere crecer necesita fortalecer su mercado interno, esto es, crear empresas pequeñas y fortalecer las ya existentes, empresas pequeñas que logren crear empleos e ingresos para fortalecer el consumo, ese es el mecanismo clave porque pensar que la panacea serán las reformas internas entonces estaremos pensando solamente en una parte del posible crecimiento y desarrollo de la economía nacional. El 95 por ciento del total de empresas en México son pequeñas y medianas, por ello la importancia de ellas.

En 1998 se tenían 900 días para aperturar una empresa, hoy para abrir una empresa ya solo se requieren 45 días, sin embargo ello no es todo, se debe revisar las regulaciones municipales o delegacionales las cuales representan cerca del 60 por ciento del total de trámites que las empresas deben realizar.

Dado lo antes señalado, es necesario liberar la energía de las empresas a través del acceso al capital, disminuir los trámites que mes tras mes deben realizar las empresas en México, realizar un sistema que apoye e impulse la inversión.

Como hemos señalado en otras columnas, es necesario innovar, pero para lograrlo necesitamos invertir, tener capital, generar y desarrollar la triple hélice, esto es, crear una sinergia entre universidades, gobierno y empresas.

Claro que hay cambios en México, por ejemplo la banca comercial establecida en México está sana, se debe aprovechar para que la pequeña y mediana empresa tenga acceso a tecnología, a capitales para nuevas inversiones. Lo anterior no lo es todo, es necesario además deducir la innovación para que los empresarios se vean motivados para invertir en esa área.

La corrupción es un elemento que no está al margen, es necesario discutir esa parte del sistema nacional anticorrupción, lo cual permita crear una economía y un país con menos corrupción.

La productividad es fundamental para generar mercado interno, y es que según la teoría, mayor productividad genera mayores salarios y mayores salarios, mayor mercado interno.

Las cadenas de valor son fundamentales en el desarrollo del mercado interno, hay sectores que tienen grandes perspectivas de crecimiento, por ejemplo el aeroespacial que se está desarrollado fuertemente en el diamante mexicano, también tenemos la manufactura automotriz dentro de la cual las empresa pequeñas mexicanas se deben incorporar como fuertes proveedores.

El modelo de triple hélice señalado anteriormente, implica proveer y generar tecnología a través del apoyo del sector académico y de la investigación, pero por supuesto con el apoyo del gobierno y de los propios empresarios.

Todo lo señalado se enmarca dentro de una crisis mundial marcada particularmente por la falta de crecimiento económico, la depreciación de muchas monedas a lo largo y ancho del mundo y, los precios del petróleo históricamente de los más bajos.

China aceleró la depreciación del Yuan, lo cual generó una caída en todas las bolsas del mundo y por supuesto en la caída de las monedas mundiales. China como se ha señalado en otras columnas, construyó su fuerte crecimiento económico a partir de la inversión púbica, pero ello a través del incremento de la deuda pública, lo cual ahora se le está saliendo de las manos.

Se proyecta a la economía china con un crecimiento en los siguientes años del 6 por ciento aproximadamente, lo cual es irrisorio si lo comparamos con el 12 por ciento promedios anuales a que venía creciendo en los últimos 12 años.

El tema del petróleo es un fenómeno que podría haberle pegado fuertemente a las finanzas públicas de México (no tan fuerte gracias a la protección del seguro contratado por el gobierno mexicano antes de que el precio internacional bajara).

El año 2016 viene en materia económica muy difícil, será un año lleno de incertidumbre, lo cual revisaremos con mayor detalle en cada una de las columnas a lo largo del año. Quiero aprovechar para desearles a todos los lectores de Milenio un año lleno de paz y salud.

graciamaximiliano@hotmail.com