La economía del túnel

La pobreza y la desigualdad, excelente trabajo de OXFAM

Seguimos analizando el documento denominado: “Desigualdad Extrema en México: Concentración del Poder Económico y Político”.

 La pobreza y la desigualdad es un problema no sólo de México, es un problema también de los países ricos: Europa, Estados Unidos, inclusive Alemania.

Las cifras del INEGI señalan que la pobreza en nuestro país ha aumentado, no obstante el incremento del gasto social que aplica el  gobierno federal a los problemas de la pobreza.

La desigualdad en México crece, la concentración de la riqueza cada vez se incrementa más. La desigualdad acentúa la brecha entre pobres y ricos, más de 30 años de desigualdad entre pobreza y riqueza, según el INEGI el ingreso promedio de los mexicanos cayó de  3,045 durante el año 2012 a 2,965 durante el año 2014. En contraste, los más ricos en México reciben 17,000 veces más recursos que los pobres.

Según OXFAM, actualmente existen 53 millones de pobres en México, en contraste, los más ricos reciben 142,000 millones de dólares al año. Hoy, la riqueza de los más ricos representa el 9 por ciento del PIB nacional.

La pobreza genera desigualdad y la desigualdad genera pobreza, hay un hilo conductor que debemos romper. Concentración del ingreso genera concentración del poder y viceversa. Por ende ese deberá ser el objetivo de la política social, acabar con la concentración para acabar con los intereses políticos.

En el documento de referencia se presentan una serie de propuestas para combatir  la desigualdad y la pobreza en México, y es que critica sin propuesta  no tiene razón de ser, entre dichas propuestas tenemos textualmente las siguientes:

1. La creación de un auténtico Estado Social y un cambio de enfoque, de un Estado dador a un Estado que garantice el acceso a los servicios básicos bajo un enfoque de derechos.

2. Si se crea una política fiscal progresiva y una distribución más justa, se podrá hablar de una política más acorde con los objetivos a mediano y largo plazo.

3. El gasto ha de focalizarse en educación, salud y acceso a servicios básicos, en infraestructura, en escuelas que cuenten con los servicios para que la brecha de desigualdad no crezca más.

4. La política salarial y laboral asimismo debe cambiar: es impostergable fortalecer el nivel de compra del salario mínimo.

5. La transparencia y rendición de cuentas: si realmente se quiere combatir la corrupción, las declaraciones fiscales de todos los miembros del gobierno deben hacerse públicas. Sólo así se fortalecerá el Estado de Derecho.

En el documento llama la atención los resultados obtenidos al investigar la riqueza de los cuatro multimillonarios más ricos, los cuales han visto incrementar su riqueza en más de cinco veces durante los últimos 20 años. Su riqueza equivalía al 2 por ciento del PIB a principios del año 2000, quince años después, su riqueza equivale al 9 por ciento del PIB, durante dicho periodo el ingreso de los mexicanos creció tan sólo el 25 por ciento.

Otro dato interesante del documento muestra que el 1 por ciento de los mexicanos, o sea,  poco más de un millón de mexicanos concentra el 43 por ciento de la riqueza total de México. Si eso no es desigualdad entonces que alguien me diga qué es.

México es la economía número 14, en contraste, es la economía 25 a nivel mundial con mayor nivel de desigualdad. Estos datos muestran  la necesidad de cambiar lo que no funciona, y es que no es posible esos niveles de pobreza en una economía con gran cantidad de recursos naturales. ¿Qué no funciona? la respuesta es sencilla, el modelo económico vigente en México

 

graciamaximiliano@hotmail.com