La economía del túnel

Un personaje violento con una economía desigual para muchos

Vivimos en una sociedad agresiva, con delincuentes, con miedo de salir a las calles, tratamos de defender lo poco que tenemos, pero de pronto, nos encontramos con un salvaje que no acepta la crítica y la combate con violencia, me refiero al sr Miguel Herrera, el cual no es entrenador nacional, es vergüenza nacional, porque un director técnico de la selección lleva la representación de México al mundo y, hoy el mundo reproduce en los medios su actuar violento y agresivo contra un periodista, un buen comentarista de deportes: Christian Martinoli, pero no es sólo eso, el actuar violento de Herrera es contra la libertad de expresión que durante muchos años y con mucha sangre hemos ido construyendo en México. Si él como figura pública no está de acuerdo con los comentarios de un periodista de deportes, entonces lo puede llamar para conversar civilizadamente, pero no, lo más fácil es la agresión física, el insulto y las amenazas, y no sólo de él, también de parte de su hija, pero bueno, de tal palo tal astilla.

Es difícil lograr la libertad de expresión, pero más difícil es mantenerla y hoy, ese acto violento portando el escudo de la selección nacional nos avergüenza y, por una cuestión de principios, nos lleva a exigir la destitución de este personaje de la barbarie del siglo pasado. Esperemos que los directivos de la selección tomen la decisión de destituirlo, porque si no lo hacen serán cómplices de ese acto y estarán aportando un grano de arena para que en México todo siga igual.

Pasando a temas diferentes, hoy reflexionamos acerca de la economía mexicana, la cual sigue sin crecer,  no se generan los empleos necesarios, no hay un México con equidad, no hay servicios públicos de calidad, no hay vivienda digna para más de 50 millones de mexicanos que viven día a día con algún tipo de pobreza, y es que el tema del crecimiento de la economía sigue siendo un elemento fundamental. Nos preguntamos, ¿Sera que debemos seguir poniendo la canasta de los huevos de oro en las reformas estructurales?

Si bien es cierto tenemos finanzas públicas sanas, hay suficientes reservas internacionales, la economía tiene una baja inflación, etc., sin embargo también es cierto que la realidad en los bolsillos de los mexicanos es otra. Desde hace muchos años la economía mexicana vive un estancamiento estructural, seguimos viviendo una dependencia muy marcada con los Estados Unidos, la desigualdad dentro de México es profunda.

Al interior de los estados mexicanos nos percatamos también de una fuerte desigualdad: Durante el año 2014, sólo cinco estados del país produjeron casi el 50 por ciento de la riqueza nacional: El DF aportó el 17 por ciento, el Estado de México el 9 por ciento, Nuevo León el 7, Jalisco el 6.7 por ciento y Campeche (gracias al petróleo) el  7 por ciento. Qué sucedería con la economía mexicana si esos estados no sacarán la cara en pos del crecimiento.

Los académicos tecnócratas dirían que la economía va bien, sin embargo esa afirmación sólo es desde un enfoque macroeconómico, lo cual no se aterriza en el enfoque micro, en el bolsillo de los mexicanos, en el día a día de los pequeños empresarios, en el gasto de las amas de casa, en los recién egresados universitarios…, en fin, en la mayoría de la población. Posterior a las crisis económicas de los años 80s, 90s, y 2000, muchos economistas se han dedicado a pensar más en términos macroeconómicos que en microeconómicos, se piensa que tener finanzas sanas, inflación baja, deuda controlable, etc. es mantener un buen camino; sin embargo no consideran la parte del crecimiento de la economía y, su mejor argumento es: México está creciendo más que muchas economías del primer mundo, claro está, pero si las economías ricas están creciendo a 1 o 2 por ciento anual, por eso muchos países están creciendo más que las economías ricas, por ende esa medición, encuadre o comparación no es lógico. Quiero ser imparcial, porque no toda la culpa es del gobierno mexicano,  México no crece porque la productividad no crece, y no crece por falta de capacitación de la planta laboral, falta de inversión suficiente, falta de maquinaria y equipo con alta tecnología. Necesitamos incrementar la inversión, China por ejemplo invierte más del 30 por ciento de su PIB.

La inversión privada y pública debe incrementarse, sin embargo en términos reales la infraestructura pública ha declinado en los últimos 10 años. El INEGI señala que la inversión ha caído a niveles de hace 60 años en términos reales, esto es, como porcentaje del PIB. Me pregunto, qué es lo importante para el ser humano? ser feliz, pero se puede ser feliz con carencias sociales, es difícil, la  ciencia económica argumenta que su objetivo es crear y distribuir  mejor la riqueza, pero  la riqueza no está bien distribuida en nuestro país, esos datos se perciben claramente cuando revisamos datos del CONEVAL.

Los bancos no están prestando, el mercado interno se mantiene con desconfianza, la economía micro está mal y por ende la masa salarial (empleos por salarios) es mediocre. México no está creciendo al 6 por ciento como para crear cada año 1.2 millones de nuevos empleos, en contraste México sólo genera 400 mil nuevos empleos cada año. Los datos antes señalados significan que en México cada año 600,000 mexicanos jóvenes pasan a formar parte de las filas del desempleo. El índice de pobreza laboral está empeorando, esto es, las personas no pueden tener acceso a los alimentos para satisfacer las necesidades básicas, por ende nos preguntamos: ¿Cómo tener un mercado interno fuerte sino hay un mercado laboral sólido y robusto?.

graciamaximiliano@hotmail.com