La economía del túnel

La industria textil y del vestido hidalguense

El proceso de globalización obliga a las empresas hidalguenses a modernizar sus procesos de producción con objeto de ser competitivas en los diferentes entornos nacionales e internacionales, de no hacerlo tienen el riesgo de desaparecer.

Según la teoría tradicional del desarrollo regional, se puede catalogar a Hidalgo como un Estado que reúne los requisitos para que se le considere una región propicia para el crecimiento de los negocios y las empresas, cuenta con fuerza de trabajo, experiencia administrativa, información, servicios de apoyo, fuentes de insumos, capital y clientes potenciales.

Tanto en el entorno nacional como internacional, la industria textil y del vestido (ITV de aquí en adelante), ha pasado por un desarrollo histórico de auge y crisis, sin embargo en este momento la industria en Hidalgo, en México y en el mundo, atraviesa por una etapa de reajuste caracterizada por una transformación hacia una industria de gran densidad de capital; Los productos naturales están siendo sustituidos por productos sintéticos; Las economías de escala se van acentuando en relación directa con la evolución tecnológica de la industria, esto aumenta la tendencia hacia la especialización en la producción, lo que conduce a fabricas de menor grado de integración, y por tanto, los factores de localización están cambiando de importancia relativa, desplazando las ventajas en la fabricación de productos textiles y sobre todo de la confección, hacia países subdesarrollados como Hong Kong, India, Pakistán e inclusive México.

Hidalgo está inserto en el proceso de globalización y, el Tratado de libre comercio con Estados Unidos y Canadá (TLCAN de aquí en adelante) ha estimulado a empresas de Estados Unidos para incrementar su papel como compradores e inversionistas en la economía mexicana, lo cual representa un incremento en la subcontratación con fábricas especializadas en ciertas actividades. Con esto, México se ha convertido en un sitio para que las compañías de fibras, textil, confección y tiendas departamentales que buscan establecer un mercado de proveedores cercanos, de bajo costo y alta calidad se instalen en este país. Así lo señalan expertos en el área como Spencer,  Gereffi, y  Bair.

Coincido con el documento denominado Programa Sectorial de Desarrollo Económico 2011-2016, publicado por la Secretaría de Desarrollo Económico cuando señala que: Hoy en Hidalgo se identifican múltiples áreas de oportunidad para la inversión productiva, las cuales son compatibles con la vocación y las potencialidades locales. Con este enfoque de desarrollo  regional, la actividad industrial de la entidad…[ …] ha alcanzado una alta especialización en otras actividades de mayor valor agregado como la fabricación de […] textiles[…] que posibilitan la consolidación de clústeres y el desarrollo de nuevos polos industriales y de servicios.

Las acciones que se tomen deben ser coherentes y estar dirigidas a la creación, desarrollo o consolidación de la planta industrial en general y/o de ciertas industrias o sectores en particular, con objeto de alcanzar o mantener la competitividad en un entorno cada día más global. En este sentido, la función del gobierno de Hidalgo dentro de la política industrial, debe ser la de atraer nuevas empresas, decidir los tipos de industria que se deben apoyar y las regiones a desarrollar.

No todo lo que realice el gobierno dará buenos resultados. Las empresas escogen el lugar adecuado para invertir y a su vez, el gobierno de Hidalgo debe ofrecer las condiciones para atraer nuevas inversiones. Si las dos condiciones se ajustan, Hidalgo puede tener un buen desarrollo industrial.

Dentro de la política industrial frecuentemente se destaca el concepto de competitividad, la cual se puede definir como la capacidad de diseñar, producir y comercializar bienes y servicios mejores o más baratos que los de la competencia. Existe además consenso de que la competitividad no se hereda ni depende de la coyuntura económica, hay que crearla con esfuerzo e iniciativa propia.

En Hidalgo la política industrial debe generar las condiciones adecuadas para atraer empresas textiles y de la confección y al mismo tiempo mantener a las empresas existentes. Para lograrlo, considero que se deben desarrollar estrategias sistémicas en todo el estado.

La política industrial de Hidalgo debe ser ambiciosa y considerar a dicha industria como un elemento fundamental del desarrollo Estatal de la economía.

La ITV en Hidalgo ha sido una parte importante en el motor del desarrollo económico, y es de importancia fundamental en la generación de empleos, ello hace que este sector sea clave en la economía del Estado. Además de la actividad laboral formal, se vinculan otras actividades de talleres familiares de costura, los cuales generan fuentes de empleo, particularmente para la gente de escasos recursos económicos.

Los hidalguenses tienen los elementos de modernización para hacer frente a los retos que plantean las nuevas realidades de competencia internacional. La industrialización originalmente se desarrolló alrededor de las manufacturas textiles, pero dada la promoción industrial que se ha generado, por ejemplo con la puesta en marcha en este año 2013 del Centro Nacional de Innovación Textil-Vestido, se fortalecerá  el futuro de la ITV.

En este momento Hidalgo ocupa el primer lugar nacional en la preparación e hilado de fibras textiles y fabricación de hilos, además es el cuarto lugar nacional en la fabricación de telas. Son estos elementos los que han llevado al gobierno estatal a proponer la creación del Centro Nacional de Innovación Textil, el cual se ubicará en la ciudad de Pachuca, Hidalgo. La industria textil y de la confección en Hidalgo es estratégica para el desarrollo del Estado, principalmente por los altos niveles de empleo, por el número de unidades económicas y por el valor de su producción.

maximiliano@elcolegiodehidalgo.edu.mx