La economía del túnel

La cumbre de las Américas. Un paso a la unidad Americana

Simón Bolívar soñó con una patria americana unida, hoy parece que ese sueño se empieza a construir, y es que soñadores como Martí o Bolívar hoy deben estar felices por este encuentro histórico entre dos países divididos por más de cincuenta años.

La Cumbre de las Américas fue histórica este año y, es que después de cuatro cumbres en las cuales Cuba fue excluido, hoy finalmente es invitado. Lo más importante de esta reunión celebrada en Panamá fue el encuentro entre el presidente Raúl Castro y el presidente Barak Obama. Es un episodio histórico que de alguna manera cierra finalmente la guerra fría.

El encuentro entre los dos presidentes muestra un proceso de acercamiento entre Cuba y Los Estados Unidos, países distanciados por más de 50 años. La reunión entre estos dos presidentes rompe las diferencias entre estas dos naciones.

La dominación de los Estados Unidos posterior a la segunda guerra mundial no logró dominar a los cubanos, por ello, hoy observamos a Estados Unidos más débil, un país que debe aguantar las declaraciones de Maduro y que además no tuvo elementos para dominar a los cubanos a lo largo de cincuenta años de bloqueo.

Cuna ha aceptado penurias y, es que cerca del 77 por ciento de los cubanos y cubanas que hoy viven en la isla, nacieron y crecieron bajo la sombra del bloqueo económico. Desde 1959 se declaró el bloqueo, y años después se obligó a instaurar en toda América Latina el modelo neoliberal. Cuba fue la excepción.

En la cumbre el presidente cubano ofreció su mano al presidente Obama para dialogar y llegar a un consenso en medio de un disenso profundo, además le pidió una disculpa al señalar que el presidente Obama es un hombre sensible a los problemas de Cuba y eso quizá se deba a su origen humilde.

Observamos a un Castro humilde y con deseos de establecer relaciones diplomáticas con los Estados Unidos, pero también se detecta un presidente que sale en defensa de Venezuela al decir que no es un país que sea o, represente una amenaza al gobierno de los Estados Unidos.

Hoy Estados Unidos no es el mismo país que el de los años sesenta, es un país más débil en materia de política internacional, por su parte Cuba hace su aparición triunfante al interior de los países de América Latina.

También se observó un intercambio de palabras entre el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro y Obama. El presidente Maduro debilitado por la situación económica en su país y Obama tratando de presionar para hacer derrocar ese régimen. Los dos presidentes intercambiaron discursos, sin embargo existen grandes diferencias entre ellos. Particularmente al tener Venezuela un presidente radical en materia de política exterior y, particularmente por su rechazo al imperialismo norteamericano.

México deberá participar activamente en esta nueva relación entre estos dos países, deberá ser nación que regrese a la senda de la dirección como país anfitrión de América Latina, y es que en los últimos años México perdió su protagonismo al interior de la región latinoamericana.

La relación entre Cuba y Estados Unidos, por supuesto que no concluye con simples discursos, es necesario que el congreso acepte esta nueva relación, por supuesto, los republicanos presionarán para que la relación diplomática no se instaure y se siga con ello presionando a la isla para que el régimen de los castro dejen el poder.

Hoy el mundo ha cambiado, sin embargo necesitamos mantener valores y fortalecerlos, es necesario buscar la justicia y el humanismo y, es que el mundo se está resquebrajando en una búsqueda de la cosificación y de la falta de valores  y de humanismos.

Es necesario como dice Raúl, un sistema transparente y equitativo que no se deje colonizar, un nuevo mundo más justo y equitativo. Necesitamos naciones justas, solidarias y combativas del imperialismo y de la intervención. Naciones que resuelvan sus diferencias con el dialogo, vivir en un mundo en paz como necesidad imperiosa.

Como se observa, se tiene un presidente cubano pacifista, humanista e internacionalista. Un presidente que sabe dónde está y hacia dónde va,  un presidente con muchos años a cuesta, pero con una lucidez envidiable.

Cuba y Estados Unidos tienen la oportunidad histórica de regresar a las relaciones diplomáticas, pero también tienen la oportunidad histórica de lograr romper la división entre dos modelos económicos, entre dos visiones diferentes de ver la economía nacional.

maximiliano@elcolegiodehidalgo.edu.mx