La economía del túnel

El combate a la corrupción en México y la realidad económica nacional

Parece que México empieza  a dar los primeros pasos para ganarle la batalla a la corrupción, hace unas semanas la Cámara de Diputados  aprobó el Sistema Nacional Anti corrupción, la Auditoria  Superior de la Federación cuenta ya con  mayores facultades, además los servidores públicos con este nuevo sistema deben presentar su declaración patrimonial y de conflicto de intereses.

Lo anterior es el primer pasa para combatir la corrupción que tanto daño ha hecho a México y a los mexicanos, y es que con esta nueva ley, los gobernadores podrán ser vigilados por la Auditoria Federal,  pero para lograrlo es necesario un cambio constitucional y, por ende se  deberá aprobar por la Cámara de Senadores, posteriormente deberá ser ratificado por al menos 17 congresos locales para realizar  el cambio constitucional.

La corrupción rebasa el 1.5 por ciento del PIB cada año y desvía el gasto de las actividades que necesita el país. Es necesario pensar además que más allá del costo económico, está la voluntad del servicio público, quiero decir, cuántos políticos le apuestan a ser candidatos a presidentes municipales si ya no podrán contar con esa arista de la corrupción que les genera grandes ganancias y que gracias a la corrupción logran cubrir más allá de las fuertes inversiones generadas en las campañas. Pensando bien la realidad, un incentivo para manejar los recursos públicos  como funcionario es y ha sido la posibilidad de obtener grandes dividendos gracias a la corrupción.

El problema no queda ahí, el otro problema de la corrupción es la credibilidad; corrupción y democracia no van de la mano, es necesario para alcanzar la democracia combatir la corrupción.

Debemos reflexionar en la necesidad de combatir la corrupción por una cuestión de imagen internacional, si preguntamos a un extranjero cuál es su imagen de México seguramente nos dirá: es un país lleno de violencia y de corrupción.

Como ciudadanos no queremos pagar impuestos en México y es que sabemos que una parte de ellos van destinados a la corrupción, o sea al bolsillo de otros, sí viviéramos en algún país rico, por ejemplo en Alemania, nos daríamos cuenta lo bien que se aplican los impuestos y, es que todos los servicios ofrecidos por el estado alemán son de primer mundo, como de primer mundo es Alemania, pero si llevamos esa realidad a nuestro país nos percatamos que ésta cambia. México tienen gran deficiencia en servicios públicos y alto pago de impuestos, los cuales recaen sobre unos cuantos ciudadanos, por ende, los que pagamos impuestos nos negamos a querer hacerlo, y ello porque no vemos reflejado el pago de los mismo en los servicios públicos que recibimos.

Con el nuevo sistema anticorrupción se pretende que éste sea transexenal, esto es, que vaya más allá de un sexenio y de un simple deseo gubernamental.

En este marco de la corrupción en México, pasamos a la parte de los datos estadísticos, de los números, del bolsillo de los mexicanos. Actualmente observamos un bajo crecimiento en México. El año pasado el crecimiento del PIB fue de 2.1 por ciento, al igual que el déficit de la balanza de pagos. Además, hoy tenemos el dato de la inflación 3.04 por ciento durante el mes de febrero de este año.

En este momento México tiene problemas con el tipo de cambio, esa depreciación del tipo de cambio nos está ya llevando, después de casi tres meses de depreciación, a un aumento de las exportaciones, pero a la vez a un posible incremento de la inflación importada, ello como resultado en el aumento en el tipo de cambio.

Si bien es cierto, la macroeconomía no está tan mal, al menos en las cifras, por ejemplo la inversión privada empieza a crecer a un promedio del 7 por ciento, además el consumo privado ya está creciendo, particularmente bienes duraderos.

Ahora bien, los puntos que tienen en jaque a la economía mexicano son tres: baja en el precio del petróleo, un tipo de cambio peso dólar muy alto, y el recorte presupuestal.

Un punto a favor para la economía mexicana es que según datos de enero y febrero de este año, son altas las ventas de autos dentro de México, lo cual está acompañado de un incremento en las ventas de bienes duraderos, es el caso de refrigeradores, televisores, lavadoras etc. 

maximiliano@elcolegiodehidalgo.edu.mx