La economía del túnel

Una buena y una mala en el IMSS de Pachuca

Dice la página web del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) que éste es: “la institución con mayor presencia en la atención a la salud y en la protección social de los mexicanos desde su fundación en 1943, para ello, combina la investigación y la práctica médica, con la administración de los recursos para el retiro de sus asegurados, para brindar tranquilidad y estabilidad a los trabajadores y sus familias, ante cualquiera de los riesgos especificados en la Ley del Seguro Social. “Hoy en día, más de la mitad de la población mexicana, tiene algo que ver con el Instituto, hasta ahora, la más grande en su género en América Latina”.

Considero el gran valor que tiene esta institución que brinda seguridad a los mexicanos, y es que tener acceso a la salud es un derecho humano, pero además representa un privilegio para millones de mexicanos que son  parte del IMSS, tanto afiliados y trabajadores.

Al ser una institución pagada con las aportaciones de los derecho-habientes, es necesario que se nos ofrezca un buen servicio, porque los que ahí laboran reciben su sueldo en forma indirecta de las personas que cuidan y atienden, en ese sentido es importante que todos estemos  a gusto en las gestiones y atenciones que se nos brinda, desafortunadamente en muchos casos eso no sucede.

A principios del mes de enero el médico de familia me dio un pase con el optometrista, pasé con la responsable de dar las citas y en mi carnet me escribió: cita a las 14:30 hrs del 24 de febrero. Supuse que llegando 5 minutos antes de la cita programada pasaría con el optometrista sin mayor contratiempo, no fue así, tuve que esperar la llegada de la trabajadora durante 35 minutos (al igual que cerca de 15 personas), al llegar al lugar de la cita, teníamos que preguntar ¿detrás de quien voy? porque simplemente no hay un sistema que haga todo más sencillo y menos complicado. Quizá un sistema de tickets como lo hace  Banamex. Sería una buena opción.

Me pregunto, ¿no es posible citar a los afiliados 5 minutos antes de la llegada de la asistente médica?, quisiera saber ¿cuál es la justificación real para citar a los afiliados 30 minutos antes de la llegada de la trabajadora? acaso estas malas medidas no las puede modificar la dirección, independientemente del poder que parece tener el Sindicato del Seguro Social. Piensan que todos los mexicanos somos impuntuales y por eso hay que citarlos media hora antes, se equivocan, hay personas que respetamos el tiempo de los demás y llegamos a nuestros compromisos con puntualidad, por unos no debemos de pagar todos, porque por ello México está como está.

Después de esperar por 35 minutos fui atendido…pero no por el optometrista, sino por la misma secretaria que semanas atrás me había dado la cita. Al llegar con ella me preguntó por mi pase (no por el carnet que me identifica como trabajador y el cual llevé conmigo), le informé que no lo llevaba porque ella al momento de darme la cita, tres semanas atrás, no me había pedido que lo llevara nuevamente, la respuesta fue: “bueno eso usted debe saberlo”. ¿Me pregunto estimados lectores si los asegurados debemos saber la primera vez que recibimos un servicio todas las gestiones que se deben realizar? Propongo que la persona engrape el documento al carnet del asegurado, para que el afiliado lleve sin problema el documento solicitado al carnet de afiliación.

Pasada la molestia anterior, pasé con el optometrista, el cual no aceptó darme la consulta por no llevar el pase, lo entiendo, para darme la consulta  necesita ver mi expediente. Después de 3 semanas de espera para ser atendido por el especialista, finalmente ante la falta de un buen servicio por parte de la parte administrativa, me quedé sin el servicio.

Ese día pasé con la subdirectora de especialidades, Dra. Ugalde, a quien le informé lo sucedido, ella atentamente me atendió e intentó resolver el contratiempo, desafortunadamente no me pude quedar por compromisos laborales. Me pidió acudir al siguiente día a las 18:00 hrs., me presenté ingenuamente pensando que sería atendido en ese momento por el especialista, pero se me programó la cita para el siguiente día: dos visitas al IMSS para atención médica y nada. Ese mismo día solicité hablar con la directora general quien atentamente me escuchó y dio instrucciones al Dr. Sergio Pérez Lozada para gestionar mi atención, el Dr. Lozada, fue atento y resolvió mi consulta médica sin contratiempos. Los afiliados merecemos que los “doctores Lozada” se multipliquen, porque son personas como él quienes dignifican al IMSS.

Me pregunto si los directivos del Instituto no pueden realizar los cambios, aun por encima de los intereses del Sindicato, porque si es el sindicato es el que manda en el Seguro Social, entonces mejor que desaparezca el IMSS (tal y como desapareció Mexicana de Aviación) y se funde un nuevo organismo que deje atrás el burocratismo y la falta de sensibilidad por parte de algunos malos burócratas pertenecientes al sindicato del IMSS.

El Seguro Social es una institución noble que todos los mexicanos debemos cuidar, desafortunadamente existen personas que no valoran su trabajo, que no lo hacen con amor, que no comprenden quién es realmente el jefe. Personas como la que me atendió, la cual no entiende el valor de su trabajo; un empleo como el que ella tiene, el cual muchos, millones de desempleados o subempleados en México lo quisieran. Los trabajadores del Seguro Social son trabajadores privilegiados, con prestaciones y salarios de los más altos a nivel nacional, su servicio debe ser de primera; si queremos ser un mejor país debemos partir de las pequeñas cosas.

maximiliano@elcolegiodehidalgo.edu.mx