La economía del túnel

Venezuela, entre la opulencia del petróleo y la pobreza de la gente

Precisamente ese es el problema de la economía venezolana, el ex presidente Hugo Chávez trabajó en estrategias de tipo coyuntural y descuidó el largo plazo, por ello los problemas actuales de Venezuela son hoy...

La noticia internacional de la semana es el problema económico, político y social por el cual está atravesando la hermana República Bolivariana de Venezuela.

Hace un par de años publiqué un trabajo de investigación en la revista OIKOS, de la Universidad  Católica Cardenal Raúl Silva Enríquez, en el cual llegué a la siguiente conclusión: En Venezuela… “Los cambios hasta el momento han sido favorables, sin embargo, el problema central de la política económica venezolana es su carácter coyuntural, es decir, los gobiernos anteriores y el actual formulan políticas que buscan hacer frente a las necesidades urgentes de la economía: inflación, desempleo, tasa de crecimiento anual, etc., pero no se elaboran políticas a largo plazo”. Precisamente ese es el problema de la economía venezolana, el ex presidente Hugo Chávez trabajó en estrategias de tipo coyuntural y descuidó el largo plazo, por ello los problemas actuales de Venezuela son hoy: cerca del 75 por ciento de las mercancías consumidas por los venezolanos se importa de otros países; la escasez ronda 25 por ciento, la inflación es del 50 por ciento.

Con base en una encuesta realizada  por el Instituto Venezolano de Análisis de Datos (IVAD), los principales problemas de ese país son: la inseguridad (80.2%), desempleo (38.3 %), la salud (15.7%) y el costo de la vida (15.2%)

En el texto publicado en OIKOS, señalamos que uno de los principales objetivos de la política económica ortodoxa es alcanzar y mantener un crecimiento sostenido y equilibrado en los países donde ésta se aplica, sin embargo, dada la complejidad de la estructura económica, y la interrelación entre los diferentes factores que influyen en la misma, las políticas económicas frecuentemente no responden a las necesidades de las personas, en particular de las más pobres. Ello se demuestra con la existencia de más de mil millones de personas que viven en pobreza extrema, las cuales según datos del Banco Mundial viven con 1 dólar al día.

A partir del siglo XVIII, en que surge formalmente la ciencia económica, no ha parado de gestarse un debate entre dos escuelas del pensamiento económico, por un lado los seguidores del libre mercado como Fisher, Friedman y Hayek, y por otro, los defensores de la intervención estatal como Leontief, Keynes, Myrdal. El debate gira en torno a la forma más adecuada para regular la economía, la cual responda a los problemas que enfrenta la sociedad.

La llegada del Presidente Hugo Chávez al gobierno de Venezuela, fue resultado de las demandas de la sociedad, ésta reclamaba mayor equidad económica y social, y es que el bajo crecimiento económico de finales de los noventa, profundizó los problemas sociales, lo cual llevó a la gente a elegir a Chávez como presidente del país, Chávez representaba una opción de izquierda, con posturas alejadas de la economía puramente ortodoxa, que Venezuela había vivido en la década de los noventa, lo cual, no había generado niveles de crecimiento elevados, y más aún, los niveles de pobreza y marginación se incrementaban día a día.

Hugo Chávez recibió al inicio de su mandato un país con fuertes carencias macroeconómicas y sociales: Pobreza, desempleo, elevado sector informal, alta inflación, bajo acceso a la educación, desnutrición infantil, elevada deserción escolar, etc.

A partir del 2004, con el referéndum revocatorio que ganó el presidente, se desarrollan una serie de medidas basadas principalmente en una política activa del gasto público, ello gracias a los incrementos en el precio del petróleo.

Con catorce años de Gobierno del Presidente Hugo Chávez, la economía venezolana presentó adecuados indicadores macroeconómicos, ello se logró dadas las estrategias ortodoxas aplicadas tanto en materia monetaria como fiscal: Se aplicaron bandas cambiarias, si la economía lo ameritaba; se desarrollaron políticas monetarias restrictivas, control de precios y control del déficit público. Lo anterior fue acompañado por un mayor porcentaje del gasto público destinado al gasto social, lo cual mostró el deseo de un gobierno por mejorar las condiciones sociales de la población. El PIB creció, la inflación descendió, disminuyó la pobreza, aumentó la nutrición infantil, descendió la tasa de mortalidad, creció la esperanza de vida etc. sin embargo todo ello no fue suficiente, o al menos no se formuló con bases sustentables a largo plazo.

El actual presidente de Venezuela, el militar Nicolás Maduro, debe saber que su nación debe caminar por espacios democráticos, particularmente en este ambiente de crisis económica, política y social, si Maduro pretende combatir las demandas populares con el uso de la fuerza, estoy seguro que sus días estarán contados, porque ante la falta de alimentos y medicinas no hay pueblo en el mundo que aguante.

maximiliano@elcolegiodehidalgo.edu.mx