La economía del túnel

En Estados Unidos, homofóbicos; en México, racistas

Sorprendidos con los sucesos de Orlando Florida, un caso de homofobia, pero me pregunto, la homofobia no tiene algo parecido al racismo, pienso que sí, porque es un rechazo al otro por ser diferente; en ese sentido, el mexicano es un individuo racista, por supuesto no generalizo, pero sí, muchos mexicanos somos racistas con la persona que es de color diferente a uno, con rasgos indígenas, con religión, con cultura, con idioma diferente a uno.

México es un país racista, es la cuestión de la reflexión, si revisamos los datos de pobreza, regularmente los más pobres son los de una raza en particular, los de rasgos indígenas.

Definir racismo, dice la Real Academia Española es: La exacerbación del sentido racial de un grupo étnico que suele motivar ladiscriminación o persecución de otro u otros con los que convive.

Hemos dicho o escuchado las siguientes frases: quítate del sol sino te vas a poner bien negro; no me dejaron pasar al antro se reservan el derecho de admisión; pareces indio, estas bien P...; como escogiste a ese como tu novio, se trata de mejorar la raza.

Según datos de una encuesta de CONAPRED, seis de cada diez mexicanos dice que se insulta a las personas por su color de piel.

La palabra indio se hace regularmente para despreciar, para denostar, ese concepto hay que sustituirlo porque finalmente, es un concepto mal traído a México, recordemos que fue resultado de la llegada de los españoles, los cuales pensaron que habían llegado a las Indias y no a lo que hoy conocemos por América.

Los mexicanos, los buenos mexicanos debemos incidir para rechazar en todo momento cualquier tipo de racismo, recordemos lo que estamos haciendo contra los inmigrantes internacionales, particularmente lo que hemos hecho contra los centroamericanos, nos quejamos del racismo del cual los mexicanos son objeto en Estados Unidos, pero defendemos los derechos de los inmigrantes en México, queremos nos respeten pero no respetamos a los otros. Estamos enojados con Donald Trump, pero hacemos algo por defender a los inmigrantes centroamericanos, los cuales sólo van de paso.

Debemos generar una política pública, dirigida a mejorar la educación en casa y la educación en las escuelas, debemos trabajar con los niños para que estos sepan, que los diferentes a nosotros también son buenas personas, las personas buenas o malas no dependen del color de piel, de credo o de religión.

La constitución mexicana señala muy claro en el artículo segundo: La Nación tiene una composición pluricultural sustentada originalmente en sus pueblos indígenas que son aquellos que descienden de poblaciones que habitaban en el territorio actual del país al iniciarse la colonización y que conservan sus propias instituciones sociales, económicas, culturales y políticas, o parte de ellas. Los mexicanos somos una muestra muy clara pr lo señalado en el artículo segundo constitucional.

La educación mexicana debe crear en los niños las creencias de que todos somos iguales, son ellos los que deben tener una nueva lógica, crear un México nuevo. Porque México desafortunadamente está rebasando a la generación actual, a nuestra generación; los problemas son mayores a la forma en que los estamos enfrentando. México nos está quedando grande.

graciamaximiliano@hotmail.com