La economía del túnel

El Tuzobús, una realidad en Pachuca

En semanas próximas entrará en operación el llamado Tuzobus, una ruta que será nueva en Pachuca. Lo más cercano a la experiencia del Tuzobus es el metrobús en la ciudad de México, lugar que lo vio nacer, en la cual el metrobús tiene ya 10 años de existencia.

La movilidad es algo fundamental en las ciudades grandes o, en proceso de crecimiento exponencial, tal es el caso de la ciudad de Pachuca, ciudad que requiere una nueva forma de transporte más eficiente y moderno, la cual esté acorde con los nuevos tiempos de competencia y de modernización mundial. Hay que considerar que cuando los salarios son bajos, el transporte público popular se debe subsidiar o, en su caso, generar tarifas preferenciales para personas vulnerables como ancianos y estudiantes.

El metrobús  fue algo novedoso en México, ya existía en otras ciudades del mundo, pero en ninguna ciudad mexicana; en la ciudad de México se instaló en la avenida más grande del mundo, la avenida Insurgentes, 30 kilómetros longitud.

Instalar un metrobús (o como se le quiera llamar) no es algo fácil, se debe negociar con los concesionarios las cuotas, la forma de administración, la división de recursos provenientes de los pasajeros. Es algo complicado políticamente hablando. Pero también es complicado para el usuario el adaptarse al nuevo transporte público, pago con tarjeta, rutas, rutas de alimentación, etc.

Hay experiencias nacionales que ya mostraron su ineficacia en la instalación y puesta en marcha de este tipo de transporte público, me refiero por ejemplo al caso de Ciudad Juárez, ciudad en la cual la experiencia ha sido un desastre y los autobuses han pasado a formar parte de la chatarra de la ciudad o, en el mejor de los casos se han vendido a los concesionarios del metrobús en a la ciudad de México.

Los expertos señalan que el costo del metrobús es más económico que crear líneas de metro, por ejemplo un kilómetro de metrobús tiene un costo de 80 millones de pesos, en cambio un kilómetro de metro tiene un costo de 800 millones de pesos.

Si los pachuqueños queremos un transporte eficiente, el gobierno y los concesionarios deben darle mantenimiento constante al tuzobús y, es que por ejemplo, el metrobús de insurgentes (el cual pasó de 250 mil usuarios a 450 mil usuarios diarios), es una ruta descuidada, particularmente los autobuses, resultado del incremento exponencial de usuarios en casi el 100 por ciento.

Por ello señalo la importancia de darle mantenimiento al servicio durante toda su existencia, y es que igual como pasó con la ruta de insurgentes, lo mismo pasará en una ciudad como la de Pachuca, la cual está en constante crecimiento y, por ende los usuarios que utilicen el tuzobús estarán en aumento constante.

Se debe mejorar el sistema de transporte en Pachuca, y así se está haciendo, sin embargo no se debe olvidar el tema de la movilidad peatonal, siempre lo he dicho, la ciudad de Pachuca no es una ciudad de peatones, es un martirio caminar y atravesar avenidas dentro de la ciudad. Pachuca no está pensada para la existencia de peatones por sus avenidas, situación que debe mejorar y en mucho, si queremos que los ciudadanos de esta ciudad dejen a un lado el auto y aprovechen el transporte público debemos ofrecerles caminos adecuados para llegar a sus trabajos, escuelas o vivienda.

Considerando las tarifas, ya sabemos que el tuzobús costara 8.5 pesos, dados los salarios de la población, ese precio es muy alto (dado ingreso y gasto), por ende la propuesta es generar un subsidio al transporte público quizá proveniente de un impuesto a los automovilistas, esa es una política poco popular pero podría ser eficiente. Sino se quiere subsidiar el transporte público, entonces pensemos en aumentar los salarios (discusión que da para una nueva columna).

La puesta en marcha del Tuzobús, se debe generar en un marco de política de movilidad integral, por ejemplo pensar en el transporte eléctrico, el cual es muy económico y eficiente,  pensar también en la instalación de teleféricos que en una ciudad como la de Pachuca, permitiría que la gente que vive en los cerros bajen a la ciudad.

El derecho de la movilidad es un derecho humano, por ende se le deben apostar recursos públicos a este servicio, y es que un buen transporte público eficiente genera: aumento de la calidad de vida, disminución del tiempo para movilidad, mayor tiempo libre; medio ambiente más sano.

En fin, veremos cómo resulta la puesta en marcha de este nuevo sistema de transporte en Pachuca, espero escribir esta columna en el año 2016 felicitando a los que pensaron en la instalación del tuzobús, todo sea para bien de esta hermosa ciudad.

graciamaximiliano@hotmail.com