La economía del túnel

Pobre México, tan lejos de Dios, pero tan cerca de Donald Trump

Los tiempos que hoy aquejan a México son diferentes a los que hace 22 años nuestro país vivía, y señalo 22 años porque son precisamente los años en los cuales México ha tenido firmado un Tratado de Libre Comercio, el cual para el año 2017 estará en peligro de extinción, y es que el flamante Donald Trump ya lo dijo, será una prioridad renegociar el Tratado comercial con México, si la negociación le satisface se queda y si no se va como llegó. Ganar-ganar.

El mundo está viviendo otros tiempos, parece que la globalización, la apertura, el libre tránsito de personas y capitales entre países está llegando a su fin. Veamos el caso de Europa con el famoso BREXIT, en cuyo referéndum los ingleses decidieron salir de la Unión Europea, en la cual por cierto ellos fueron de los fundadores desde hace más de 50 años. Países latinoamericanos como Bolivia, Ecuador o Venezuela, cuyos presidentes han sido de los principales críticos del capitalismo neoliberal. China, nación que cuando le conviene abre sus mercados y cuando no los cierra, y bueno, Estados Unidos, cuyo presidente electo ha metido a los mercados financieros y a su sistema capitalista y de libre mercado en una encrucijada.

México y Estados Unidos son dos países y no son hermanos, los norteamericanos ven intereses, no vecindad, sin embargo, México y los estadounidenses representan dos naciones que comparten 3,000 kilómetros de fronteras, por la cual cruzan al día más de un millón de personas.

Estados Unidos es importante para nuestra economía, pero también nuestra economía es importante para los Estados Unidos. Algunas cifras: en Estados Unidos viven más de 34 millones de personas de origen mexicano, los cuales han llevado sus costumbres y tradiciones al otro lado de nuestra frontera.

México exporta a Estados Unidos el 80 por ciento de su producción nacional, además la industria automotriz es una de las más importantes ubicadas en México, exporta el 60 por ciento de su producción al país del norte.

Los datos anteriores nos permiten afirmar que México en 22 años de libre comercio con Estados Unidos ha afianzado su relación comercial con dicho país, al ser su primer socio comercial, pero además con el país vecino se comercia el 64 por ciento del total comerciado por la economía mexicana, esto es exportaciones e importaciones.

Para Estados Unidos, México representa la tercera economía a la cual dicha nación exporta, solamente después de China, país al cual los estadounidenses le venden el 16 por ciento del total de mercancías; por su parte Canadá absorbe el 15.4 por ciento del total exportado por Estados Unidos. México recibe el 14 por ciento del total exportado por el vecino del norte.

Como se observa, las dos economías están fuertemente vinculadas, posiblemente un hombre como Trump no podrá resquebrar la relación, y es que las exportaciones de México ascendieron en el año 2015 a $296 mil millones de dólares, mientras que las importaciones sumaron $235 mil millones de dólares, lo cual genera una balanza comercial positiva para México en aproximadamente $60 mil millones de dólares.

Si los Estados Unidos deciden finalmente cancelar el Tratado con México, estarían perdiendo cerca de seis millones de empleos, los cuales dependen del comercio con México. Además, se estaría perdiendo el 28 por ciento del comercio mundial, porcentaje que representa el comercio entre estos países. Estamos hablando de un millón de dólares por minuto.

Señalamos anteriormente, México representa el tercer receptor de las exportaciones de Estados Unidos, sin embargo es el primer receptor de las exportaciones de los estados de California, Texas, Arizona y Nuevo México. California si fuera una naciòn independiente por valor de su riqueza generada, sería la sexta economía mundial.

Gracias a la interacción de las cadenas de valor, la Industria automotriz de Estados Unidos genera 800,000 mil empleos dentro de ese país, la pregunta es ¿qué sucederia si se rompiera el tratado comercial? Esos empleos se perderian.

La pregunta es si puede Donald Trump romper con el Tratado, la respuesta es sí, sin embargo debe generar un procedimiento complicado, el procedimiento 2205 señala que el país que quiera salir del Tratado debe notificarlo son seis meses de anticipación, además pedir autorización al Congreso, estoy cierto que tiene mayoría Trump, pero también estoy cierto que se romperían muchos intereses económicos; las presiones estarán en todo momento sobre el Congreso de Estados Unidos para que éste no ratifique la salida del Tratado. La moneda está en el aire, seguiremos revisando este tema nodal para la economía mexicana.

graciamaximiliano@hotmail.com