La economía del túnel

Frente a la falta de empleo, el autoempleo formal como mejor opción

Qué pasa con la economía mexicana, estamos en un proceso de desconfianza del consumidor; el gasto público se verá reducido; habrá mayor desempleo, particularmente para aquellos que están vinculados al sector público. En México y con base en el INEGI, sólo el 19 por ciento de la población ocupada realiza actividades por cuenta propia, lo cual significa que el futuro económico de esas personas dependerá de él o de ella misma.

Hoy la vieja economía se ha secado, ya no tenemos un estado fuerte, ese quedó en el pasado, hoy frente al descenso en el precio del petróleo, lo que se reducirá será el gasto público, no esperemos más deuda pública, eso quedó atrás, ese fue un fenómeno de los años setentas.

Hoy estamos en la era del conocimiento, la era de la informática, por ende la forma de obtener un empleo ha cambiado y es que hoy tan sólo 5 de cada 10 tienen un empleo formal. Tener un trabajo estable ha pasado a la historia. Usted recuerda cuando sus padres tenían un empleo formal, con prestaciones, vacaciones, primas, seguros; hoy usted seguramente tiene un empleo temporal bajo contrato, no tiene estabilidad laboral ni prestación alguna, el empleo se ha precarizado. Antes quien se preparaba académicamente tenía un empleo bien remunerado, hoy eso ya no basta para estar bien empleado.

El salario cada día es más precario, el dinero no alcanza para lograr un nivel de vida adecuado, imagine tener dos salarios mínimos, esto es 137 pesos al día, ¿qué compra usted con eso? Responda usted mismo.

Actualmente se requiere tener dos empleos para irla pasando, por ende la calidad de vida es menor, porque más trabajo implica dedicarle menos tiempo a la familia y menos tiempo a actividades lúdicas o deportivas. Tienes dos trabajos ¿dime cuánto tiempo dedica a su salud, a su persona y a su familia?

Recuerda cuando su padre trabajaba y era el sonten de la familia, hoy eso ya no es posible, debe trabajar mamá y papá y, según el salario, se requiere hasta el salario de alguno de los hijos.

Hoy vivimos con nuevos paradigmas, un paradigma son nuevos conceptos que tenemos con base en el nuevo conocimiento. Hace cientos de años se pensaba que la tierra era plana, hoy sabemos que eso no es verdad, el paradigma acerca de la forma de la tierra ha cambiado.

En el nuevo contexto internacional actual se percibes tres fenómenos muy claros:

1.  Se está perdiendo la clase media, resultado de los salarios precarios, está pérdida de clase media no sólo es en México, sino en muchos países del mundo.

2.  Fuerte déficit en la economía de Estados Unidos, lo cual podrá tener como resultado el surgimiento de una grave crisis económica mundial.

3.  La generación posterior a los años cincuenta ha cambiado la forma de consumir, lo anterior como resultado del boom en el crecimiento de la población mundial. Hoy esas personas nacidas durante esos años son pensionados que están retirando sus ahorros para el consumo.

Dados los tres puntos anteriores podemos esperar una fuerte depresión mundial. Ahora bien, qué hacer frente a la situación señalada, considero que lo mejor es ser su propio patrón, pensar en un negocio el cual por supuesto  con esfuerzo pueda salir adelante. Existen negocios sin necesidad de invertir fuertes sumas de dinero, sólo se requiere tener ideas, ser innovadores, tener ganas de trabajar y principalmente atender al cliente con buen servicio y profesionalidad, tener un toque personal.

Esperar todo de un salario es un riesgo, hoy esos empleos seguros se están acabando, por ende se debe actuar, estar motivados y principalmente tener la visión de un nuevo proyecto que tenga futuro. Un negocio no es bueno ni malo, todo depende de aprovechar las oportunidades, tener capacidad de aprender y de aportar, de dedicarle tiempo y esfuerzo, México necesita emprendedores, México necesita de su gente. Hoy México está en un proceso de transición, sino lo aprovechamos mañana será demasiado tarde.

maximiliano@elcolegiodehidalgo.edu.mx