La economía del túnel

Falta mucho para lograr un tuzobus de primer mundo

El título de la columna es: Falta mucho para lograr un tuzobus de primer mundo; en estas reflexiones intentaré demostrar dicha afirmación.

Desde hace ya varios meses se puso en movimiento la mal llamada modernización del transporte público en la ciudad de Pachuca, particularmente me refiero en esta ocasión del tuzobus (por cierto no se les ocurre otro nombre, ¿por qué todo en Pachuca es Tuzo?... Tuzo fari, tuzo foro, tuzo bus, tuzo socio; tuzo express, tuzo plaza; tuzo manía; tuzoccer, y lo que falta por venir.

He pasado a ser un usuario cautivo del Tuzo bus, y digo cautivo porque me he visto obligado a tener que usarlo simplemente porque el flamante gobierno municipal de la ciudad de Pachuca se le ocurrió, bendito el momento, de instalar parquímetros en casi todo el centro de la ciudad, lo cual me obligó a tener que hacer uso de dicho medio de transporte, pero bueno, a partir de ahí empecé a observar todas las debilidades de ese medio de transporte, por ello me decidí escribir esta columna, cuyo fin es solamente intentar poner un grano de arena para mejorar ese servicio, cuya idea es buena en general, pero no así la implementación de los servicios ofrecidos por dicha compañía.

He sido una persona que desde muy joven, gracias a becas obtenidas en el CONACYT, logré realizar estudios de postgrado por diferentes países del mundo, particularmente en países europeos, ello me permitió viajar por muchos medios de transporte público, observé algunas pequeñas debilidades, pero también sus grandes fortalezas. Por ello y, con base en esa experiencia de vida intentaré compartir con ustedes las debilidades del tuzobus y, las cuales seguramente ya habrán detectado, pero a la vez intentaré proponer estrategias exitosas, las cuales están basadas en la observación que detecté en los medios de transporte europeos y norteamericano.

Empecemos con cada una de las debilidades, que más que eso, son deficiencias de un transporte que deja mucho que desear:

1.- Los accesos por los puentes peatonales son exageradamente largos para abordar el tuzobus, particularmente para una persona de la tercera edad. La propuesta es instalar elevadores a píe del puente, cuyo uso sea para personas de la tercera edad y para aquellos con capacidades diferentes, el uso del elevador se podrá hacer a través de una tarjeta electrónica entregada en forma exclusiva a dichas personas que lo requieren, las cuales podrán hacer uso del elevador. y Porque no pensar que el elevador sirva para cualquier persona que use ese medio de transporte, los ciudadanos merecemos servicios de calidad.

2. – Recarga de tarjetas, es un tema que está fuera de mi capacidad de entendimiento, en cualquier país del mundo he tenido la posibilidad de pagar con cualquier tipo de billetes y monedas y, las máquinas de esos países dan cambio. Tecnología de punta para hacernos la vida más cómoda.

En el tuzobus eso no existe, impresionante pero cierto. Tengo 200 pesos para comer y pagar el transporte, llego al Tuzobus, olvidé traer conmigo monedas, si le pongo los 200 pesos, la maquina recargará los 200 pesos en la tarjeta, no da cambio, y entonces ¿con qué dinero compro mis alimentos?, ufff llevo prisa, tengo dos escenarios, ponerle los 200 pesos y después ya veré qué hacer para comer, o pedir de favor a otro usuarios me cambie el billete de 200 pesos, porque la máquina, que se supone es de alta tecnología, no da cambio.

Finalmente me decido pedir de favor, que alguien se apiade de mí y me cambie mi billete... los usuarios no traen cambio y decido ponerle los 200 pesos para recargar porque necesito llegar puntual a mi trabajo...no puede ser, la maquina no recibe mi billete, lo rechaza, lo veo para percatarme si es falso, reviso todos sus sistemas de seguridad y detecto que es legal, entonces me acerco con el guardia de seguridad para preguntarle qué pasa con el billete porque la máquina lo rechaza? Pero él está más ocupado en supervisar que los niños no se cuelen por los torniquetes que por ayudar a los usuarios.

Cuando finalmente atraigo la atención del guardia, me responde, mire usted... es que la maquina no acepta billetes nuevos, nooooo, no es posible; yo podría aceptar que la máquina no acepte billetes falsos, rotos, maltratados, pero billetes nuevos no acepta, no es posible, a quién o quiénes se les ocurrió comprar maquina con esas características, (valuadas en su totalidad en miles o millones de pesos), o es que acaso no lo sabían? Y si ya lo saben en este momento porque no remplazan las máquinas?

Los directivos del tuzobus deberían de preguntar a los directivos del sistema de transporte alemán, francés, español, italiano, etc. ¿con qué empresa compraron sus máquinas expendedoras de tikets? son una verdadera vergoña, diría Martinoli.

Las máquinas expendedoras del tuzobus,- transporte moderno y de primer mundo-, no venden tarjetas, no dan cambio, no aceptan billetes nuevos. Le pido al guardia de seguridad que me deje pasar, le digo que no es mi culpa que el servicio sea ineficaz y que aun teniendo dinero no pueda usarlo, le comento, lo único que quiero es llegar puntual al trabajo, pero la respuesta del guardia es: no, pos mire usted, si yo lo dejo pasar...ve esa cámara allá arriba, pos por ahí los jefes me están viendo y si usted pasa, por 8 pesos ellos me corren. Entonces qué hago? Le pregunto, me responde en un tono con desgano: vaya a cambiar a las tiendas de afuera...¿cómo? Volver a cruzar el puente, noooo, entonces me dice: haber deme su billete y se pone a doblarlo y a desdoblarlo, lo hace una bola, lo estira, lo dobla en dos, en cuatro y hace magia con él, finalmente me lo entrega y me dice haber páselo, lo introduzco a la máquina y guaaaa, el billete logró pasar, y recargar mi tarjeta con 200 pesos, finalmente y después de muchos intentos podré abordar el tuzobus, el problema ahora será ¿con qué dinero comeré?

Estimados lectores, me gustaría seguir compartiendo con ustedes las serias debilidades del tuzobus, pero apenas logré expresar dos defectos de ese medio de transporte y el espacio para mi columna semanal se ha terminado, así que seguiré exponiendo este tema la siguiente semana, hasta entonces.

graciamaximiliano@hotmail.com