La economía del túnel

Año 2015. Perspectivas de crecimiento para México

Estimados Lectores, recientemente concluyó la primera quincena de este nuevo año 2015, todos tenemos proyectos para desarrollar y metas por alcanzar, sin embargo la mayoría de ellas dependen del bolsillo de cada uno de nosotros, lo cual en palabras comunes y corrientes se dicen: “mi economía está mal, “no tengo dinero”, “lo que gano no me alcanza”, “ando pelado”, etc.

¿A usted pensado lo que le depara el 2015 en materia económica? ¿Su empleo es seguro? ¿Su negocio sobrevivirá este año? ¿Sus ventas se mantendrán estables? son  preguntas que quizá cada uno de nosotros  hacemos al inicio del año. Las acciones realizadas por nosotros generan una probabilidad de mantener nuestros bolsillos con dinero, pero hay externalidades que depende de la política económica del gobierno, por ello es importante saber qué esperamos en materia económica durante el año 2015.

Primero, observamos una economía deprimida, particularmente reflejada por el bajo crecimiento de la riqueza anual; un mercado interno muy débil, lo cual se mostró claramente en un “buen fin” el cual fue alejado de lo esperado por los empresarios y el gobierno federal; la tasa de desempleo abierto es del 5 por ciento y la del sub empleo es mensual promedio del 9 por ciento, lo anterior significa que alrededor de 6.5 millones de personas se encuentran en busca de un empleo dentro de México. Si al tema del empleo le agregamos que cada año se incorporan a la demanda de empleo cerca de 1,200,000 nuevos jóvenes, el problema se agrava seriamente; El salario cada día es más precario,  se pierde poder adquisitivo y el dinero alcanza menos para comprar, por ello la iniciativa del jefe de gobierno del DF, Miguel Ángel Mancera es bienvenida para la economía y particularmente para fortalecer -al menos en escasa medida-, al mercado interno, el cual se encuentra deteriorado.

Tenemos el caso de la baja del precio del petróleo,  lo cual genera una baja en los ingresos del gobierno (lo anterior está protegido, afortunadamente, por un seguro internacional), sin embargo el precio de la gasolina no baja, y no desciende porque al gobierno no le conviene, requiere ingresos y los debe obtener de alguien.

La inversión pública es fundamental para complementar la inversión privada, sin embargo cuando la inversión pública es baja, regularmente la privada no se incrementa porque el gobierno es un ente impulsor de la inversión privada. La realidad es que la inversión pública en México es baja, en el año 2014, particularmente en el primer trimestre, la inversión fue de 3.6 por ciento como proporción del PIB, el más bajo de los últimos años y, estoy escribiendo de las más bajas desde el año 1946, si estimado lector, leyó bien usted, desde el año 1946 el gasto público como proporción del PIB no había sido tan bajo. La pregunta es: ¿cómo crecer en el año 2014 si la inversión pública fue bajísima.

La parte de la corrupción ha crecido, es un lastre para la economía mexicana, ¿ha escuchado usted hablar del diezmo?, no es lo que entrega usted a la Iglesia, no, esa no, es el cobro que pide un presidente municipal, un gobernador o un secretario de estado para otorgarle a una empresa la concesión de una obra pública; sabe usted de cuánto es el diezmo: del 30 por ciento del valor de la obra, eso es corrupción, eso deteriora la calidad de la obra pública pagada con nuestros impuestos. Como dice el dicho popular dentro de la  administración pública: “a mí no me des, mejor ponme donde hay”

Qué nos espera para el año 2015, desafortunadamente el crecimiento económico será mediocre para México, estará entre el 1.9 y 2.3 por ciento, resultado en parte de la falta de crecimiento internacional.

No podemos seguir con un gobierno mediocre, necesitamos apostarle por un gobierno competitivo y no sólo pensar que las reformas estructurales firmadas el año pasado serán la panacea de la economía y del bienestar.

Considerando las reformas estructurales como elemento salvador de la economía mexicana, podemos afirmar que ellas no serán todo lo que la economía mexicana requiere, es menester la competitividad, sin embargo si se detectará en este año una reducción en el precio de la energía eléctrica y del gas; se observa muy someramente una mejora en la calidad educativa;  existe mayor competencia gracias a la reforma a la competencia; etc. Sin embargo, México requiere una estrategia de zonas especiales para el desarrollo, lo cual es una buena propuesta para apostarle al combate de la pobreza y la desigualdad.

maximiliano@elcolegiodehidalgo.edu.mx