Comentario y Debate

Preguntas de Candidatos

Saber preguntar es signo de inteligencia y en política, aún más.

Una de las preguntas más relevantes que imagino estará en la mente del casi candidato a la Presidencia de la República por el PRI, José Antonio Meade Kuribreña y de su equipo cercano, sería:

¿Cómo lograr superar el hartazgo que predomina en las encuestas contra el partido?

Me refiero a lo que se conoce como "rechazo".

En contraste las encuestas muestran que la candidatura de Meade ha sido bien recibida, entonces ¿cómo aprovecharla?.

Habrá otras preguntas relevantes para quienes dicen conocer al electorado del país, lo que debe ser una preocupación que pretenderían resolver con base en encuestas y en antecedentes electorales, nada favorables.

De no comprender el sentir de los votantes, la elección sería un fracaso y se perdería.

¿Pensarán igual los electores de Yucatán a los de Chihuahua? por ejemplo.

O ¿los del Estado de México a los de la Ciudad de México?

Y por cierto, también ¿los de las ciudades a los del campo?

En muchos votantes, las emociones mueven su voluntad, así que cuidado con lo que se provoque cerca del día de las elecciones.

Por eso se afirma y con razón que las encuestas son como fotografías, muestran el momento en que se toman. No más, tampoco menos.

Y en las elecciones concurrentes, ya sea de Gobernador, Senadores, Diputados Federales y Locales o de Ayuntamientos ¿qué tanto influirán los candidatos del PRI para acercar o alejar más votantes a la causa presidencial?

¿O la elección presidencial jalará a las demás elecciones como sucedió en el 2000?

¿Y los demás candidatos de otros partidos o alianzas cómo impactarán?

En cambio, el casi candidato presidencial de Morena, Andrés Manuel López Obrador, imagino que pensará exactamente, al contrario, para aprovechar ese rechazo al PRI y al Gobierno.

Entonces preguntará ¿cómo hacer para que ese rechazo, al menos, se mantenga o si es posible, se incremente?

Y ¿cómo lograr que ese rechazo se acumule a su favor?

Otra pregunta sería ¿cómo revertir la imagen adversa que también las encuestas muestran?

Así surge la estrategia electoral, basada en una variante de cartografía del votante, que considere su ubicación, sexo, edad, escolaridad y más factores.

Precisamente lo que se requiere definir con crudeza y absoluto realismo, lo más posible. Más allá de la percepción, la realidad, terca y obstinada, aunque nos disguste, porque se impondrá.

Desde luego, esperando el impacto de otras candidaturas aún pendientes, ya sea del Frente en ciernes, o al menos una independiente.

Y el bombazo de las virulentas y asombrosas redes sociales, la vecindad cibernética. Así que esto no es apto para cardiacos.

El juego apenas comienza.

@MauricioTexcoco