Fosa común

Poesía e imágenes macro (segunda parte), de Michael Hessel-Miel

La imagen macro juega un rol extraño en la alt lit porque se apropia de elementos pertenecientes a una mucho más extendida cultura meme en internet que, pienso, es considerada irrelevante para la literatura. Sin embargo, fueron esas las primeras macros que vi, con las que me familiaricé por primera vez gracias a mis amigos gamers cuando cosas como los lolcats todavía eran avant-garde o territorio inexplorado. La mayoría provenían de la notable sección “/b” de 4chan. No estaba tan adentro para comprender las referencias, pero amé la manera en que imágenes familiares adquirían nuevos significados y también las nuevas posibilidades de expresión que salían de las palabras. Mirando hacia atrás, podemos descubrir que la conjunción imagen-palabra produce un efecto novedoso —uno que podemos ubicar junto a rima o la metáfora— que es el cimiento de una amplia gama de prácticas poéticas.

La comunicación basada en el conjunto imagen-palabra no es en lo absoluto extraña: representa una vasta porción entre todos los distintos modos en que interactuamos. Los memes de 4chan casi siempre fusionaron imágenes con palabras debido a la estructura del sitio: una secuencia de imágenes a las que se añadía un comentario o leyenda. Con la mínima restricción, es posible ver convenciones emergiendo en torno a los memes, las aproximaciones al lenguaje y al uso de imágenes, las cosas que pueden decirse. Es poesía porque está basado en la comunicación. Snapchat, pensando en la unión imagen-texto, es un medio de comunicación que gira en torno a la imagen macro; su poder comunicativo tiene que ver con la simplicidad de dicha unión y sucede bajo el mismo impulso que hace a las imágenes macro funcionar.

Suelo resistirme a definir la poesía, pero quiero al menos decir que está atada a las maneras en que nos comunicamos. Está hecha de cosas que pertenecen a nuestro día a día comunicativo al mismo tiempo que funciona como una experimental, peculiar o elevada posibilidad del mismo. Y eso es maravilloso. Cuando vemos formas de comunicación digital volverse cotidianas, vemos también formas poéticas que reflejan nuestra conectividad. La imagen macro es sólo una muestra de todo el abanico de posibles futuros poéticos, y parece tener un largo, luminoso camino por delante.

jmrn23@gmail.com