Fosa común

Entrevista a Gretta Uhlig

En las semanas anteriores, como editor del sitio web de la revista tn (revistatn.com) de opinión, literatura, fotografía e ilustración, recibí un mensaje, no al correo electrónico destinado a recibir colaboraciones, sino a mi cuenta personal de Gmail. Sucedió mientras preparaba el orden de los nombres que, desde hace poco más de un mes, integran el dossier de los, según el muy subjetivo criterio del consejo editorial de tn, mejores poetas jóvenes en lengua castellana de la actualidad.  Un email en el cual, dotada de un lenguaje excesivamente pulcro para sus datos biográficos,  una joven poeta desconocida tanto para mí como para todo el mundo solicitaba la inclusión de tres de sus poemas al dossier antes mencionado. Los poemas fueron publicados y desataron una oleada de comentarios de todo tipo (predominantemente de asombro) en las redes sociales. Semanas después, fui yo quien le escribí solicitando una muestra más de su obra, esta vez para el blog de la Editorial Malos Pasos (editorialmalospasos.net), de cuyo consejo editorial formo parte. Los Cinco estudios sobre Martha ArgerichdeGretta Uhlig (Aguascalientes, 1994) fueron publicados aumentando consigo el halo de misterio que alrededor e la autora había comenzado a dibujarse. Hasta el día de hoy, además de su genio poético que ha deslumbrado a un número considerable de lectores que así lo han expresado, lo unico que sabíamos de ella es lo siguiente: estudia gastronomía,  escribe un libro titulado Gandalf, y no usa twitter ni facebook. Yo soy la única persona en el medio que conoce su Gmail, a través del cual esta entrevista ha sido realizada. Bienvenidos al enigmático mundo de una de las voces más interesantes de nuestra literatura reciente.

Martín Rangel: Ahorrémonos las cortesías, Gretta, y avancemos hasta la primera pregunta: ¿cómo te desenvuelves en una estética, la de la alt lit, tan influenciada por el fenómeno de las redes sociales, manteniéndote completamente al margen de este, situándose así en una suerte de exilio del mundo? ¿beneficia esto a tu proceso creativo?

Gretta Uhlig: Voy a intentar ser lo más clara posible: no siento que esté exiliada del mundo. Simple y sencillamente no uso Facebook ni Twitter. Creo que es un poco triste que la gente me vea como una relegada de la realidad por no utilizar esas cosas.

Apenas hace unas semanas supe lo que es eso de la alt lit. Había leído a Tao Lin, Noah Cicero y Mira González (creo que el resto son una mala copia de ellos) sin darme cuenta que los ligaban a un movimiento o generación o lo que sea. Me gustan y creo que son buenos escritores. Creo que es algo bastante desafortunado cuando las únicas características que puedes encontrar de un nuevo movimiento literario (otro concepto que me parece poco atinado) es que, por ejemplo, en el caso de la alt lit, se mencionen elementos de la cultura contemporánea. No miento, esto lo leí en alguna parte: que en la “alt lit” se haga mención de las nuevas tecnologías y de la cultura popular y que eso la haga “alt lit” me parece una soberana idiotez y, desde luego, una evidencia de un profundo desconocimiento de la relación del ser humano con el mundo. Por ejemplo, cuando lees a Li Quingzhao o a Li Po entiendes que su realidad, su mundo, sus desesperaciones y sus obsesiones van más allá de ver a un cebú arando la tierra en un campo de arroz, porque en ese entonces eso era la tecnología. ¿Por qué la gente está obsesionada con escribir respecto a esto? porque hay miedo de ver el monstruo enorme que existe dentro del alma. Hace poco vi una foto que me conmovió: El Jardín de las Delicias colgado en la pared de un museo, frente a él, un sillón de descanso con diez muchachitas rubias, en shorts y blusas de The Smiths viendo sus celulares. Esto es una realidad que, por lo menos a mí, me desespera y me entristece. No creo en la alt li como una estética, creo en la alt lit, quizá, como una época en la historia de la literatura que podría o no trascender, no sé, no me importa. No tengo la suficiente capacidad literaria ni la suficiente validez profesional para decirte “lo que hago es alt lit” porque ni creo en eso ni creo en que hablar de mis poemas en esos términos sea válido.

M.R.: Habiendo tocado el tema de la literatura alternativa, y leído en tus poemas los nombres de artistas como Mira Gonzalez,  Martha Argerich y Bon Iver,  me veo obligado a pedirte que me cuentes más sobre tus influencias.  ¿Trascienden estas, como hemos leído,  el terreno de lo meramente literario?

G.H.: Me gusta lo que escribe Mira González. El poema que escribí respecto a la madrugada que pasé leyéndola es simplemente eso, las cosas que sentí al leerla. Cuando era niña estaba obsesionada con Martha Argerich, me parecía una mujer hermosa, quería que fuera mi madre. For Emma, Forever Ago de Bon Iver es un disco perfecto, y es triste porque el resto de sus discos son una porquería. Utilizo estas anclas en mis poemas porque me es difícil hablar de mí, es algo que me incomoda y que me congela. Pero en Mira, en Martha y en ese disco de Bon Iver encuentro un camino en el que el poema puede trabajar. Me imagino que así funcionan las influencias.

jmrn23@gmail.com