Fosa común

Chris (una historia sobre sexo y xanax) Primera parte "Mira Gonzalez"

Mira González (Los Ángeles, 1992) es una escritora estadounidense de ascendencia mexicana que los lectores asocian con el movimiento de la ‘alt lit’ o literatura alternativa. Escribe principalmente en verso (es autora de un magnífico libro de poemas titulado, en mi traducción, nunca seré tan bella como para que seamos bellos juntos), pero existen, regados por la red, textos narrativos de su autoría. Este es uno de ellos, acaso mi favorito, y lo ofrezco a ustedes mi versión traducida al español:

Julián me envió un mensaje invitándome a un concierto en el centro. Julián vende drogas. es extremadamente sociable y no es seguro comprarle. Yo casi siempre le digo que no cuando me invita a eventos sociales. Dijo que me recogería a las 8 y llegó a mi casa a las 8:35.

Durante el camino en el auto habló de tener sexo con alguien con un tatuaje de “insane clown posse” que conoció en línea. Julián es homosexual. Cuando llegamos al centro, Julián se estacionó y sacó una botella de whiskey del asiento trasero. Abrió el whiskey y me lo pasó. Respondió su teléfono y comenzó a explicarle a alguien en la otra línea dónde habíamos dejado el auto. Tomé un trago de whiskey y sentí escalofríos recorriéndome la espina y los brazos.

 Dos personas llegaron y se sentaron en el asiento trasero. Estaban tomados de las manos y parecían estar involucrados románticamente. Julián comenzó a triturar el xanax y a acomodarlo en líneas sobre el tablero. Julián estaba hablando tan fuerte y tan rápido a las personas en el asiento trasero que eventualmente me rendí de tratar  de interactuar con ellos. Todos tomamos turnos para inhalar líneas de xanax y beber whiskey hasta que ambos se terminaron. El auto estaba demasiado caliente y yo sentía que mi cara se ponía roja.

 Me puse mis lentes y sonreí cuando pude enfocarlo todo. Vi una cucaracha caminar por el desagüe y sentí calma. Julián sujetó mi mano mientras caminábamos hacia el lugar. Yo dije ‘gracias por las drogas’ y él dijo ‘no hay problema’

 Le di cinco dólares a un hombre en la puerta y él puso un sello en mi muñeca. el lugar estaba como a 46ºC. compré una botella de agua y todos caminamos hacia afuera. la chica que estaba sentada en el asiento trasero del auto de Julián me tomó una foto con su teléfono. Julián puso un cigarrillo en su boca y sacó el paquete para tenderme uno. Lo rechacé. Encendió el suyo con un cerillo.

 Miramos a una mujer tocar una guitarra acústica. En el pasado tuve una mala impresión de su música pero en ese momento disfruté escucharla. Tal vez por las drogas. Julián cantó casi todas las canciones. Junto a mí había un niño de ~5 años sobre los hombros de su papá. Le hice caras y me sonrió.

Afuera, Julián puso un cigarrillo en su boca y le pidió un encendedor a un hombre  que estaba parado junto a él. El hombre parecía estar en sus últimos veinte de edad. Tenía una barba y su cabello parecía enredado. Comenzó a hablarle a Julián de varias cosas. Deduje de la conversación que él era ingeniero de sonido y que vive en korea town. Una chica tomó a Julián por el brazo y se fueron a tomar una foto con la mujer que hace un momento tocaba la guitarra. El ingeniero de sonido continuó su charla conmigo. Yo asentí y sonreí y dije cosas como ‘ya’ y ‘sí’ y ‘qué bueno’. Julián regresó y dijo ‘debemos irnos’ yo dije al ingeniero de sonido ‘fue lindo conocerte’ y él dijo algo acerca de mi número de teléfono. le dije ‘mi número es (310) xxx-xxxx y me llamo mira.’ recibí un mensaje ~5 minutos después que decía ‘hola soy Chris, fue magnífico conocerte esta noche :).’ yo respondí ‘también fue bueno conocerte.’

Continuará la siguiente semana.

@senosderana

jmrn23@gmail.com