La ciencia por gusto

Las redes del mundo real

La semana pasada escribí aquí sobre la economía como ciencia. Mencioné que los sistemas que estudia son mucho más complejos que los que ocupan a la física, la química o la biología.

Modelar y predecir la conducta de individuos y de conjuntos de personas, fuerzas sociales, políticas y culturales que influyen en el comportamiento del sistema económico tremendamente más difícil. Porque el sistema económico es una gran red: cada componente afecta a los demás.

Un ejemplo actual es la generación de energía eléctrica a partir de la luz solar.

La crisis del petróleo hace que las energías alternativas sean una urgencia planetaria. De ellas, la abundantísima energía que el Sol nos regala en forma de luz visible es la más prometedora. Desde 1954 se fabrican celdas fotoeléctricas, o solares, en las que el choque de los fotones de luz libera electrones de un material semiconductor, que forman una corriente eléctrica.

Inicialmente las celdas solares eran prohibitivamente caras. Los avances técnicos y su industrialización han ido reduciendo su costo. Hoy hay celdas experimentales con 44 por ciento de eficiencia, y comerciales con eficiencias aún muy buenas de entre 15 y 20%.

Entonces, ¿por qué todavía no se producen grandes cantidades de energía solar en el mundo —y en México, que tiene tanto territorio con alta insolación— para sustituir el consumo de petróleo? Porque no basta que exista un problema y una respuesta; la economía es una red, y sus conexiones ofrecen resistencia y limitan lo que puede hacerse.

Tienen que existir las técnicas para fabricar las celdas; las industrias que lo hagan y las comercialicen. Pero también tiene que haber el dinero para adquirirlas. La voluntad política para facilitarlo, y para superar la oposición de la industria petrolera. La percepción pública favorable. En fin… Y todos estos factores están conectados entre sí y se influyen mutuamente.

El mundo real es muy distinto de la teoría. Y sin embargo, se puede. Hace unas semanas Alemania anunció que logró producir 50% de la electricidad usada en cierto día, feriado y muy soleado, a partir del sol. Su meta es lograr que para 2020 35% de su electricidad sea solar, y para 2050, 100%. ¿Y nosotros?

Dirección General de Divulgación de la Ciencia, UNAM

mbonfil@unam.mx