La ciencia por gusto

La persistencia de la charlatanería

En El mundo y sus demonios, Carl Sagan comenta su encuentro con un chofer curioso que le pregunta sobre ciencia. Desgraciadamente, lo que consideraba “ciencia” eran temas como médiums, profecías, curación con cristales, la Atlántida… Preguntaba “con un entusiasmo lleno de optimismo”. Sagan lamentaba decepcionarlo con sus respuestas. ¡Qué desperdicio para tanta curiosidad!

Para los divulgadores científicos, combatir las creencias pseudocientíficas es una labor ardua y dolorosa. No solo es explicar conceptos, sino corregir ideas erróneas que muchas veces forman parte importante de la identidad del público. Es fácil herir sentimientos y causar desagrado.

Acabo de vivir algo así en Facebook, al discutir sobre homeopatía, pseudomedicina que nunca ha mostrado su efectividad en estudios clínicos controlados.

Una amable lectora preguntó, con genuina curiosidad: “¿Qué pasó con la salud de mi familia? Nosotros solo hemos recurrido a la homeopatía, desde que mi hijo mayor era un bebé. Mis cuatro hijos no supieron lo que era una inyección y menos tomaron antibióticos. Mi esposo y yo hasta ahora nos tratamos con chochitos homeopáticos. ¿Hay explicación?”

Mi respuesta fue similar a lo expuesto arriba. Añadí que me preocupaba que hubiera puesto en riesgo la salud de sus hijos y de quienes los rodeaban.

La lectora insistía: “¿Pensarán lo mismo en el IPN, que mantiene una Escuela de Medicina y Homeopatía? No considero irresponsables la actitud de los médicos homeópatas que nos han tratado, ni la mía y de mi esposo hacia nuestros hijos. Sí, les dio varicela, sarampión, rubeola, escarlatina, etcétera, porque accedimos a seguir un plan médico y los hicimos contagiar de esas enfermedades para inmunizarlos de por vida, cuidando además de que no contagiaran a nadie porque fue un proceso, como repito, controlado. Ese era el plan y resultó”.

Al final, la lectora abandonó la discusión. Quedé preocupado. Como el chofer de Sagan, ella tiene auténtica curiosidad científica, pero durante muchos años ha estado expuesta a información falsa. Será muy difícil que cambie sus creencias de décadas; la discusión fue solo un intento por justificarlas y tranquilizar su mente. Aunque… ¿quién sabe?

Dirección General de Divulgación de la Ciencia, UNAM

mbonfil@unam.mx