La ciencia por gusto

La máquina universal

Son raras las películas comerciales protagonizadas por científicos de la vida real. Y es rarísimo que haya dos de ellas exhibiéndose simultáneamente.

Sin embargo, junto con La teoría de todo, ya comentada aquí, que narra la vida de Stephen Hawking, hoy está en cartelera El código enigma (2014, Morten Tyldum), basada en la vida del padre de la computación, el matemático inglés Alan M. Turing (1912-1954).

La cinta es protagonizada por Benedict Cumberbatch, conocido por la serie televisiva Sherlock Holmes. En mi opinión, es una gran película: muy bien hecha, con un excelente guión, profunda, estimulante, conmovedora. Una delicia.

Y no solo por presentar la vida de uno de los grandes genios del siglo XX, cuyas aportaciones van de la filosofía de las matemáticas y los fundamentos de la computación al desarrollo de las computadoras, e incluso a campos como la biología teórica.

También porque presenta la vida torturada de una persona con excepcionales capacidades de pensamiento lógico, pero al mismo tiempo con severas dificultades para relacionarse con los demás. Un individuo que, además, cargaba el estigma de ser homosexual en una sociedad que criminalizaba dicha orientación sexual.

La cinta se centra en el drama de la batalla intelectual por resolver la clave de la máquina Enigma, utilizada por los nazis para encriptar sus transmisiones por radio. Fue el genio de Turing lo que permitió descifrarlo y ganar así la guerra. Nos presenta a Turing como el personaje genial, trágico y revolucionario que realmente fue: nos permite experimentar directamente el triple drama de su soledad, la injusticia de que sus aportaciones durante la guerra no fueran reconocidas, por ser parte de un proyecto secreto, y la infamia de su juicio y condena a la castración química por ser homosexual, que llevó a su suicidio.

Alguno de mis contactos en Facebook comentaba que quizá la veta de hacer películas sobre científicos apenas esté comenzando. No me molestaría ver cintas biográficas sobre Watson y Crick, Linus Pauling, Erwin Schrödinger, Kurt Gödel, Marie Curie, Edison, Fleming o Tesla.

Quizá con un poco de suerte las películas sobre científicos se conviertan en moda. ¡Soñar no cuesta nada!

Dirección General de Divulgación de la Ciencia, UNAM

mbonfil@unam.mx