La ciencia por gusto

Extraterrestres en el Congreso

La noticia fue trending topic: el 8 de marzo, en la Cámara de Diputados, Jaime Maussan inauguró la exposición Agroglifos y simbolismo universal, que muestra campos de cultivo en los que hay patrones geométricos supuestamente producidos por extraterrestres.

La expositora, Abril de Monserrat Morales, pidió que "la Unesco permita el estudio, investigación y difusión de estos símbolos y del significado trascendente que tienen". La muestra fue promovida por la diputada Sofía De León Maza, de la Comisión de Comunicaciones y autorizada por la Comisión de Cultura.

¿Por qué el escándalo? Porque la idea de las señales extraterrestres en campos de trigo ya ha sido exhaustivamente refutada; es fácil hacerlas con estacas, cuerda y tablas. Porque se promueven las ideas de Jaime Maussan: que los extraterrestres nos vigilan y nos dejan mensajes. Y porque los espacios de la Cámara deberían dedicarse a difundir cultura, no necedades.

No seré yo quien cuestione la seriedad y profesionalismo de Maussan. Tampoco me atreveré, pues podría demandarme, a señalarlo, como algunos malintencionados, como un farsante que vive de ofrecer información no verificada y difícilmente sustentada como "científica", y cobrar por ello a un público crédulo. No.

Pero entiendo, eso sí, a sus críticos: para aceptar que existen en otros mundos civilizaciones tecnificadas que han desarrollado el viaje interestelar y están dispuestas a viajar cientos o miles de años, con un monstruoso gasto de energía, solo para trazar figuritas en campos de trigo, se necesitaría evidencia amplia e incontrovertible. Y ésta simplemente no existe.

Maussan expresó que "la muestra busca difundir que no estamos solos en el universo" y que los agroglifos son "una vía de diálogo de otras inteligencias con los seres humanos".

Afortunadamente, los tuiteros que protestaron saben distinguir la desinformación y la charlatanería cuando la ven, al igual que el diputado Jorge Álvarez Máynez, quien envió una carta a la Comisión de Cultura protestando por la exposición, que "solo abona a la mala imagen de la Cámara".

Pero me temo que lo ocurrido, además de vergonzoso, muestra que nuestros diputados ya no tienen remedio. ¡Y nadie hace nada!


mbonfil@unam.mx
Dirección General de Divulgación de la Ciencia, UNAM