La ciencia por gusto

Nobel y claroscuros de la ciencia


La semana pasada se entregaron los premios Nobel de ciencia. El de fisiología o medicina lo recibió Yoshinori Ohsumi "por sus descubrimientos sobre los mecanismos de la autofagia". El de física, David Thouless, Michael Kosterlitz y Duncan Haldane, "por sus descubrimientos de los cambios topológicos de fase y las fases topológicas de la materia". Y el de química, Jean-Pierre Sauvage, Fraser Stoddart y Bernard Feringa "por el diseño y síntesis de máquinas moleculares".

Pero este año el prestigio de los Nobel, o al menos el de fisiología o medicina, recibió un duro golpe. El Instituto Karolinska, que otorga dicho premio, fue acusado de haber contratado en 2010 al médico italiano Paolo Macchiarini a pesar de varias acusaciones en su contra por mala praxis científica. Macchiarini era famoso por ser pionero en una técnica novedosa para hacer trasplantes de tráqueas "sembradas" con células madre del paciente receptor, y era acusado de haber realizado malas prácticas científicas en sus cirugías que habían conducido a la muerte innecesaria de pacientes que habían recibido trasplantes.

Por su parte, el Karolinska desoyó las acusaciones contra Macchiarini, no siguió los protocolos adecuados para investigar posibles casos de mala praxis científica y evadió requisitos de control de calidad para recontratarlo en 2013 y 2015.

Hay quien aprovechará la situación para atacar la credibilidad de los Nobel y de la ciencia misma, alegando que está plagada de corrupción y vicios. Cierto: la ciencia mundial enfrenta crisis relacionadas con su confiabilidad. Pero se trata de problemas minoritarios, no de la generalidad. La ciencia cuenta con mecanismos de control y autocorrección que siguen funcionando.

Descalificar a la ciencia en general, o a los premios más prestigiosos que ésta otorga, es injusto. El que estos escándalos salgan a la luz es señal de que la comunidad científica sigue alerta para conservar su credibilidad y la confiabilidad de sus resultados.

mbonfil@unam.mx
Dirección General de Divulgación de la Ciencia, UNAM