La ciencia por gusto

Ciencia tuitera

Vivimos la era de las redes sociales. Twitter y Facebook, las dos principales, están cambiando nuestra vida.

En febrero, MILENIO informó que el Pew Research Center dio a conocer los resultados de un estudio en que analizó varios miles de conversaciones en Twitter. Usó un programa llamado NodeXL, que construye mapas de las conexiones entre los participantes en las discusiones.

Se halló que las conversaciones estudiadas caen en una de seis categorías: “multitudes polarizadas”, en que dos o más grupos discuten sobre un tema polémico desde visiones opuestas, sin comunicarse entre sí; “multitudes aglutinadas”, que se comunican entre sí y comparten un interés y punto de vista; “grupos de marca”, que aunque pueden ser grandes, están formados por múltiples conversaciones sobre un mismo tema (frecuentemente una marca comercial o una celebridad), sin mucho contacto entre ellas; “grupos comunitarios”, medianos, en que varias pequeñas conversaciones sobre un tema establecen comunicación entre sí; “redes de difusión”, en que una fuente emite mensajes que son retuiteados por muchos tuiteros no conectados entre sí, y “redes de soporte”, en que un usuario —típicamente una compañía o dependencia gubernamental— responde a quejas y consultas de usuarios que no se comunican.

¿Cuál es la utilidad de estos estudios? Tomemos en cuenta que Twitter tiene 141 millones de usuarios, que envían 50 mil millones de tuits diariamente. En México, representan aproximadamente 10 por ciento de la población. Entender cómo funciona puede servir, por ejemplo, para que sus grandes usuarios, como compañías y gobiernos, sepan qué está pasando con las conversaciones que inician, y quizá tomen medidas para que, por ejemplo, una conversación polarizada se transforme en unificada, o que una comunicación unidireccional se convierta en un diálogo.

Análisis como éste son solo el comienzo: “Es un trabajo exclusivamente observacional… como el de los exploradores en los siglos XVII y XIX, cuando hacían mapas de tierras inexploradas”, afirma el líder del proyecto.

Y usted, ¿en qué tipo de conversaciones tuiteras participa?

Dirección General de Divulgación de la Ciencian, UNAM

mbonfil@unam.mx